Trinidad, (ABI).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, lamentó el sábado que, por culpa de algunos políticos, Chile aparezca como un “Israel latinoamericano”, con ambiciones expansionistas y contrario a la integración de la región y a solucionar de forma pacífica la centenaria demanda boliviana de una salida soberana al mar.

“Lamento mucho (que) muy pocos políticos chilenos conviertan al pueblo chileno como un Israel latinoamericano”, dijo en alusión a políticos de Chile que acusaron a Perú de resentir las confianzas mutuas luego que el presidente peruano Ollanta Humala planteara su oposición de mantener invariable el aislamiento de Bolivia en una declaración conjunta con Morales, el martes último en Puerto Estévez.

“Algunos políticos chilenos desprestigian la pueblo chileno, dan una imagen de expansionista, de invasor, de colonialista”, agregó Morales.

En la Declaración de Puerto Estévez, Perú rubricó “sus fervientes votos para que pueda alcanzarse una solución satisfactoria a la situación de mediterraneidad” de Bolivia.

La presidente chilena Michelle Bachelet suspendió unilateralmente una ya acordada reunión con Humala, en Ica, Perú, a principios de julio.

El ex comandante del Ejército de Chile, Juan Emilio Cheyre, dijo que el respaldo peruano al derecho boliviano de obtener una salida propia al mar demuestra “la persistente actitud de enrarecer una relación estable”.

A esto se sumó el senador chileno Juan Pablo Letelier, que acusó a Perú por dañar “insistentemente las confianzas” entre ambos países, parte de la Alianza del Pacífico que proyecta reunirse también a principios de territorio peruano.

El ex presidente de Chile, Sebastián Piñera, calificó de “inaceptable” el apoyo peruano a Bolivia que ha impetrado la autoridad de la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que la Moneda se avenga a negociar de buena fe una salida soberana al mar.

“Si algún país quiere pedir cuentas al Perú, por qué no piden cuentas a todo el mundo, porque todo el mundo nos apoya en el tema del mar”, manifestó el mandatario boliviano al inaugurar obras en el Beni.

Tras invadir su entonces puerto de Antofagasta, Chile dejó enclaustrada a Bolivia en 1879 cuando adhirió a su soberanía territorial 400 km lineales de costa y 120.000 km2 de territorios bolivianos por la fuerza de las armas.

En ese marco, Morales fustigó los intentos de sabotear diálogos de paz de políticos chilenos que critican “el apoyo de algunos países como Perú, que buscan integración, soluciones pacíficas a una invasión histórica”.