En el mundo capitalista todo tiene su precio, pero nada tanto como los recursos naturales no renovables, fundamentalmente minerales e hidrocarburos, en especial, para el desarrollo de la economía mundial, el petróleo y el gas natural. Con una globalización o transnacionalización de la economía mundial, que ha puesto de escenario ineludible al fenómeno llamado “mercado”; “regulado” por la libre oferta y demanda, supuestamente para establecer los precios reales en el marco de la “libre competencia”. Sin embargo, los resultados han demostrado ser una tremenda farsa. Porque al margen de los concurrentes del “mercado”, obedecen a estrategias diseñadas por directorios instalados en salones entre tinieblas. Donde sólo ellos saben lo que se va a decidir en “consenso”, inclusive, si es o no con intervención belicosa. Pero, lo que aflora en el orbe planetario, es el choque de intereses irreconciliables, donde unos impulsan la presencia decisiva del Estado hacia una Liberación Nacional (economías emergentes y de avanzada) y otros que pretenden minimizarlo; de dominación, expansión y explotación (economías capitalistas tradicionales), unos priorizando el contenido social en las Políticas de Estado y los otros en contra; priorizando sólo mayor acumulación en pocas manos.

Mucho se ha endiosado el “mercado”. Existen teóricos que en la enseñanza superior, aún pretenden convencernos de que no se tiene otra alternativa para el “desarrollo”, y mejor si es sin la presencia del Estado (como si el Estado no tuviera idoneidad, iniciativa y creatividad para regular el “mercado”), sólo sujeto a la magia de la mano invisible en el “libre mercado” (vulnerado e impuesto por el Banco Mundial y el FMI). Cuando en los hechos, esas teorías han obedecido a estrategias de “desarrollo” de los países capitalistas e imperialistas. Que así como llegaron a su apogeo, también se desmoronaron gracias a las “economías emergentes”, que van generando líneas de liberación a la osada manipulación de los “mercados”, actualmente en profunda crisis a la vista de todos.

Esa “libre competencia en el mercado”, ha puesto de manifiesto que los países “desarrollados” no habían sido tales, sino que se apostillaron como “desarrollados” en base a la sobre explotación de los países pobres, haciéndolos mercados de consumo y exportadores de capitales. Además con un perfil de ser los más belicosos y endeudados del Planeta. Que no saben cómo honrar sus deudas, pero sí, si saben apropiarse de las riquezas del planeta en manos de los países pobres que han decidido por su “Liberación Nacional y Social”. Porque la línea de fortalecimiento del Aparato Productivo del Estado, en la perspectiva de la sustitución a las importaciones; ha puesto en jaque a los países “desarrollados”, cuya tabla de salvación creen que es la intervención o invasión si les es necesario; para proseguir con la dominación y explotación por la vía de la fuerza, en complicidad de las oligarquías nativas parasitarias, que hacen lo imposible para evitar que se consoliden los procesos de avance revolucionario.

Todo el mundo sabe que ese “mercado” patrocinado por los países “desarrollados”; es el tristemente célebre sistema neoliberal y la globalización, diseñado e impuesto por el Banco Mundial y el FMI, en la estrategia de dominación del imperialismo y sus aliados. Que hoy se desmoronan al extremo de no tocar fondo. Países “desarrollados” que no saben cómo salir de la crisis de mercado copado por la competencia de los países de economía emergente. Tal situación trasunta en una coyuntura de contradicciones totalmente antagónicas; entre las líneas de dominación contra las de liberación. Dentro de una crisis de provisión de alimentos, de agua bebible, de energéticos, de medio ambiente, etc., etc., más que todo de valores éticos. Pero sí, con una saturación de producción suntuaria. Una crisis donde concurren más ofertantes que demandantes. Coyuntura, donde el consumo de los países pobres ha estrechado sus accesos, cada vez con más seguros, a la oleada de la crisis económica financiera de los países “desarrollados”. Consecuentemente, el nervio motor de la economía mundial, el petróleo y el gas natural, ante sus precios que sufren el sobre estocamiento artificial coyuntural; la realidad muestra que siendo insustituibles, sus mermas reales crecen inversamente proporcional a sus reservas y las demandas que se generan a nivel planetario.

Siendo así, las transnacionales petroleras no solo que se despojan de sus patrimonios, sino que no programan nuevas inversiones en materia de hidrocarburos, cancelan programas de prospección, exploración y explotación de hidrocarburos, cierran plantas y despiden trabajadores. Una crisis que creemos perdurará. Porque el petróleo y al gas natural, son agotables, no renovables por propia naturaleza, pero al mismo tiempo, son el nervio motor del desarrollo de la economía mundial. O se tendrá que diseñar estrategias de regulación del Desarrollo de la Economía Mundial, ¿será posible?. Sí. Pero mientras exista el capitalismo salvaje, humanamente es algo imposible.

