(ABI).- El audio original del video en el que el presidente Evo Morales le entrega al papa Francisco una réplica del crucifijo sobre la hoz y el martillo tallado por el padre jesuita Luis Espinal, evidencia que las palabras del pontífice fueron distorsionadas por algunos medios de comunicación.

Según versiones de prensa, el Sumo Pontífice le expresó su molestia al Mandatario tras la entrega de la cruz diseñada por Espinal, torturado y asesinado por paramilitares en 1980, sin embargo en el audio captado por el canal estatal se escucha que el papa Francisco dijo que “no sabía eso” al referirse a la forma del crucifijo.

Esa afirmación desvirtúa los rumores y criticas difundidas en diferentes redes sociales en el que afirman que el Santo Padre habría afirmado que “no se hace eso” al mirar ese detalle.

Al entregar el tallado, Morales explicó la procedencia de ese obsequio y su fuerte significado, según el audio y video de ese momento, mismo que fue difundido a nivel nacional por diferentes medios de comunicación de forma directa.

Ese acto protocolar fue realizado después de que el Vicario de Cristo se reunió por media hora con Morales, tras descender el miércoles por la tarde de la ciudad de El Alto en medio de una cadena humana.

Además, de acuerdo al portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, el papa Francisco no tuvo una reacción particular negativa tras recibir una cruz sobre la hoz y el martillo.

“El Papa no ha tenido una particular reacción a esto ni me ha dicho que manifieste particular reacción negativa a esto”, explicó Lombardi en conferencia de prensa.

Lombardi dijo que él, personalmente, pidió información sobre esa cruz a los jesuitas que participaron en la misa celebrada en el Cristo Redentor de Santa Cruz, y sostuvo que confirmó que era una figura diseñada por el padre Luis Espinal.

En esa línea, la ministra de Comunicación, Marianela Paco, aclaró que la imagen de esa singular cruz es la réplica de una efigie que fue tallada por el padre Luis Espinal.

A su juicio el Papa “debía tener” esa imagen, que tiene una hoz y un martillo, porque lo representa, ya que es caracterizado como “el Papa de los pobres, como lo dijo nuestro Presidente”.

Asimismo, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, explicó que el crucifijo sobre la hoz y el martillo representa que el comunismo y la Iglesia son compatibles.