A Bolivia

La camisa rota, la garganta seca, el corazón herido
La muerte es como la vida
El temor delante, el amor detrás, el desasosiego
La muerte es como la vida

Las piedras que crujen. Del viento, su aullido
La vida es como la muerte
Adioses y arenas, silencios o música
La vida es como la muerte

La muerte es como la vida
Se lucha o se llora. Se gana, se pierde
Uno no se rinde

Se vuelve a empezar.

Pablo Cingolani
Río Abajo, 27 de agosto de 2016