(ABI).- El Gobierno suscribió el viernes el contrato para la construcción y fiscalización de obra de la Casa Grande del Pueblo, que estará concluida el 22 de enero de 2016, en cuya oportunidad el presidente Evo Morales aseguró que no es un “lujo”, sino, es una infraestructura, destinada a “servir mejor al pueblo” en coordinación con los sectores sociales.

“Yo no entiendo, lamentablemente algunos de nuestros hermanos protestan cuando hablamos de la Casa Grande. La Paz es sede de Gobierno y desde La Paz se administra a toda Bolivia por lo que debemos construir más edificios para servir mejor a Bolivia”, fundamentó.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, a nombre del Gobierno suscribió ambos contratos y por parte de la empresa Tauro que construirá la obra lo hizo Marco Ayala, mientras que Rolando Grandi firmó por la tarea de fiscalización.

El jefe de Estado remarcó que “no es lujo ya no es lujo. Cuando yo llegué acá (a Palacio) sentí que era grande, pero va pasando el tiempo y parece una ratonera, por eso la Casa Grande es para servir mejor al pueblo boliviano a desde La Paz”.

La construcción de la Casa Grande del Pueblo se alzará sobre una superficie de 31.792 metros cuadrados. Morales indicó que ese nuevo edificio albergará a funcionarios de tres ministerios.

“Mi gran deseo es que se termine lo antes posible el trabajo de 20 horas en turnos, no está por demás, trabajando sábados, domingos y en la noche no vamos a perjudicar al pueblo que se moviliza”, dijo.

Instó a agilizar las obras para compartir tres o cuatro años la Casa Grande con los sectores sociales, ya que a su juicio el mandato de las autoridades electas es limitado.

Según datos oficiales, la inversión total para la construcción de la Casa Grande del Pueblo (diseño, demolición, construcción y supervisión) es de 252,465.909 bolivianos, recursos financiados por el Tesoro General de la Nación (TGN).

El diseño de la Casa Grande del Pueblo rescata las características de la arquitectura tiahuanacota de solidez, sencillez, monumentalidad y simetría

La Casa del Pueblo tendrá 29 niveles, 23 destinados a despachos, salas de reuniones, oficinas, auditorios y parqueo presidencial, dos helipuertos, tres sótanos y un nivel para ventilación.

El Presidente indicó que el actual Palacio de Gobierno quedará como museo y como símbolo del Estado colonial, “se va a respetar, vamos a respetar, va a estar ahí, quedará este llamado Palacio colonial para turismo, para que conozcan, así era, y cómo vamos a tener al frente o al otro lado” la Casa Grande del Pueblo.

Destacó también que el proyecto es obra de bolivianos. “Quiero que sepan, también el pueblo boliviano, este proyecto está hecho por nuestros profesionales, primero el diseño arquitectónico, un concurso, hecho por nuestros arquitectos bolivianos, ningún proyecto importado desde arriba o desde afuera, por nuestros profesionales”, declaró.