Roma, (PL).- Los peligros de un atentado contra el papa Francisco durante su próxima visita a la República Centroafricana (RCA) aumentan tras los recientes ataques registrados en París, alertaron hoy expertos, citados por la prensa capitalina.

Varios servicios de seguridad europeos, sobre todo galos, advirtieron sobre una alta posibilidad de una acción violenta contra el Sumo Pontífice al visitar la RCA el 29 de noviembre próximo, cuando se espera inaugure una catedral en Bangui, la capital de ese país.

Especialistas declararon al diario The Huffington Post que ante las limitadas posibilidades de los órganos de seguridad de la RCA, se trasladó a Bangui una avanzada de la protección del Obispo de Roma con el fin de reducir al mínimo el peligro de un ataque.

Las condiciones para evitar un atentado se hacen más difíciles en Bangui, pues a esa ciudad se espera que acudan cientos de miles de peregrinos de la RCA y naciones vecinas como Sudán, Chad, Sudán del Sur, Camerún y Congo, entre otros, destaca el rotativo, citado aquí.

El primer ministro francés, Manuel Valls, afirmó desde París que existía una alta posibilidad de ataques contra otras naciones europeas, después de la serie de atentados del pasado viernes en París, con saldo preliminar de 132 muertos y más de 300 heridos.

La prensa italiana también se hizo eco de un vídeo del movimiento terrorista Estado Islámico (EI), en el cual amenaza con repetir acciones como las de la capital gala contra otras naciones occidentales.

Vamos a marchar hacia Estados Unidos y actuar en su territorio. Vamos a conquistar Roma, afirma el texto del EI que actúa en Siria desde 2011 y en Iraq desde el verano del pasado año.

Damasco acusó en varias ocasiones a potencias occidentales, sobre todo Turquía, de pertrechar y financiar a formaciones armadas, incluido el EI, con el abierto propósito de derrocar al presidente sirio, Bashar Al Assad.

El jefe de la Iglesia católica demandó en varias ocasiones a todas las partes enfrentadas en Siria a buscar una solución negociada a un conflicto de casi cuatro años y a poner fin al derramamiento de sangre en esa nación levantina.