La inaugural línea Roja movilizará 30 mil pasajeros al día, calculó la Empresa Estatal de Transporte por Cable. Las necesidades bordean los 2 millones de viajes. Los paceños tendrán que trasladarse hasta la ex Estación para llegar a El Alto. Sus dos ejes no se encuentran nunca y pueden hasta triplicar el costo del viaje.
El teleférico de 234 millones de dólares tiene previsto mover 30 mil personas por día, equivalentes al 1,5% de las necesidades metropolitanas, que al 2013 ya sumaban casi dos millones de traslados diarios.

La Línea Roja, primera de una serie de tres construidas en dos ejes paralelos que no se encuentran nunca −y carecen de conectividad por sí mismos, por ejemplo entre las terminales Estación Central y Curva Holguín −, transportaría al mes unas 900 mil personas, ratificó el gerente de la empresa estatal de Transporte por Cable (EETC), César Dockweiler.

El millonario teleférico presidencial arrancará operaciones con la Línea Roja, que desde la terminal de El Alto, en la feria 16 de Julio, va al Cementerio y concluye en la Estación Central.

Otras dos líneas, la Amarilla y la Verde han sido trazadas sobre un solo eje que empieza en el borde sur de El Alto y se prolonga hasta Irpavi, con una estación de trasbordo en Curva Holguín, Obrajes.

Este eje amarillo-verde carece de conexión con el de la Línea Roja, por lo que los pasajeros deberán descender en una de sus estaciones y volver a recurrir al transporte tradicional, mayoritariamente conformado por minibuses, y al caótico tráfico vehicular, a fin de alcanzar alguna de las estaciones de la línea a inaugurarse este viernes.

TELEFERICO: DOS EJES PARALELOS Y 21 COMBINACIONES SIN CONEXIÓN

Feria 16 Julio-El Alto

Cementerio

Estación Central

SIN CONEXIÓN, SALVO POR SISTEMA TERRESTRE TRADICIONAL (MINIBUSES)

El Alto- Pasankeri

Buenos Aires

Plaza España

V.Holguin

(Trasbordo)

Alto

Obrajes

Bella Vista

Irpavi

Megaobra a cinco meses de las elecciones

Ninguna explicación oficial ha sido emitida sobre este singular diseño, que obligaría a la construcción futura de dos líneas adicionales de enlace, sea entre las dos terminales alteñas o por lo menos entre las de Obrajes y la Estación Central, a un costo que podría alcanzar otros 160 millones de dólares.

“La mega obra del presidente Evo Morales para El Alto y La Paz”, como publicita el ministerio de Informaciones, obligará igualmente a los pasajeros a subir hasta la Estación Central si quieren trasladarse por teleférico a La Ceja alteña.

La subida a la Estación Central supone un viaje más largo comparado con el acceso tradicional a los vehículos que ascienden a La Ceja. A este punto de El Alto, convertido en el de mayor concentración metropolitana del transporte público, la mayor parte de la población accede a minibús entre las plazas San Francisco y Pérez Velasco, ubicadas casi un kilómetro abajo de la terminal Estación Central.

Cuando entren en operación las líneas Amarilla, prevista para agosto; y Verde, antes de las elecciones de octubre próximo, la inexistente conectividad directa entre sus ejes paralelos que no se encuentran nunca por sí mismos− duplicará o triplicará el costo del viaje actual entre, por ejemplo, el Cementerio y la Zona Sur, si el gobierno no autoriza que el boleto comprado para la línea roja sirva igualmente para las otras dos.

A horas de inaugurarse el servicio, continuaba sin explicación oficial el enigma sobre la tarifa, a ser develada por el presidente Morales, aunque ciudadanos alteños confiaban que “sea menor a 5 bolivianos”, como anunció el mes pasado el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez.

O 3,50 Bs., porque el viaje entre La Ceja y la Garita de Lima (otro populoso punto urbano entre el Cementerio y la Estación Central) cuesta 1,50 Bs. dijo Clemente Lima, vecino alteño del distrito ocho, cuando la prensa local le preguntó su parecer sobre la tarifa.

La EETC puso a la venta tarjetas de uso “normal” a un costo de 30 Bs. con15 de crédito para el pago del servicio, y “personalizado” que costará 50 Bs. con 10 de crédito.

Además de otras tarjetas para turistas y la tercera edad, escolares y discapacitados, anunció un “ticket USV-Un Solo Viaje”, pero la empresa estatal no estableció qué se define por “un solo viaje” y si éste, desde septiembre o noviembre cubrirá el traslado desde una terminal a otra, y no sólo entre las estaciones de la Línea Roja:

Por ejemplo, entre la terminal bautizada “16 de Julio” por su masiva feria y la de Irpavi; o de Ciudad Satélite a la Estación. O desde la Plaza al Cementerio, o de Alto Obrajes a La Ceja.

Subvenciones

El teleférico no será subvencionado por el Estado, aseguró también Dockweiler, pero la posibilidad de una tarifa baja, a aplicarse en tiempo electoral, a cinco meses de las elecciones generales, aumentaba la eventualidad de un subsidio para cubrir el costo real de cada traslado.

Estudios recientes confirmaron también que el consumo de electricidad −la línea Roja absorberá el equivalente a 12 mil hogares, según Dockweiler− ya es una forma de subvención estatal puesto que el gas empleado en la generación de energía eléctrica cuesta casi ocho veces menos que el gas de exportación.

En un segundo subsidio estatal, sostiene Enrique Gómez, Ph.D en Economía, con base en investigaciones próximas a difusión, grandes consumidores pagan 3,87 centavos de dólar el kilovatio-hora mientras los usuarios finales desembolsan 8.

Así, la subvención al gas, reduce el precio de la electricidad consumida por la industria y el comercio mientras que las tarifas en el área rural son más altas. El teleférico, pese a sus paneles solares y sus arranques dosificados de motor, prevé absorber en sus tres líneas el equivalente al consumo de 36.000 casas.

Marginal y sin conexión estructural

Su punto más débil, sin embargo, era su marginalidad en la cobertura del transporte metropolitano, siendo una más de las soluciones parciales para paliar los problemas que aquejan a una población que requiere 2.7 millones de traslados diarios, de los cuales 1.931.969 correspondían al transporte público.

Al 2013, diferentes eventos organizados para analizar esta problemática, entre ellos el encuentro CITUS-La Paz y el Congreso de Transporte Urbano Sostenible, realizado en Santa Cruz, señalaban que del total de viajes diarios, 420.000 se efectuaban entre las ciudades de La Paz y El Alto

Los 30 mil pasajeros que en el mejor de los casos prevé movilizar a diario el teleférico, significará que no servirá para efectuar los restantes 1,9 millón de traslados resignados a seguir realizándose en buses y minibuses.

A futuro, el gobierno prevé ingresos totales por 700 millones de dólares en 40 años hasta el 2054, cubriendo su inversión, en 15 años. “Como empresa de transportes sin considerar otro tipo de ingresos estamos hablando de alrededor del año 30 que se recuperarían todas las inversiones”, aseguró sin embargo Dockweiler.

Los 700 millones en 40 años significarían un ingreso diario de 49 mil dólares por trasladar 67 mil pasajeros/día en caso óptimo y no quizás en su primera fase, y a una tarifa promedio de 5 Bs.

Los 67 mil pasajeros equivalen también, apenas, a una cobertura del 3,5% de las necesidades metropolitanas de transporte público masivo. Su marginalidad y su conexión limitada, que aumentaría el costo del viaje al pasajero, son algunas de las características del servicio que el presidente Morales inaugurará este viernes en otro acto previo a las elecciones.