(ABI).- Al final de un arduo período de negociaciones entre Bolivia y Perú, en la línea de la cultura de diálogo que caracteriza a La Paz en sus relaciones internacionales, el reclamo de las comunidades bolivianas fue escuchado este miércoles en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)con sede en París.

Perú reconoció que las danzas que acompañan la fiesta costumbrista de la Candelaria, en Puno, que Perú mandó a homologar en la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad, tienen origen en la fronteriza Bolivia.

A la cabeza de estas negociaciones estuvo el ministro boliviano de Culturas y Turismo, Pablo Groux, quien se llegó a París a fin de representar al país ante la Novena Reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial.

Su contraparte peruana fue el viceministro de Cultura, Luis Jaime Castillo.

Tras una serie de cabildeos, en una declaración conjunta de Bolivia y Perú, los representantes de ambos gobiernos afirmaron que en “en el marco de la hermandad intercultural de los pueblos, las danzas, música y vestuarios del pueblo de Puno son acompañadas por las danzas, música y vestuarios del pueblo de Bolivia”.

Agrega que “la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno se destaca que la ritualidad litúrgica y espiritual constituyen el elemento central de dicha expresión”.

Haciendo uso de la palabra luego de la lectura de la declaración conjunta, Groux afirmó que ha sido “un desafío muy grande el poder interpretar, en un acuerdo, en una declaración conjunta, el sentir de nuestros pueblos”.

Siempre de acuerdo con el ministro boliviano, las negociaciones y el diálogo entablado con las autoridades de Perú se traduce “en esta declaración conjunta que permite interpretar a cabalidad estas dos expresiones que ahora tendrán reconocimiento mundial. Para que tengan también a partir de nuestros gobiernos, de nuestros Estados, una cabal dimensión de lo que expresan y de lo que ocurre”.

“La cultura, las culturas, sobre todo son la expresión de lo que los pueblos que las ejercitan en su cotidianidad”, apuntó.

Respecto al problema suscitado por la candidatura de la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno, Pablo Groux aclaró que “así como entendemos en Bolivia, dentro de la magnitud, de la importancia que tiene la festividad de la Candelaria, entendemos que ahí hay una participación específica de ciudadanos de Bolivia y de Perú, y así como entendemos que el quechua trasciende fronteras, que abarca cinco países de Sudamérica, asumimos que en esa continuidad cultural está la participación también del pueblo hermano de Perú en conjunción con el de Bolivia.”

Finalmente enfatizó que “no es la UNESCO un escenario de triunfos y derrotas, es un escenario de acuerdos, es un escenario de consensos y pensamos que tanto Perú como Bolivia hemos interpretado ese mensaje e invitamos a la comunidad internacional a prestar mucha atención a estas señales que nuestros dos países están dando al mundo”.

La declaración contó con la presencia de la secretaria para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO, Cécile Duvelle, quién saludó el acuerdo alcanzado por ambos países y lo calificó como “un éxito para la plataforma de diálogo que anima la UNESCO”.