(PL y Bolpress).- Las personas con sobrepeso y obesidad a escala mundial aumentaron de 857 millones en 1980 a 2.100 millones en 2013, lo que equivale a casi un tercio de la población del Planeta, concluyó el estudio prevalencia nacional, regional y global de sobrepeso y obesidad en niños y adultos durante 1980-2013, del Instituto para la Métrica y Evaluación Sanitaria de la Universidad de Washington.

Se calcula que hay 671 millones de personas obesas en todo el planeta y más del 50% vive en 10 países, Estados Unidos, China, India, Rusia, Brasil, México, Egipto, Alemania, Pakistán e Indonesia. Los principales factores se relacionan con el aumento de la ingesta de calorías, cambios en la composición de la dieta, reducción de la actividad física y cambios en la flora intestinal, revela la investigación publicada por la revista médica The Lancet.

De acuerdo con la investigación, las tasas de sobrepeso y obesidad entre adultos aumentó del 29 al 37% en hombres, y de 30 a 38% en mujeres. En los países desarrollados los hombres tienen las tasas más altas, mientras en el resto son las mujeres. La prevalencia de la obesidad y sobrepeso en niños y adolescentes se incrementó un 50% desde 1980. En 2013, más del 22% de las chicas y casi 24% de los niños de los países desarrollados tenían sobrepeso u obesidad. En estados más pobres el porcentaje fue 13%.

La obesidad es un problema que afecta a personas de todas las edades e ingresos, en todas partes, afirma el doctor Christopher Murray, director del Instituto para la Métrica y Evaluación Sanitaria de la Universidad de Washington.

Durante los 33 años analizados en la investigación, varios países de Oriente Medio mostraron el mayor aumento de la obesidad del mundo, como Baréin, Egipto, Arabia Saudita, Omán y Kuwait. En seis países, todos en Medio Oriente y Oceanía -Kuwait, Kiribati, Micronesia, Libia, Qatar y Samoa- la prevalencia de la obesidad en mujeres supera el 50%. En Tonga, hombres y mujeres tienen una prevalencia de obesidad superior al 50%.

En Australia el 63,4% de la población adulta sufre de obesidad o sobrepeso corporal, corroboró un documento de la Oficina de Estadísticas. La tasa de obesidad correspondiente al período 2011-2012 superó al 61,2 y 56,3% registrados en los años 2007-2008 y 1995, respectivamente. Sólo el 5,6% de los australianos mantiene hábitos saludables de alimentación e ingiere a diario raciones adecuadas de verduras y frutas.

Por otro lado, el índice de obesidad en Canadá se triplicó en los últimos 26 años, con mayor incidencia en las provincias de Nueva Brunswick y de Terranova y Labrador. Según la Universidad Memorial de Saint John’s, 18% de la población adulta sufría esa enfermedad en 2011, mientras que en 1985 la cifra de afectados era de 6%. Las provincias de Terranova y Labrador, Nueva Escocia, Nuevo Brunswick, Saskatchewan y Manitoba tendrán la mayor tasa de personas con sobrepeso.

De mantenerse la tendencia ascendente, en 2019 casi el 21% de los canadienses será obeso. En consecuencia, habrá más ciudadanos aquejados de problemas cardíacos, diabetes, hipertensión arterial y cáncer, y Canadá deberá destinar hasta siete mil millones de dólares anuales al tratamiento de esos padecimientos de salud.

Los autores del estudio establecieron como las principales causas de la obesidad en este país norteamericano la ingestión de mucha comida chatarra, de grandes porciones de alimentos durante el almuerzo y la cena, así como el sedentarismo desde edades tempranas. Aunque el Gobierno eliminó productos de calorías vacías en los comedores escolares, limitó su propaganda para el público infantil y existen programas nacionales, provinciales y locales sobre estilos saludables de vida y control de peso, ninguna estrategia resultó realmente efectiva para combatir el fenómeno.

