Katmandú, (PL).- Al menos 876 personas murieron tras un devastador terremoto de 7,9 grados de magnitud en la escala de Richter ocurrido hoy en Nepal, según nuevos cómputos de las autoridades de este país.

El Ministerio del Interior precisó que la cifra puede aumentar drásticamente luego de la remoción de los escombros provocados por el sismo, que afectó 29 de los 75 distritos de Nepal.

Con sus 62 metros de altura y sus 180 años de historia, la emblemática torre de Dharahara, una de las principales atracciones turísticas de esta capital, se desplomó por el movimiento telúrico.

La fortaleza del sismo, cuyo epicentro se ubicó a 180 kilómetros al noroeste de Katmandú, entre esta y Pokhara, la segunda urbe más grande del país, hizo que se sintiera en la India, Pakistán, China y Bangladesh.

Las autoridades indias reportaron el fallecimiento de 34 personas en los norteños estados de Bihar, Uttar Pradesh y Bengala Occidental.

Entretanto, diarios online chinos reseñaron que el terremoto causó al menos 14 víctimas mortales en la región del Tíbet.

Ante la catástrofe, el gobierno de Nepal declaró el estado de emergencia en las zonas afectadas y llamó a la comunidad internacional a enviar de forma urgente ayuda humanitaria.

En ese sentido, el primer ministro indio, Narendra Modi, expresó a través de la red social Twitter que ofreció a Katmandú toda la colaboración posible.

El movimiento telúrico provocó avalanchas en el Monte Everest, donde se reportan al menos 18 montañistas fallecidos, entre ellos varios extranjeros, y varios más desaparecidos, según las autoridades nepalíes.

Estas también informan sobre una buena cantidad de réplicas ya sucedidas e instan a la población a permanecer fuera de las casas pues se esperan otras.

Desde el de 8,3 grados en la escala de Richter ocurrido en 1934, con unas ocho mil 500 personas muertas, este es el peor de los terremotos que han sacudido Nepal.