(ABI).- El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, dijo el jueves que la Iglesia Católica, como todas las religiones en el país, debe cumplir las mismas condiciones que cualquier institución privada y programar de manera responsable las acciones que emprende, ya sea de carácter social o de otra índole.

Según Arce, no se puede invertir recursos del Estado para terminar las obras eclesiales de la Iglesia Católica, como pidieron los obispos en la clausura de la XCVIII (98) Asamblea de la Conferencia Episcopal Boliviana, porque “se supone que si han hecho emprendimientos privados para beneficiar a la sociedad, de una u otra manera tienen la capacidad de hacerlo”.

“Sino todas las instituciones privadas que emprendan este tipo de iniciativas van a venir otra vez con el Estado. La Iglesia (Católica) y todas las iglesias, no sólo la Iglesia Católica, desde el punto de vista del Estado son privados, por lo tanto no ingresan en el Presupuesto General del Estado”, dijo a la televisora Red Uno.

Sostuvo que los proyectos de la Iglesia Católica no pasaron por el Gobierno y, por tanto, son decisiones privadas que se impulsan en las mismas condiciones que las iniciativas sociales que emprenden organizaciones no gubernamentales.

“Somos un Estado laico, por tanto cada institución cuando inicia este tipo de acciones debe prever este tipo de cosas”, agregó.