Antes de liberarlos, la policía presentó una chaqueta destrozada como  prueba “de una agresión que no hubo… y de la que dan fe otros periodistas que estuvieron presentes”, afirma Página Siete. Los  reporteros tuvieron que firmar un informe que da cuenta que ambos “faltaron a la autoridad” aunque otros de sus colegas que atestiguaron el hecho dieron fe de su versión. En junio pasado, la prensa detectó que militares  denominen “fuerzas enemigas” a dos medios  impresos como  El Deber y Página Siete

*

(Agencias y prensa digital) – El periodista Sergio Mendoza y su fotógrafo Álvaro Valero del matutino Página Siete, agredidos por la Policía este martes 1 y detenidos durante tres horas, salieron libres tras firmar un acta que solamente recoge la versión de los policías, supuestamente maltratados, informó la red Erbol,  después de una acción de desalojo forzoso de la audiencia de medidas cautelares en el proceso al  excomandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Omar Salinas. [Foto-detención: Erbol]

Mendoza declaró a sus colegas que el acta firmada es la versión de los policías y no describe la agresión física que sufrieron ambos, cuando fueron sacados por la fuerza y enmanillados del Juzgado 2do Anticorrupción de La Paz, que atiende el caso Salinas, acusado de cometer hechos de corrupción en la ejecución de los contratos de construcción de puestos militares.

“Lo que hicimos es firmar para evitar mayores problemas, conciliar y poner una observación de las cosas que nos hicieron, el comportamiento que ellos tuvieron”, indicó el periodista que al sufrir una pateadura propinada por un capitán, intentó ser auxiliado por el fotógrafo, que llevó la misma suerte.

Valero, el reportero gráfico lamentó que la Policía crea más en la versión de sus colegas y que un coronel de la Policía los haya reprendido por la presencia y forma de vestir.

El general Salinas fue aprehendido la  semana por la acusación de ejecutar irregularmente la construcción de nueve puestos militares y ocasionar un millonario daño económico al Estado tras no ejecutar las pólizas de garantía para recuperar los recursos que fueron adelantados a la Empresa Integración del Chaco.  Los fondos  utilizados para estas construcciones eran del “Programa Bolivia Cambia, Evo Cumple”. El gobierno exhortó a respetar la presunción de inocencia.

ACOSO PERMANENTE

En junio de este año se conoció que según informes  de la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) y un reporte anual de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), los trabajadores de este gremio de  Bolivia desde 2006 hasta la fecha  son blanco de todo tipo de agresiones de parte del Gobierno, de organizaciones sociales y de otros sectores.prensa-114058

“Cumplan la Constitución Política del Estado (CPE), la Ley de Imprenta, y convenios internacionales de Bolivia donde se compromete a respetar la libertad de prensa y expresión”, exhortó entonces el  presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB), Ronald Grebe,  a oficialistas, opositores y organizaciones sociales.

Grebe fue relevado este fin de semana por Pedro Glasinovic, quien reiteró “la defensa a ultranza de la Ley de Imprenta”, aunque que este oficio supo sobrevivir en situaciones peores, permaneciendo, mientras “los gobiernos pasan”.

El ataque se produce dos días después de que el director de Página Siete, remarcara el “acoso permanente del gobierno” a la prensa independiente del poder político y económico.

“Fueron tres años difíciles, muy duros, debido al acoso permanente del Gobierno, pero mi trabajo estuvo siempre orientado a defender la independencia del diario y los valores con los que fue creado, dijo Juan Carlos Salazar.

“Página Siete   no es un diario opositor, es un diario independiente del poder político y del poder económico. Su trabajo puede o no satisfacer al poder, pero no estamos aquí para eso, sino para servir  a nuestros lectores”.

La Policía se encuentra en medio de acusaciones sobre su responsabilidad en la denominada “masacre de Panduro”, en agosto pasado, cuando murieron un viceministro y cinco mineros cooperativistas, para quienes las autoridades no han encontrado presuntos responsables, aunque sí han detenido a trabajadores sindicándolos de participar en el deceso del alto funcionario, según protestas de familias mineras.

