El periodista Humberto Vacaflor se retractó de las acusaciones que hizo al presidente Evo Morales y casi al mismo tiempo el Tribunal de Ética declaró probada la denuncia de la ministra de Salud, Ariana Campero, contra las periodistas Amalia Pando y Roxana Lizárraga.

Vacaflor había acusado a Morales de haber sido él quien instruyó el asesinato del teniente de policía David Andrade y su Esposa Graciela Alfaro en el año 2000. La acusación había sido hecha en el programa de televisión Encontrados de Católica Tv.

“Me retracto, me recontra retracto. ¿Qué puedo hacer, si el sistema es tan poderoso? El juez (René Delgado) dio un plazo de cinco días, pero creo que es obvio que tengo que retractarme, el sistema es muy fuerte, así que lo estoy haciendo”, dijo.

Vacaflor es un periodista muy vinculado a consorcios empresariales internacionales. Vacaflor recibió el premio Libertad que otorga la Asociación Nacional de la Prensa, organización que agrupa a los propietarios de medios de comunicación en Bolivia.

Aún así, Vacaflor dijo que se le había negado el derecho de objetar. “En ese momento yo hubiera podido pedir la aplicación de la Ley de Imprenta, pero el juez ha negado ese derecho de tuición, ni siquiera tomando en cuenta que yo vivo en Tarija y que según la ley si uno vive lejos tiene un día por cada 100 km de distancia la que está de su respectivo juzgado”, agregó.

Obligadas a rectificar

Casi al mismo tiempo el Tribunal Nacional de Ètica Periodística declaró parcialmente probada la denuncia de la ministra de Salud contra Pando y Lizárraga. Las dos periodistas dijeron que la autoridad estaba embarazada y pusieron en tela de juicio su formación profesional en Cuba.

El Tribunal de Ética demandó hacer “aclaraciones o rectificaciones que considere pertinentes en relación a las informaciones y opiniones difundidas por ese programa el pasado 23 de marzo”.

El TNÉP fue constituido en 2010 y está encargado de velar por cumplimiento del Código Nacional de Ética Periodística. Está apoyado por Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia, Asociación de Periodistas de La Paz, Asociación Boliviana de Radiodifusión, Asociación Boliviana de Investigadores de la Comunicación y Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia.

Al conocerse la decisión del Tribunal, Pando ofreció a la ministra un espacio para que realice los descargos que correspondan, aunque el Tribunal falló que deben ser las periodistas las que realicen las aclaraciones y rectifidaciones.
“Lo que les absolverá a Amalia Pando y a Roxana Lizárraga realmente será un cambio de actitud y disculpas a mi persona”, dijo por su parte Campero.

Según la ministra el supuesto embarazo, al que hicieron referencia en el programa “Cabildeo” era parte de una una estrategia para dañar la imagen del presidente Morales.

“Evidentemente fue una total mentira e incluso para poder mentir tendrían que informarse mejor, porque en el Ministerio de Salud estamos afiliados a la Caja Bancaria Estatal (y no a la Caja Petrolera)”, indicó en referencia a la alusión que hicieron las comunicadoras.

“Mentir y robar es indigno para el ser humano. Otro periodismo que informe la verdad, es posible”, escribió por su parte el mandatario en su cuenta de Twitter: @evoespueblo.