En un país como Brunei, con alrededor de 400 mil habitantes, la constatación de que su cuarta parte es obesa moviliza a distintos sectores relacionados con la salud de la población. Una encuesta que abarcó el período de 2009 al 2011 reveló que 27% de los nacionales padece de exceso de peso corporal, cuando la media internacional era de 12%. Más alarma causó que en esa situación se encontraba el 8,8% de los menores de cinco años de edad, un 3,3% de ellos era obeso.

En Vietnam, la obesidad infantil comienza a convertirse en motivo de preocupación, de acuerdo con una investigación divulgada por el Centro de Nutrición de Ciudad Ho Chi Minh. Las tendencias más alarmantes se registran en las curvas de edades de 36 a 53 meses y de seis a nueve años, y que el promedio de menores de cinco afectados ascendió en tres veces en 2010 comparado con 2000. Tales estudios revelan acentuados problemas de esta índole en un distrito de Hanoi donde se sitúa el 21%, con todas las consecuencias de aumentos del llamado colesterol malo y triglicéridos, en proporciones inquietantes.

En China la obesidad se ha convertido en una epidemia en la cosmopolita ciudad de Shanghai, donde el 40% de la población adulta tiene sobrepeso. Li Guangyao, vicedirector del Comité de Promoción de la Salud en Shanghai, declaró que el aumento del sobrepeso en niños y adultos es preocupante y conducirá a numerosos problemas que requerirán atención médica.

Un problema de salud pública

Se estima que en 2010 la obesidad y el sobrepeso causaron 3,4 millones de muertes, la mayoría por problemas cardiovasculares. En Estados Unidos, una de cada cinco personas muere como consecuencia de la obesidad, concluyeron científicos de la Escuela Mailman de Salud Pública, de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

En décadas recientes, la obesidad es responsable de casi la quinta parte de los fallecimientos de estadounidenses con edades entre 40 y 85 años. La obesidad tiene consecuencias muchísimo peores para la salud de lo que algunos informes recientes habían hecho creer, valoró el doctor Ryan Masters, de la Escuela Mailman de Salud Pública.

Cuando la epidemia de obesidad se desencadenó en la década de 1980, lo hizo en todos los grupos de edades, pero las personas ancianas solo estuvieron expuestas en los últimos años de su vida, mientras la gente más joven de entonces ahora lleva más tiempo expuesta a tales condiciones. Un niño de cinco años vive hoy en un ambiente donde la obesidad es más cotidiana de lo que fue hace una o dos generaciones atrás. Ahora hay más compañeros de su edad obesos, razona Bruce Link, profesor de epidemiología y ciencias sociomédicas en la Escuela Mailman de Salud Pública.

Expertos calculan que 1.500 millones de adultos y 170 millones de niños tienen problemas de obesidad y sobrepeso, sin embargo, todo apunta a que estas cifras, lejos de disminuir, aumentarán en los próximos años.

En un estudio anterior también divulgado por The Lancet, especialistas afirmaron que sólo en Estados Unidos una de cada tres personas es obesa, mientras Australia y Reino Unido reportan uno de cada cuatro. La investigación asegura que la situación es seria en casi todos los países del mundo, incluso en los de más bajos ingresos, y si no se adoptan medidas drásticas ello redundará en un insostenible cuadro de salud global.

Si nada cambia, dentro de 20 años habrá 7,8 millones de casos nuevos de diabetes, 6,8 millones extras de enfermos coronarios y 539 mil de cáncer en Estados Unidos. En Gran Bretaña, serán 668 mil pacientes con diabetes, 461 mil los nuevos afectados del corazón y 130 mil con cáncer.

Uno de los factores claves que incide en la obesidad es la llegada de la conocida comida basura, aunque también influyen aspectos ambientales, genéticos y de comportamiento, reconoció Boyd Swinburn, del Centro de Prevención de la Obesidad de la Universidad Deakin (Melbourne, Australia). Por su parte, Steven L Gortmaker, de la Escuela de Salud Pública de Boston, señala que los gobiernos son responsables de revertir la epidemia, aunque también es importante que participe la sociedad civil y otras instituciones.

Las acciones prioritarias y más eficaces pasan por prohibir la publicidad de refrescos y comidas rápidas dirigidas a los niños y por gravar con más impuestos a estos productos. Asimismo indicó la necesidad de fomentar la práctica de ejercicio físico y facilitar las instalaciones para tal fin.

