El gobierno acusó a una exfuncionaria de AASANA de autorizarlo, pero un documento oficial afirma lo contrario. “La DGAC es la única que puede detener un vuelo, AASANA sólo recibe el plan de vuelo”

 

Agencias/ La Paz – La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) autorizó el vuelo de la empresa LaMia días antes de que éste emprenda el viaje a Colombia, donde se estrelló el 28 de noviembre dejando  71 personas fallecidas.

La decisión está consignada en un documento que ya está en poder de la Policía Federal de Brasil y tiene el membrete de la DGAC de La Paz del 25 de noviembre de 2016.

Fue elevado a la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Aeronavegación (Aasana) y lleva la firma del Ing. Christian M. Durán León, profesional en salidas y llegadas, ingresos y sobrevuelos de Aeronáutica Civil, según el docomento divulgado hou el El Deber de Santa Cruz.

Oficialmente, la DGAC es una Institución Pública bajo tuición del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda (MOPSV) y de acuerdo al marco institucional (Decreto Supremo 28478), es la Máxima Autoridad Aeronáutica Civil, que tiene la responsabilidad de conducir y administrar el sector aeronáutico en concordancia con las políticas y planes del Estado Boliviano, acorde con normas y reglamentaciones nacionales e internacionales.

La autorización revelada, señalaba que la aerolínea podía operar el después accidentado avión Avro- R85 con matrícula CP-2933 entre el 27 de noviembre, como fecha de salida del país, y el 29 de noviembre como plazo para retornar.

Preveía Cochabamba como aeropuerto de salida y a Viru Viru como aeropuerto alterno, y posibles destinos  los aeropuertos de Sao Paulo (Brasil), Río de Janeiro (Brasil), Foz de Iguazú (Brasil), Río Negro (Colombia), Bogotá (Colombia) y Chapecó (Brasil). La autorización, según el matutino cruceño, está firmada por un funcionario cuyo nombre también aparece en varios documentos de la DGAC, entre ellos el que establece los requisitos para los vuelos que solicitan salir del país,.

En principio el Gobierno de Bolivia acusó a la exfuncionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) Celia Castedo Monasterio de autorizar el vuelo de LaMia. Ella se refugio de forma temporal en Corumbá, Brasil, por temor a  la justicia boliviana. Desde ese país, y hace pocos días,  negó tales demandas y afirmó que la DGAC es la encargada de autorizar los vuelos.

Su abogado, Guido Colque, en una entrevista al programa  A todo pulmón  de Cadena A, declaró que el documento confirmaría la versión de Castedo. “La solicitud de ingreso y salida debe ser presentada a la DGAC, con un plazo no menor a las 48 horas, a diferencia del plan de vuelo que puede ser presentado cinco a 30 minutos antes”, declaró.

Incluso, consideró que “al parecer la DGAC tiene varios portavoces (…) y vienen de alguna manera protegiendo a esta institución. La investigación debería comenzar por la DGAC, que ha sido quien a autorizado el ingreso y salida” de la nave.

CINCO OBSERVACIONES

Castedo dijo, desde Brasil,  que hizo cinco observaciones al avión CP- 2933, que transportaba al club Chapecoense en una declaración a la Red Globo  de Brasil y el matutino cruceño.

En aquella oportunidad declaró que al día siguiente de la tragedia, cuando hizo un informe en el que detalló cada una de las observaciones, le pidieron que le hiciera cambios.  “Me pidieron que mande por red interna un informe rápido explicando todo lo sucedido. Hice un informe que no era técnico, sino interno, dirigido a mi superior para que sepa lo que yo había hablado con el despachador el día anterior. Al recibir el documento, inmediatamente me dicen que modifique. Yo les contesté que no rehacía mi informe y que iba a dar el mismo informe con las observaciones porque esas eran mis funciones, de asesoramiento y servicio a los pilotos”, aseguró.