Esta semana, la Defensoría del Pueblo afirmó, de acuerdo con testigos que le informaron, que en la represión a cooperativistas, su comandante y otros jefes policiales usó al menos una pistola-ametralladora.

El informe escrito del Defensor, David Tezanos Pinto, establecer que el pasado 25 de agosto, cuando fue victimado el viceministro de Régimen Interior, Roldolfo Illanes, se habrían utilizado armas letales, entre ellas “pistolas ametralladoras”, según un reporte de Los Tiempos al 31 de octubre.

“FUERZAS ENEMIGAS”

Tras una conferencia del Jefe de Operaciones del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas,  Hernán Vera, los periodistas le expresaron  el 27 de junio pasado su sorpresa y molestia por una nota que estaba en la testera, justo donde el jefe militar se sentó, en la que estaba escrita una alerta sobre la presencia de periodistas de los diarios El Deber y Página Siete, a los que se nombraba en el texto como “fuerzas enemigas”.

A través de un comunicado oficial, las FFAA negaron que se trate de un documento oficial pero instruyeron una investigación el caso.

El general se puso muy nervioso y solamente atinó a abrir su cuaderno, mostrar sus anotaciones y explicar: “yo no la escribí”, según el relato de El Deber.

La nota, con la alerta, señalaba textualmente en referencia a periodistas en cobertura: “Está Gonzalo (el nombre correcto es Marcelo) Tedesqui y Sergio de El Deber y Página 7. (Fuerzas enemigas) El resto sin novedad”.

Cuando se le pidió aclaración, respondió textualmente “no sé… alguna… son chispazos pues” y sonrió.

Cuando uno de los periodistas aludidos insistió en pedir una explicación, el general abrió su cuaderno, mostró sus anotaciones y recalcó “yo no la escribí, no sé quien lo hizo”.

Mientras tanto agarró el papel, lo dobló y lo guardó. “¿Nos puede mostrar otra vez?”, le solicitaron los reporteros, y Vera señaló textualmente: “No, no, no. No sé, yo voy a… Muchísimas gracias…” y se retiró del lugar sin más palabras.

POLICÍA LOS CUESTIONA POR SU FORMA DE VESTIR

Página Siete Digital / La Paz – Aproximadamente tres horas estuvieron en calidad de detenidos el periodista Sergio Mendoza y el fotógrafo Álvaro Valero en dependencias policiales de la calle Pando de la ciudad de La Paz, tras ser arrestados por una trifulca generada por su presencia en la audiencia del general Omar Salinas, acusado dentro del caso puestos militares.

Tras una audiencia de conciliación entre los policías y los periodistas, Valero denunció que los efectivos policiales lo cuestionaron a él y a Mendoza por su forma de vestir. “Nos dijeron que nos tenemos que vestir mejor para ser mejores personas”, denunció el fotoreportero.

Ambos periodistas se presentaron hoy a la audiencia del general Salinas, pero fueron retirados de manera violenta por la Policía. A Mendoza le propinaron golpes y a Valero le rompieron la chamarra.

Sin embargo, según versión de la Policía, fueron los periodistas quienes agredieron al capitán Marco Antonio Torrico, a quien, supuestamente, arrancaron su membrete de identificación y lo arrojaron al piso.

Mendoza dijo que en la audiencia cada parte expuso su versión de los hechos, y rechazó que él o Valero hayan agredido al policía. Observaron que Torrico presentó una chaqueta policial destrozada como prueba de una agresión que no hubo y de la que dan fe otros periodistas que estuvieron presentes.

Al final, los dos periodistas tuvieron que firman un informe que da cuenta que ambos faltaron a la autoridad, aunque presentaron observaciones al mismo.

En medio de la audiencia, varios medios de comunicación se hicieron presentes y algunos colegas mostraron su repudio al accionar policial, hay quienes portaban carteles pidiendo la liberación de Mendoza y Valero. Además, se presentaron los periodistas que atestiguaron el hecho y dieron fe de la versión de Mendoza y Valero.

http://www.paginasiete.bo/seguridad/2016/11/1/escuche-como-trato-policia-hacia-periodista-pagina-siete-115558.html