(ABI).- Bolivia logró acumular un “colchón” anticrisis de 16.409 millones de dólares (buffers), monto proveniente de distintos fondos que maneja el Gobierno, según informó el ministro de Economía, Luis Arce.

Indicó que esos recursos económicos derivan de las reservas internacionales, del fondo de requerimiento de activos líquidos, de los recursos de libre disponibilidad que tiene el Banco Central de Bolivia (BCB), del Fondo para la Revolución Industrial Productiva (FINPRO), de los fondos de protección al ahorrista y del asegurado, además del stock de reservas que tienen los gobiernos subnacionales,

Según la autoridad, ese monto significa 44% del Producto Interno Bruto (PIB) nominal del país, cifrado para este año en más de 36.000 millones de dólares, por lo que los bolivianos no sienten la crisis que viven países de la región.

“Es decir se tiene en este momento de 16.409 millones de dólares, esto significa el 44% del PIB, por eso es que Bolivia no siente la crisis internacional, por eso es que los bolivianos no estamos sintiendo lo que nuestros hermanos brasileros, argentinos, uruguayos hoy están enfrentando y sufriendo, la crisis, el desempleo, la inflación”, aseguró Arce ayer, en la X Jornada Monetaria del BCB.

Arce aseguró que ese “colchón” financiero es una de las previsiones que tomó el Estado boliviano para enfrentar la crisis internacional, ya que el país no solo se dedicó a invertir, sino a acumular “buffers” para amortiguar los shocks externos.

“Bolivia ha ido construyendo varios buffers, varios colchones que mortiguarán cuando la crisis económica contagie a los países vecinos y, por lo tanto, el contagio, vía indirecta, venga hacia el país”, sostuvo.

De acuerdo con Arce, actualmente las reservas internacionales están en 11.000 millones de dólares; el fondo de requerimiento de activos líquidos sobrepasa los 1.800 millones de dólares; el FINPRO 789 millones de dólares; los fondos de protección al ahorrista y del asegurado creados con la Ley de Servicios Financieros ascienden a 588 millones de dólares; y el stock de reservas que tienen los gobiernos subnacionales (sin utilizar) son de 1.593 millones de dólares.

Ratificó que ese “colchón” financiero es producto de un nuevo modelo económico, centrado en cinco ejes, como la nacionalización de los recursos naturales; el Estado como concentrador dinámico del excedente de recursos; la priorización de la inversión productiva; la priorización del mercado interno; y las acertadas políticas monetarias, que tiene al BCB como actor principal.