En esa misma onda se inscribe la actual actuación del revocatorio, activándolo a destiempo a sabiendas que no se realizaría este año.

Es lo que explica la afirmación de Ramos Allup en enero de que en seis meses caía Maduro.

El plan era activar el revocatorio 4 meses después lo que no daría tiempo para el revocatorio este año, y “justificaría” movilizaciones y acciones violentas en el país, acompañado todo esto de una brutal campaña de los medios internacionales denunciando la “dictadura”; de declaraciones de conocidos lacayos del imperio como Aznar, Pastrana, De La Rua, etc.; de la aseveración de Uribe de la necesidad de invadir militarmente a Venezuela; del reciente foro en Miami al cual asistió Almagro en donde se pide lo mismo; la reciente declaración de Capriles al diario El Mundo de España en la cual dice “Un levantamiento militar está en el ambiente en Venezuela”, etc.

Pero lo fundamental del golpe es la pretendida activación de la Carta Democrática en la OEA en contra de Venezuela, para lo cual los vendepatrias de la oposición trabajan conjuntamente con el Departamento de Estado y con Almagro, para que en un plazo no mayor a un mes y contando con la mayoría necesaria, (que en mi opinión ya deben tener) se apruebe la acción en contra de nuestro país, permitiendo así lubricar el camino para una intervención multinacional a nuestro país para “reestablecer” la democracia.

Si no, para que invocar la Carta Democrática?

Creo que el gobierno debe tomar esta amenaza muy en serio, la cual veo más elaborada y mejor preparada que el golpe de 2002. No es casual por ejemplo el reciente “acercamiento” de Estados Unidos a Cuba, que en la práctica no ha servido de nada, porque sigue el mismo bloqueo y la misma Guantánamo, pero si ha servido para inhibir cualquier posición firme de apoyo a Venezuela.

No hay concentraciones en la Plaza de la Revolución para defender a Venezuela, ya ni se habla del “internacionalismo proletario” ni nada que se le parezca, no vaya a ser cosa que se “enfríe” el acercamiento con Estados Unidos. No vale la pena arriesgar eso por Venezuela. Es la condición humana como escribió Balzac.

Tampoco es casual ese inusitado interés de alcanzar la paz en Colombia fijando originalmente su gobierno como objetivo alcanzarla en marzo o abril. Claro, no es conveniente generar un conflicto en Venezuela con fuerzas revolucionarias tan cerca.

Venezuela debe tratar de neutralizar este plan con una rápida campaña muy clarificadora del asunto, tanto dentro del país como con el resto de los países latinoamericanos.

* cedallmeier@hotmail.com