Aquél de Boris Nemtsov es el último de una serie de asesinatos “misteriosos” de personajes incómodos a Vladimir Putin, el nuevo “Zar” de Rusia. El caso, tal vez más célebre, es el de la periodista Anna Politkovskaia asesinada a balazos el 7 de octubre de 2006 en el ascensor de su casa con una pistola “Makarov” 9 mm., arma de ordenanza de la policía y del ejército. Anna Politkovskaia estaba escribiendo un artículo sobre las torturas de las fuerzas de seguridad de Chechenia.

Otra pistola “Makarov” ha asesinado a la periodista Natalia Estemirova, activista de los derechos humanos, secuestrada en su casa de Grozny, capital de Chechenia.

Luego está el “blogger” anti Putin Alexiel Navaini, marginado con otro sistema ingenioso “el poder judicial”, Navaini se encuentra encarcelado por “ofensas”, (no se sabe a quien).

Otro que tiene problemas con la justicia es Mikhail Khodorkovski por “haber molestado” al nuevo “Zar” Vladimir Putin. Khodorkovski es el ex propietario del gigante petrolero “Yukos” y ex hombre más rico de Rusia. Actualmente está condenado a diez años de cárcel por haber financiado la oposición a Putin.

El oligarca anti-Putin Boris Berezovskij, se ha viso obligado a huir a Inglaterra para no ser apabullado por el peso del oponente y nuevo “Zar” Putin. Ha muerto dos años atrás en circunstancias misteriosas en Londres.

El ex-campeón mundial de ajedrez Garry Gasparov, vive entre los Estados Unidos y Croacia por temor a las investigaciones y enjuiciamientos contra los disidentes como él.

En Londres ha muerto el 26 de noviembre de 2006 Alexander Litvinenko, ex espía de Moscú, envenenado con un te al polonio radiactivo.