(PL y Agencias).- El mercado laboral en el mundo continúa deprimido por tercer año consecutivo y marcó un récord histórico de 205 millones de desempleados en 2011, reveló la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Aunque muchos países han comenzado a vivir la reactivación, las variaciones en el desempleo son exasperantes en términos absolutos y relativos. La OIT informó en enero que el mercado laboral en el mundo permanecía hundido, con un récord de 205 millones de desempleados. Desde el inicio de la crisis económica hubo un incremento de 27,6 millones de desocupados.

El índice de desocupación en 2009 fue de 6,3%, de 6,2% en 2010 y en 2011 será de 6,6%, equivalente a 205,3 millones de personas sin trabajo. Este será el tercer año consecutivo con más de 200 millones de individuos en busca de un puesto laboral en todo el mundo.

Los más afectados son los países industrializados, donde vive más de la mitad de las personas que perdieron su empleo desde 2007, aún cuando representan apenas el 15% de la mano de obra mundial. En algunas naciones emergentes o en desarrollo como Brasil, Kazajastán y Tailandia, el índice de desocupación retornó a las cotas anteriores a la crisis.

El 55% del aumento en el desempleo mundial, entre 2007 y 2010, se registró en las economías desarrolladas. Desde abril de 2010, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la desocupación en las naciones desarrolladas rondaría el 9%.

La crisis estancó la posibilidad de conseguir empleos estables, pues hay en todo el mundo 1.530 millones de seres con un empleo vulnerable o temporal. El desempleo juvenil, que ha sido el elemento desencadenante de estallidos sociales en Grecia y Túnez, tiene una evolución igualmente desalentadora.

Se estima que al menos 78 millones de jóvenes se encontraban desempleados en 2010 en el mundo, muy por encima de los 73,5 millones registrados en 2007. Los desocupados de entre 15 y 24 años representaron el 12,6% en 2010. La OIT reveló que la tasa mundial de desempleo entre jóvenes supera en 2,5 veces al mismo índice entre adultos.

Las desigualdades sociales crecen cada vez más, criticó el director general de la OIT Juan Somavia. Se trata de una nueva era de la injusticia social, dijo, tras denunciar que de los tres mil millones de individuos que laboran en el orbe, la mitad lo hace de forma autónoma, en la mayoría de los casos por necesidad. La OIT alertó que para evitar un crecimiento del desempleo mundial deben crearse 400 millones de puestos de trabajo en los próximos 10 años.

El desempleo en los países desarrollados

En 2010, el desempleo en Grecia trepó al 14,8%, la cifra más alta desde que el país comenzó a publicar los datos mensuales de desocupación en 2004. Ese dato representa la pérdida de 41 mil nuevos puestos de trabajo, informó la Oficina de Estadísticas de la Unión Europea (Elstat).

En Portugal, la tasa de desempleo subió al 11,11% en el cuarto trimestre de 2010, el nivel más alto de las últimas dos décadas, comunicó el Instituto Nacional de Estadísticas. El número de personas sin trabajo interanual en el período octubre-diciembre de 2010 se elevó hasta las 619 mil.

España cerró 2010 con 4.696.600 trabajadores en la calle, un 20,33% de la población económicamente activa, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de la tasa de desocupación más alta desde el segundo trimestre de 1997, cuando escaló a 20,72%. Las previsiones del Ejecutivo español apuntan a una tasa de paro de 19,8% en 2011 y de 16% en 2014. El ministro de Trabajo Valeriano Gómez reconoció que el número de desempleados podría alcanzar los cinco millones.

Por otro lado, el Reino Unido registró una tasa de 20,4% de jóvenes sin empleo, un récord en comparación con años precedentes, al cierre del primer trimestre de 2011, según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). El número de personas acogidas a prestación por desempleo se incrementó hasta 1,45 millones, incluidas 462.300 mujeres, cifra sin precedentes desde 1996.

De los casi 2,5 millones de personas sin puesto laboral en la nación europea, 963 mil son jóvenes de entre 18 y 24 años, 12 mil más que en el trimestre anterior. El centro de estudios Demos sobre la juventud británica advirtió de un eventual incremento de desempleados en 1,2 millones dentro de ese segmento social para el próximo quinquenio, en las edades comprendidas entre 16 y 24 años. En el último trimestre de 2007 el indicador de jóvenes sin estudio ni trabajo llegó a 13,1%.