Ante la actual crisis, los países exportadores de petróleo, intentan equilibrar sus presupuestos con sobreproducción de los mismos ante la baja de los precios, a ello se suma, la producción de petróleo no tradicional de EE.UU. para reducir sus importaciones, a través del sistema Fracking (costoso y contaminante de aguas subterráneas); producción de esquisto o de Shale oíl, que paso de 0,5 a 4.5 millones barriles/día, nueve veces más de lo que solía producir entre 2010 y 2014. En todo caso, producción de riqueza natural no renovable. Insostenible en el transcurrir del tiempo.

Porque, esta “sobreoferta” de crudo que hoy vivimos es el resultado de inversiones especulativas en el esquisto estadounidense que sobrevivió y produjo ingentes cantidades volúmenes mientras su precio estuvo por encima de los USD 100. Por debajo de ese umbral las empresas no sobreviven. Una vez que los depósitos actualmente repletos se vacíen y la demanda retome su crecimiento, los precios volverán a subir[1].

Entonces, es fácil colegir que el manejo del mercado circunstancialmente puede ser manipulado desde los grandes centros de la especulación de valores. Entre tanto se acerca la gran verdad. Los hidrocarburos volverán a trepar como ningún otro recurso natural no renovable. El petróleo se aleja de mínimos y el Brent supera los 60 dólares; los futuros del West Texas Intermediate (WTI) cotiza en estos momentos (13,27 horas GMT+2) a 51,87 dólares, un 1,31 por ciento más que en el último cierre en la bolsa mercantil de Nueva York, mientras que el Brent ha superado los 60 dólares y se cambia a 60,14 dólares, un 1,45 por ciento más en el mercado de futuros de Londres. De esta manera, el desplome en los precios del crudo y da paso a una remontada.( Energia16- Publicado el Viernes 13 Febrero de 2015).

El mes pasado, la fluctuación de los precios del petróleo estaba entre los 45 y 50 $us/Bl, hoy sobrepasa los 50$us/Bl y no hemos pasado la mitad de gestión. Por los indicadores del pasado y del presente, podemos afirmar que el precio del crudo tenderá a estabilizarse entre los 60 y 70 $us/BL de crudo, hasta fines de 2016. Con serias tendencias a la suba sobre los 100 $US a partir del próximo año.

Por otra parte, EE.UU. tenía una capacidad de autoabastecimiento hasta un 50%. No por no tener reservas suficientes, sino porque su consumo era y es uno de los más grandes del Planeta. De ahí que estaba obligado a importar crudo de los países productores inclusive de aquellos que eran contrarios a su sistema de dominación, como es el caso de Venezuela que depende en gran manera de ese consumo. Paradójicamente, la crisis de EE.UU. desde 2008, no encuentra tabla de salvación para su producción respecto a los de las nuevas economías emergentes, BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), países que se le han sobrepuesto en la “libre competencia del mercado”, y entretanto, sus similares de la Unión Europea, Reino Unido, Japón y otros, mantienen un consumo inversamente proporcional a sus producciones, cuyos crecimientos de sus reservas son virtualmente imposibles. Lo cual les lleva a una posición peligrosa para la humanidad, de belicismo en complicidad mediática para la apropiación de la explotación de los hidrocarburos, manejando la mentira o distorsionando la verdad.

La crisis provocada en Medio Oriente, en los países productores de petróleo, cuyos regímenes no comulgaban con la dominación de EE.UU., de la Unión Europea y sus aliados, fueron tildados de tiranos, dictadores, inhumanos, inmorales polígamos; que gozaban de lujos ante sus pueblos pobres (casos de los gobiernos de: Irak, Afganistán, Libia, y actualmente en la mira Siria e Irán). Para finalmente “crucificar” a sus líderes (Sadan Husein, Osama Bin Laden, Omar Gadafi) con el estigma de “terroristas”, que poseían armas nucleares, y que eran un peligro para la humanidad etc., etc. Lo cierto es que todo estaba premeditado; apropiarse por la vía de la fuerza los grandes reservorios de hidrocarburos. Luego de adjudicarse los campos petrolíferos, hoy ya no les interesa la situación de caos y anarquía que vive la región. Los actuales gobiernos implicados en los hechos en Irak, Afganistán y Libia; están pagando caro la osadía de haberse comportado como cómplices internos del imperialismo que no tiene piedad con nada.

