En política, nada está dicho. El 27 de febrero de este año, el Movimiento Sin Miedo (MSM) y Movimiento Demócrata Social (DEMÓCRATAS) habían sorprendido al país con un acuerdo electoral que dejaba fuera a Unidad Nacional (UN). Recientemente, el 17 de junio, DEMÓCRATAS pacta con UN y presenta el binomio Samuel Doria Medina-Ernesto Suárez, dejando de lado a MSM, quien se presenta con la dupla Del Granado-Adriana Gil.

Así como Rubén Costas ha declinado su candidatura, ocurrirá la misma situación en otros candidatos, ya que estamos acercándonos a la fatídica fecha del 14 de julio, en donde no hay vuelta atrás, ya que la mencionada es el plazo para la presentación de los partidos participantes con sus listas de candidatos para las Elecciones 2014.

Por una parte, el oficialista Movimiento al Socialismo tiene confirmado, tal como en 2005 y 2009, el binomio Evo Morales-García Linera, el cual apuesta a un tercer mandato y, en los hechos, son los firmes candidatos a ganar otra vez, y en primera vuelta. Una estructura sólida, aparato comunicación consolidado, son dos de los aspectos a los cuales apuestan para alzarse nuevamente con la victoria.

En la vereda opositora, UN-DEMÓCRATAS ha confirmado a Doria Medina y Ernesto Suárez, mientras que Juan Del Granado (MSM) y Jorge Tuto Quiroga (Partido Demócrata Cristiano) son los otros candidatos que buscan apoyo para derrotar al MAS, aunque con discursos opuestos, en donde el primero pretende “reconducir el proceso de cambio”, y Quiroga es derechista.

También tenemos a los recientemente proclamados Eliseo Rodríguez Pari (Frente Para la Victoria) y Fernando Vargas (Partido Verde de Bolivia), que aún no figuran en las encuestas, al tratarse de candidaturas con partidos que no están estructurados en los 339 municipios del país, y que no cuentan con recursos económicos necesarios para una campaña electoral, pero apuestan por demostrar lo contrario. Rodríguez ya fue candidato en 2005 (con otro partido) con una votación por demás irrisoria, mientras que Vargas debuta en la política nacional.

Más abajo, están varios “candidatos” (nótese el término entre comillas) que no cuentan con partidos acreditados por el Órgano Electoral, y que se encuentran buscando una sigla que los cobije: Félix Patzi, Fernando Untoja, Justa Cabrera, y una docena más, quienes con todo el derecho democrático que les asiste, anuncian postulaciones, pero las reglas electorales son claras, y una de ellas indica: 150.000 firmas de militantes, cantidad ínfima si hablamos de que somos más de 5.000.000 de electores, pero para tales, representa un número que no pueden alcanzar.

Habrá, como es de costumbre, candidatos a la carta en la papeleta electoral, pero solamente una minoría peleará por los espacios de poder y el resto, que son la mayoría de candidatos, van a figurar en la papeleta sin ninguna opción real de obtener siquiera un parlamentario. Pero eso permite nuestra democracia, basada en un sistema pluralista en el cual no hay un máximo de candidaturas.

* Abogado, abog.paulcoca@gmail.com