Impuestos a la comida chatarra, colocar en las etiquetas advertencias con los colores del semáforo y límites a la publicidad son algunas de las medidas recomendadas por los expertos. También se debería llevar a cabo mayores esfuerzos para cambiar los hábitos dañinos como evitar que los niños pasen tanto tiempo frente al televisor, realizar gimnasia y ofrecer comida sana en las escuelas.

Aunque representaría un mayor costo para los sistemas de salud, gastroplastias (reducción de estómago) para niños o programas de salud específicos destinados a las familias con menores que padecen sobrepeso se deberían generalizar, aconsejan los expertos.

Europa amenazada por el incremento de la obesidad

Estados Unidos lidera la lista de países con mayor tasa de obesidad, con un 34,9%, pero en Europa la enfermedad aumenta y se espera que para 2030 sea una epidemia si no se toman las medidas necesarias. Un estudio elaborado por Laura Webber, del Foro de Salud del Reino Unido, considera que las tasas de obesidad y sobrepeso en hombres y mujeres aumentará en casi todos los países europeos, pero no de manera uniforme.

Se prevé un incremento en varones, en algunos casos de casi un 90% en Irlanda y de un 80% para España. Tendencias similares en el sobrepeso y obesidad se proyectaron en las mujeres, siendo Irlanda de nuevo la que se ubica en primer lugar, con un 84%.

Webber explica que el Reino Unido e Irlanda, donde la prevalencia de la obesidad es una de las más elevadas, poseen economías de mercado liberales reguladas de una forma similar a Estados Unidos, donde las grandes empresas multinacionales de la alimentación tratan de maximizar sus ganancias promoviendo el consumo excesivo de alimentos. Países como Holanda, Alemania, Bélgica, Suecia, Dinamarca, Finlandia o Austria tienen economías de mercado más reguladas. Pero, agregó “no hay que olvidar que la obesidad es una enfermedad multifactorial”.

Cada año se realizan unas cinco mil operaciones de obesidad mórbida en España, tercer país desarrollado con mayor tasa de obesos, sólo superado por Estados Unidos y Gran Bretaña. El dato fue difundido por el Instituto de Obesidad (IOB), centro de referencia del país ibérico en cirugía bariátrica y tratamientos para obesidad, sobrepeso y su prevención.

De acuerdo con el IOB, esa enfermedad se ha convertido, durante la última década, en una de las principales preocupaciones a las que deben hacer frente las sociedades modernas. En España, uno de cada cinco menores -el 19%- sufre esa alteración de la salud, por delante de Estados Unidos (16%) y a la cabeza de Europa en cuanto al número de casos de menores con sobrepeso y obesidad infantil.

Se estima que el 60% de la población adulta española es sedentaria y el más reciente informe sobre Riesgos de Salud a nivel Global (2009) sitúa la falta de actividad física como el cuarto factor entre los causantes de muertes.

La obesidad en Latinoamérica

Según un informe de la FAO publicado en 2013 en América del Sur países como Venezuela, Argentina y Chile sobrepasan un 30% de obesidad de sus habitantes.

A partir de la década de 1980, la obesidad creció de manera alarmante, lo cual coloca a México en los primeros lugares a nivel mundial. Más de 60 millones de mexicanos viven con cierto grado de obesidad, responsable del ocho al 10% de las muertes prematuras, además de ser el fundamental factor de riesgo para desarrollar la diabetes, una de las principales causas de mortalidad general en el país. La obesidad y el sobrepeso es un grave problema de salud en el país, ya que siete de cada 10 mexicanos están pasados de kilos.

Un total de 48 millones de adultos mexicanos son obesos, en una proporción de siete por cada 10 personas, concluyó la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Entre las mujeres mayores de 20 años ese mal causa mayores estragos, pues si en 2006 eran obesas el 32,4%, en 2012 superaron el 35%.

