Stuttgart.- La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya rechazó hoy la excepción preliminar presentado por Chile, que impugnó su competencia, y ordenó la prosecución del juicio marítimo planteado por Bolivia.

Con la decisión se retomará el juicio inicial de la demanda presentada por Bolivia el 24 de abril de 2013, y se fijarán próximamente los plazos para que Chile presente su contra memoria.

“La Corte desestima los argumentos de Chile”, dijo el presidente de la CIJ, Ronny Abraham, que leyó el fallo en La Haya. “Los asuntos en litigio no son asuntos ya resueltos por acuerdo entre las partes”, añadió el jurista francés en español.

Según el fallo titulado “Obligación a negociar el acceso al océano Pacifico (Bolivia vs. Chile) Objeción preliminar“, sólo 2 de los 16 jueces aceptaron el pedido chileno. Uno de los votos a favor del pedido chileno fue el de la juez ad Hoc, designada por CHile. Luisa Arbour, y el jurista italiano Giogio Gaja.

“Teniendo en consideración el objeto de la controversia, según lo identificado anteriormente (véase el apartado 34 arriba), la Corte concluye que las cuestiones en litigio no son asuntos “ya resueltos por arreglo de las partes, o por laudo arbitral o por decisión de un tribunal internacional “o” regidos por acuerdos o tratados en vigencia en la fecha de la conclusión del [Pacto de Bogotá] “. En consecuencia, el artículo VI no impide la competencia de la Corte en virtud del artículo XXXI del Pacto de Bogotá. Excepción preliminar de Chile a la jurisdicción de la Corte debe ser desestimado”, dice el fallo.

El mencionado artículo del Parto de Bogotá establece que. “De conformidad con el inciso 2º del artículo 36 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, las Altas Partes Contratantes declaran que reconocen respecto a cualquier otro Estado Americano como obligatoria ipso facto, sin necesidad de ningún convenio especial mientras esté vigente el presente Tratado, la jurisdicción de la expresada Corte en todas las controversias de orden jurídico que surjan entre ellas y que versen sobre: a) La interpretación de un Tratado; b) Cualquier cuestión de Derecho Internacional; c) La existencia de todo hecho que, si fuere establecido, constituiría la violación de una obligación internacional; d) La naturaleza o extensión de la reparación que ha de hacerse por el quebrantamiento de una obligación internacional”.

El fallo fue seguido con expectativa en Bolivia y en Chile. En la Haya estuvieron presentes los agentes de los dos países ante la CIJ, el boliviano Eduardo Rodríguez Veltzé y el chileno Felipe Bulnes.

Victoria inicial

En La Haya el expresidente Rodríguez, agente boliviano ante la Corte, dijo que el fallo es “una victoria inicial” y reiteró que la causa boliviana está fundada en hechos históricos.

“Se trata pues de una victoria inicial, de reconocimiento de la permanencia de la jurisdicción para resolver un conflicto”, dijo en La Haya, tras conocer el dictamen.

Para Rodríguez Veltzé la demanda marítima boliviana está fundada en hechos, particularmente, que derivan en la relación con Chile, “se trata de una demanda con fundamentos, con derecho internacional”, recalcó.

El Agente de Bolivia ante La Haya explicó que el fallo es “vinculante y obligatorio” para Bolivia y Chile, tomando en cuenta que ambos países deben dar curso a los procedimientos en el marco del derecho y la justicia.

“Bolivia no ha ganado nada”

En Chile, el canciller de ese país se declaró tranquilo a pesar del fallo. “Estamos tranquilos, Bolivia no ha ganado nada y no tiene el territorio o el acceso soberano que pretende”, dijo.

“Chile va a defender su integridad territorial con todo sus argumentos”, agregó el secretario de Estado, recalcando que “lo que cabe es la tranquilidad para, en esta fase de fondo, hacer los fundamentos que no pudimos esgrimir durante la etapa preliminar”.

Según Muñoz, se ha demostrado las inconsistencias de la posición boliviana, lo que quedó reflejado en las preguntas de los jueces que fueron planteadas a La Paz en mayo pasado.