Veamos algunos indicadores para justificar la situación de lo que afirmamos precedentemente. Entre 1985 y 2004 las economías más “grandes” del Planeta (EE.UU., Gran Bretaña, Canadá, Japón Francia, Alemania, Italia), tuvieron un crecimiento Económico promedio del 2,5%. Pero, entre el 2010 y el 2013 tuvieron una caída insospechada hasta un promedio del 1,5%. Por el contrario, las nuevas economías o economías emergentes (China, Corea del Sur, Singapur, La India, Hong Kong, Brasil, Rusia), entre esos mismos lapsos de tiempo tuvieron un Crecimiento Económico del 5,2% y del 5,4% respectivamente[2]. Particularizando un poco, EE.UU., de ser la primera Economía Mundial pasó a segundo lugar al ser superado por China. Y Gran Bretaña de ser la segunda Economía Mundial pasó a ser la décimo primera entre 1975 y 2015. Los salarios reales, según un estudio del Centro Pew del 2014, permanecen estancados desde los años 70 en términos reales. El salario real, según el Banco de Inglaterra, ha bajado entre el 2005 y el 2014 de modo que el crecimiento de 3% apenas sirve para compensar parte de la pérdida de salario real de la década anterior. Como se puede ver, la situación Económica de los Países “desarrollados”, es de suma preocupación.

Dentro de la coyuntura económica actual (2015—2016), las proyecciones efectuadas por el FMI para el 2016 dejan ver tasas muy bajas en Europa y Japón y un poco más positivas para Gran Bretaña y Estados Unidos. Los BRICS han perdido su impulso con las contracciones de Brasil y Rusia y la falta de dinámica de Sudáfrica vinculadas a los precios de los commodities mientras China y la India siguen creciendo a tasas altas, si bien China está con proyecciones de menor crecimiento. Esto debe de ser reflejo del proceso de pasar de un modelo de crecimiento liderado por las exportaciones a uno más sostenible basado en el consumo interno posiblemente con un proceso de cambio técnico acelerado[3].

Entre el 2008 y 2009, los hidrocarburos, en especial el petróleo, tuvieron una alza sorprendente en sus precios entre tanto el “mercado” tenía un crecimiento increíble pero no favorable al capitalismo tradicional. Sin embargo, al poco tiempo de la cúspide del precio del petróleo, tuvo su debacle hasta llegar a los 36 $us/Bl de crudo, con una crisis de “mercado” que comienza a hacer tambalear la economía de los países más “desarrollados”, más endeudados y más belicosos del Planeta. Quienes por mucha teoría que inventen no logran tocar fondo y menos dar soluciones a la caída de la economía especulativa que consagraba “el fin de la historia”, desde el 2008 hasta nuestros días continúa la caída de los “Desarrollados” con manotazos que llegan a todos.

A mediados de 2014, la crisis del mercado explotó, es más, arrastró a las nuevas economías emergentes, donde como el caso de la China, sufre una disminución de su crecimiento económico con la consecuente disminución de su producción y colateralmente la gran disminución de importación de materia primas para su industria que se ufana por copar los mercados que han dejado de ser solamente de consumo y exportadores de capitales. Estas tendencias de Liberación Nacional hacen lo suyo intentando desarrollarse para evitar la importaciones. Consecuentemente, se establece una especie de contradicción; entre lo que se va exportar y lo que vamos disminuyendo en las importaciones. El gran desafío que nos plantea la historia está en: Diseñar una Estrategias de Desarrollo que evite las importaciones y sustituya las exportaciones de materias primas, en este caso el petróleo o gas natural, predestinándolo a la producción para consumo interno; o en alianzas estratégicas como el Mercosur, Unasur o la CELAC.

Por otra parte, los países con mentalidad de avanzada, como en Sudamérica han asumido la difícil tarea de organizarse estructuralmente; contra la línea capitalista del TLC y el ALCA, actualmente en proceso de rearticulación. Estratégicamente con la UNASUR, el CELAC y la renovada e incluyente MERCOSUR; para evitar las imposiciones del Banco Mundial y el FMI. Se trata de organizaciones estructuralmente negativas para las pretensiones de dominación de los países capitalistas que no se han dormido; quienes a través de sus tentáculos políticos de la derecha, los medios de comunicación, las ONG(s) y las iglesias; se han movilizado para manipular la voluntad de los pueblos, e inclusive para truncar gobiernos de avanzada, como en Honduras y el Paraguay en el resiente pasado. Y actualmente en procesos de golpe en democracia a la “moderna”, judicializando a los principales mandatarios de avanzada (caso de Brasil y Argentina), por todo y por nada, con tal de preservar sus intereses. Todo, a título de lucha contra la corrupción, el terrorismo, el narcotráfico, la inseguridad, o por la democracia y los derechos humanos; todo diseñado desde el pentágono norteamericano. Cuando el problema de fondo son los hidrocarburos, elemento decisivo en el desarrollo de la economía mundial.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-12-Junio-2016

[1] www.alaiamlatina: Gerardo Honty, “El adiós al petróleo barato en la globalización”, 02/02/2016

[2] www.alainet.org, Oscar Ugarteche, Tesalia Valencia: “América Latina en Movimiento”, “América Latina en la coyuntura mundial”, “¿Cómo va en mundo al 2016?”, Revista No.511, marzo 2016, año 40, 2ª época, Pág.2

[3] Ídem, www.alainet.org, Oscar Ugarteche, Tesalia Valencia.