(ABI).- El presidente Evo Morales desveló el lunes contradicciones en las declaraciones de autoridades de Chile sobre la instalación de una base militar en las proximidades de la frontera boliviana y ratificó que para Bolivia es importante el diálogo abierto y sincero y construir una buena vecindad.

“Sin embargo demostrar la contradicción de autoridades chilenas en documentos oficiales (…) hay una base militar como confirman las Fuerzas Armadas, el comandante de la región y el Ministro de Defensa, otra cosa dice el Canciller”, sostuvo en conferencia de prensa.

Ayer, Morales denunció la instalación de una base militar a 15 kilómetros de la frontera boliviana, en Cariquima, lo que calificó de una “agresión” a Bolivia, además de una acción “ilegal” según marcan los convenios internacionales que permiten esas bases sólo a 50 kilómetros de la frontera.

Horas más tarde, un comunicado de la Cancillería de Chile negó la existencia de dicha base militar y sí admitió movimiento de patrullas para, según el documento, combatir el contrabando, narcotráfico y delitos de robo y otros.

El jefe de Estado, en conferencia de prensa, hizo referencia a las declaraciones del ministro de Defensa chileno, José Antonio Gómez, quien confirmó refuerzo nacional en puntos fronterizos entre ellos la base militar en Cariquima y anunció que soldados estrenaron nuevos trajes con dispositivos.

Indicó también que el Ejército chileno indicó que en dicha base pondría sistemas de defensa antiaérea, un sistema de misiles tierra- aire.

Agregó que el comandante de la región fronteriza Pablo Jara anunció una brigada “acorazada” que tiene la finalidad de marcar la presencia militar donde tienen compatriotas para que se sientan protegidos y seguros.

Morales explicó que esa brigada acorazada cuenta con tanques blindados.

Sin embargo, dijo que la Cancillería manifestó una versión diferente a las expresadas por las autoridades de su país.

El Mandatario cuestionó que Chile pretenda combatir el contrabando y el narcotráfico con misiles y tanques blindados.

Lamentó que cuando Bolivia anuncia la defensa de un recurso natural, en este caso las aguas del manantial Silala, que abastecen si contraprestación alguna a Chile, la respuesta sea una base militar en Cariquima.

El Presidente indígena reiteró que Bolivia busca el diálogo abierto y sincero, además de la construcción de una buena vecindad, que no se edifica con misiles y tanques.

Equipo bélico de “alto potencial” y “tecnología satelital”

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, informó que la base militar que Chile instaló a 15 kilómetros de las aguas del manantial Silala, ubicado en territorio boliviano, cuenta con un equipo bélico de “alto potencial” y tecnología “satelital”.

En contacto con la Red Patria Nueva, la autoridad manifestó que esa acción del Gobierno chileno tiene relación con el anuncio de Bolivia de presentar una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para defender las aguas del manantial Silala.

“Estamos hablando de una base militar, de un regimiento acorazado con un equipo bélico de alto potencial, con lanza misiles y además equipos de contacto satelital, unidades de transporte”, reveló.

Indicó que esa implementación de las Fuerzas Armadas de Chile “no se justifica” y “hace pensar que esto tiene una relación directa con el anuncio boliviano de reivindicar las aguas del Silala”.

Ferreira dijo que, además esa acción del Gobierno chileno muestra una clara y evidente situación de agresión y amenaza, como establece el parágrafo cuarto de la carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Señaló que esa base, instalada cerca de una pista aérea, “muestra un evidente propósito de los fines que va a cumplir esa base y los medios bélicos que tiene”, señaló.

“Hay un marco internacional que establece que instalar ese tipo de bases son muestra de evidente animosidad de belicosidad y agresión”, aseguró.