En Irlanda, la tasa de desocupación llegó a 14,7% al cierre de 2010, superior al 13,6%pronosticado por la Oficina Central de Estadísticas (CSO por sus siglas en inglés). La entidad reveló que un tercio de los menores de 25 años están desempleados.

En diciembre de 2010, las ventas minoristas de la Eurozona cayeron 0,6% y 0,9% interanual, sobre todo por el elevado desempleo en torno al 10%, informó la Eurostat. Las mayores caídas se produjeron en Malta, Eslovenia, Irlanda y Lituania, mientras que las alzas más fuertes se registraron en Portugal y Polonia. El retroceso decepcionó los pronósticos de los analistas, quienes esperaban aumento de 0,5 puntos respecto a noviembre y de 0,2 en términos interanuales.

Por otro lado, Corea del Sur cerró 2010 con una tasa de desempleo de 3,7%, 0,1 por encima de la del período precedente. Más de un millón de surcoreanos trabajaron menos de 18 horas a la semana el año pasado, cifra superior en 9,7% a la de 2009.

Hasta marzo de 2011, la tasa de desempleo entre los jóvenes surcoreanos se elevó a 9,5%, la más alta en 13 meses, mientras la nacional registró un alza interanual de 0,2 y se situó en 4,3%. La tasa de 4,3 por ciento equivale a un millón 70 mil personas sin trabajo, 68 mil más que en el mismo período de 2010.

En el caso de la población en edad laboral menor de 29 años, el total de desocupados se incrementó en 0,5% al compararlo con el de igual etapa anterior y en 1% respecto a febrero. A pesar de descender en mayo, la tasa de desempleo entre los jóvenes surcoreanos se mantiene en 7,3 por ciento en junio, superior a la de igual etapa de 2010. Un año atrás la desocupación entre las personas de hasta 29 años era de 6,4%.

En Japón, la tasa de desempleo aumentó 0,1 por ciento en abril de este año respecto a marzo para acumular una tasa anual del 4,7%, sumando un total de tres millones 90 mil desocupados, según el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones.

En Estados Unidos los analistas dicen que el desempleo es una de las mayores pesadillas del presidente Barack Obama. El índice de desocupación se mantuvo en un 9,2% en el primer trimestre del año, la tasa más alta desde 1993, mientras que el número de personas sin trabajo sobrepasó con creces los 13,8 millones.

Durante su campaña electoral hace cuatro años, el entonces candidato a la Casa Blanca prometió salvar tres millones de puestos para esta fecha, sin embargo, incumplió su compromiso. El economista Sal Guatieri, de la firma BMO Capital Markets, expresó que el mercado laboral en Estados Unidos transita sobre una cuerda muy floja y de no corregirse a tiempo, la situación podría ser inmanejable en un futuro cercano. Calcula que para superar esa coyuntura en el resto del año el gobierno de Obama debería crear más de 7,5millones de puestos de trabajo, lo que en realidad resulta prácticamente imposible.

En Colombia, unos 2,3 millones de trabajadores, casi el 11% de la población económicamente activa, permanecen desempleadas, informó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) en marzo de 2011. Hasta esa fecha la desocupación se ubicó en 10,8%, que contrastó el índice con el 11,8% en igual mes de 2010, aunque centrales obreras calculan que la tasa real de desocupación ronda el 14%. Se estima además que en esta nación suramericana unos 2,5 millones de labriegos subsisten en la informalidad, es decir, sin acceso prestaciones sociales como cobertura de salud, pensiones y remuneración por cesantía.

En Bolivia, el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) y otras instituciones estiman que la tasa de desempleo oscila entre el 10 y 13%. Según la OIT, la tasa de paro en el país se redujo de 7,9% en 2009 a 6,5% en 2010. Se calcula que de un total de 4,9 millones de trabajadores, más de 3,7 millones sobreviven con empleos informales sin beneficios de salud ni jubilación.