La Paz y La Haya, (ABI, Agencias).- El agente de Chile, Felipe Bulnes, inició el lunes los alegatos de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya con argumentos que pretenden refrendar su objeción a la competencia de ese tribunal internacional para decidir en el diferendo marítimo con Bolivia, basándose en la firma del Tratado de Paz de 1904.

“La Corte no tiene jurisdicción sobre cuestiones ya dirimidas en acuerdos alcanzados en tratados, por ello, le solicitamos a la CIJ que proteja el pacto”, pidió Bulnes.

A su juicio, en el tratado firmado hace más de 100 años, se establece el derecho de Chile de disponer sobre el transito comercial a través de los puertos que pertenecieron a Bolivia y consideró que la demanda boliviana pretende que la CIJ negocie ese pacto “siendo una violación a la soberanía”.

“Chile quiere destacar que los principios ante esta Corte no solamente son de interés para su país, sino para la comunidad internacional, porque Bolivia pone en tela de juicio la estabilidad de la frontera luego del tratado de paz”, recalcó Bulnes.

Bulnes afirmó que, con la demanda, Bolivia busca renegociar el Tratado de 1904 y desconocer el Pacto de Bogotá, aunque La Paz ha reiterado en muchas oportunidades que el tratado no forma parte de la demanda.

Según el Agente chileno, el Pacto de Bogotá de 1948 impide que la demanda boliviana sea considerada por la CIJ, porque es posterior a al tratado de 1904, y establece que sus procedimientos no se aplican a asuntos ya resueltos.

Asimismo, explicó que la demanda de Bolivia implica una modificación de la designación de soberanía ya convenida en el Tratado de 1904, razón por la que Chile no puede aceptar lo que propone Bolivia a esa Corte.

Bolivia radicó en 2013 en la CIJ una demanda para que Chile se avenga a negociar de buena fe la entrega de una salida soberana al Océano Pacífico, de la que fue privada en 1879, cuando fuerzas chilenas invadieron su entonces puerto de Antofagasta.

La demanda boliviana está fundada en el principio de derecho internacional de que compromisos escritos, tales como notas reversales, epístolas y otros, entrañan la fe del Estado con el mismo rigor de los tratados, Bolivia pretende que Chile, cuyas autoridades formularon promesas de restaurar la calidad marítima boliviana en diversos períodos del siglo XX.

Al inicio del acto los jueces hicieron un recuentro del proceso que ambos países han realizado ante la Corte. Explicaron que la primera fase de alegatos se iniciará el lunes hasta el próximo seis de mayo y la segunda fase comenzará el jueves siete.

“Si Chile respetaría el estado de derecho, no cuestionaría la competencia de la Corte”

El presidente Evo Morales dijo el lunes que si el Gobierno de Chile respetaría el estado de derecho no cuestionaría la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para tratar la demanda marítima boliviana.

El Jefe de Estado realizó esa afirmación en referencia a las declaraciones del agente de Chile ante la CIJ, Felipe Bulnes, quien afirmó que su Gobierno respeta el estado de derecho, durante su intervención en la presentación de los alegatos orales en La Haya.

“Dijo que respeta el estado de derecho, por lo menos si respetaría el estado de derecho no estaría cuestionando la competencia de La Haya en nuestra demanda”, indicó en conferencia de prensa realizada en la ciudad de Santa Cruz.

El Mandatario boliviano indicó que el agente chileno “falseó” la verdad de su país ante el mundo, situación que -a su juicio- Bolivia está obligada a aclarar “cuando son verdades a medias”.

“Que el Ministro (Bulnes) diga que se respetan los derechos humanos y que es una estado de derecho y tiene una constitución dinámica, bueno son temas internos y respetamos su derecho y estar con una Constitución que viene de las dictaduras militares respetamos, pero tampoco puede falsear al verdad ante el mundo”, sostuvo.