El presidente boliviano Evo Morales juró hoy, al promediar las 10:70, a su tercer mandato consecutivo, en una ceremonia realizada en el Palacio Legislativo de La Paz. En el acto estuvieron presentes siete presidentes, y cinco vicepresidentes, además de representantes de 40 países, entre ellos Estados Unidos.

Morales había llegado por primera vez a la presidencia en 2005 con un 54 por ciento de votos, en en ese entonces el porcentaje de votación más alto de la reciente democracia. En 2009 fue reelecto para un nuevo mandato presidencial, el primero con la nueva Constitución, con el 64 por ciento de votos. El mandatario fue reelecto en las elecciones de octubre de 2014 con un 61 por ciento de votos.

Sus dos primeros mandatos fueron favorecidos por los efectos de una nueva ley de Hidrocarburos que permitió una mejora sustancial del los ingresos fiscales. Esa ley fue aprobada después de las movilizaciones populares de octubre de 2003 que terminaron con la fuga del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada a Estados Unidos. Los altos precios de las materias primas también favorecieron al gobierno de Morales, aunque esta vez, por primera vez, se enfrenta a una situación de crisis en los precios internacionales.

Morales recibió hoy de manos del vicepresidente Álvaro García Linera la medalla y banda presidencial, junto con el bastón de mando, símbolos del poder de los que se despojó minutos antes en Palacio de Gobierno.

Morales juró con el puño izquierdo en alto y la mano derecha sobre pecho.