“La DGAC tiene inspectores las 24 horas y me gustaría que le pregunten a ellos por qué no impidieron el vuelo pese a las cinco observaciones. La DGAC es la única que puede detener un vuelo, nosotros solo recibimos el plan de vuelo”, dijo durante la entrevista. Consultada por qué selló y firmó el plan de vuelo, Castedo aclaró que eso no significaba una autorización, sino que es parte de un protocolo que solo acredita la recepción del plan de vuelo y muestra quién estaba de turno.

EDICTOS PARA CASTEDO Y ROCHA

El fiscal de distrito de Santa Cruz, Gomer Padilla, informó el miércoles 4 a la estatal ABI que esa institución citará mediante edicto de prensa a Celia Castedo, y al socio de la línea aérea LaMia, Carlos Rocha, para que se presenten a declarar por el accidente aéreo de una de sus naves, que se produjo en noviembre pasado.

Rocha es acusado por los delitos de desastres en medios de transporte, homicidio culposo y lesiones gravísimas y Castedo por atentado contra la seguridad de los medios de transporte e incumplimiento de deberes.

El ex socio de LaMia tendría responsabilidades administrativas en la empresa, que habría operado irregularmente desde 2015. Mientras que la ex funcionaria de Aasana sería responsable de aprobar el plan del vuelo de la aeronave que salió desde el aeropuerto Viru Viru, pese a que tenía combustible para el tiempo justo del vuelo entre Santa Cruz y Colombia.

Padilla explicó que la exfuncionaria de Aasana y el socio de LaMia, deben presentarse a la audiencia o serán declarados en rebeldía y se activarán los mecanismos para su aprehensión.

Por su parte el abogado de Castedo, Guido Choque, ratificó que se presentó un memorial ante el Ministerio Público, para certificar el domicilio de su defendida, que actualmente se encuentra “a buen recaudo” en Brasil

ABANDONO INTEMPESTIVO ¿POR QUÉ?

Castedo reveló que decidió salir de Bolivia porque en forma abusiva fue objeto de un proceso administrativo y que, además, el director regional de Aasana Santa Cruz la denunció sin haber sido escuchada y que gracias a Brasil goza de un refugio  por un año, mientras tramita su asilo.

GOBIERNO CONTRA AASANA

El Ministerio de Obras Públicas informó el miércoles 28 de diciembre que se están iniciando acciones legales contra el Director Regional de AASANA en Santa Cruz, por no haber prestado cooperación de manera efectiva en la investigación sobre el accidente del avión de LaMia

El secretario de Seguridad Aérea de Aeronáutica Civil de Colombia, Freddy Bonilla, había presentado al concluir el año  el informe preliminar sobre el accidente de LaMia lamentando que AASANA no les permitió acceso a las grabaciones entre el piloto y la torre de control durante el despegue de la aeronave accidentada.

El ministerio explicó que “de oficio” realizó una revisión y análisis de dos situaciones muy particulares vinculadas al accidente, como los eventos previos suscitados al vuelo (autorización de salida al exterior y plan de vuelo autorizado por la Dirección General de Aeronáutica Civil -DGAC) y los trámites realizados por LaMia para obtener el certificado de Explotador Aéreo ante la DGAC.

CONFLICTO DE INTERESES

El gerente Gustavo Vargas Gamboa y otros dos funcionarios de la aerolínea LaMia fueron arrestados el 6 de diciembre pasado  confirmándose que el certificado de la matrícula del avión que se estrelló en Colombia el 28 de noviembre, fue aprobado por el hijo de Vargas Gamboa, Gustavo Steven Vargas Villegas, en su condición de ejecutivo de la  DGAC.

“Al tener este conflicto de intereses, posiblemente ha existido un tráfico de influencias para autorizarle la certificación de la matrícula”, dijo el ministro Claros. Agregó que ese certificado también fue aprobado por el exdirector de la DGAC Virgilio Édgar Pereira, quien además aprobó la resolución administrativa para la emisión del Certificado de Explotador de Servicios Aéreos y el permiso de operación de LaMia.

Dias antes el presidente Evo Morales que el gerente general de la empresa LaMia, el militar jubilado Gustavo Vargas Gamboa, era su piloto, pero aseguró que no conocía que desempeñaba esa función y tampoco que esa firma de servicios aéreos operaba con matrícula boliviana.