El sondeo sobre salud y nutrición arrojó que el 26,6% de los niños varones mexicanos son obesos y el 20,8 está en sobrepeso. El problema entre las niñas es menos, con 20,2 y 19,7, respectivamente. Los hombres y mujeres adolescentes presentan cierta mejoría con respecto a años anteriores, pero cercano al 20%.

De 4,3 a 6,4 millones pasó también en igual lapso el número de personas con diabetes, enfermedad asociada al exceso de peso, todas ellas bajo control metabólico, según el director al Instituto Nacional de Salud Pública, Mauricio Hernández Ávila. México está obligado a destinar el equivalente al 0,3% de su Producto Interno Bruto para atender las enfermedades relacionadas con la obesidad. De acuerdo con estudios de la Organización Panamericana de la Salud, la nación azteca es el segundo país en número de adultos obesos en proporción a su población total, y el primero en cuanto a niños con obesidad en el mundo.

Por otro lado, los chilenos constituyen la cuarta población más obesa en el mundo, con un 67% de los ciudadanos excedidos de peso. Según una investigación realizada por la Fundación Chile, Fundación de la Familia, Elige Vivir Sano y Collect GFK, el país austral solo es aventajado en obesidad por Estados Unidos, México y Nueva Zelanda.

De acuerdo con los resultados del estudio denominado Chile Sustentable, del total de personas con exceso de peso el 25% padece de obesidad y solo el 47% de los chilenos tiene horarios establecidos para las comidas diarias. Entre las barreras más relevantes para llevar una vida saludable, se encuentra el alto grado de estrés, la gran cantidad de horas que los ciudadanos dedican a ver televisión y el sedentarismo.

El 72,4% de los chilenos está enfrascado en una batalla por bajar o mantener su peso, pese a que solo un 36% se considera algo o muy excedido de masa corporal. Tales resultados emergieron del estudio Movimiento es Felicidad, realizado recientemente por la consultora GfK Adimark, empresa líder en Chile en investigación de mercado y opinión pública, que midió el perfil de actividad física de los nacionales.

La investigación consideró la opinión de 400 personas residentes en Santiago, de entre 12 y 80 años, y destacó además un alto nivel de sedentarismo: 70% reconoció no realizar ejercicios. “La mayoría de los sedentarios argumenta muchos motivos para este tipo de conductas”, informó Roberto Méndez, director de GfK Adimark.

De hecho, 45,8% de los encuestados dijo que le resulta difícil llevar una vida activa y saludable. Solo un 30% aseguró que hacía actividad física de forma regular. Según la última Encuesta Nacional de Salud, en Chile 8,9 millones de personas se registran con exceso de peso.

El 34% de los niños chilenos menores de seis años padece de obesidad o sobrepeso; un 24% sufre de sobrepeso y un 10% es considerado obeso, según una investigación del Ministerio de Salud durante 2013. La obesidad infantil en Chile aumentó desde un 9,8 en 2011 hasta el 10,3% al año siguiente, según el último informe del ministerio de Salud correspondiente a 2012.

Esos análisis demuestran que “estamos en una condición complicada y que debemos tomar medidas para revertirla”, comentó al diario La Tercera Lorena Rodríguez, jefa del departamento de alimentos y nutrición del ministerio de Salud. La pediatra y especialista en nutrición Cecilia Castillo consideró el consumo desmedido de alimentos procesados y con altos contenidos de grasas y calorías como uno de los principales causantes del problema.

Alertan sobre el incremento de la obesidad en Perú y Venezuela

Se calcula que más del 40% de los adultos peruanos son obesos o tienen sobrepeso. Un artículo, publicado por http://www.rpp.com.pe, precisó que un 14% de niños de cinco a nueve años presenta obesidad, al igual que un 25% de los menores hasta los 12 años. Esto quiere decir que uno de cada cuatro niños en edad escolar, ya está afectado con el exceso de grasa corporal, explicó el oncólogo Elmer Huerta.

De otra parte, el 39% de los venezolanos padece de sobrepeso u obesidad como consecuencia de malos hábitos de alimentación, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Nutrición (INN). Estudios estadísticos realizados en 2012 por el viceministerio de Redes de Salud Colectiva estimaron que alrededor de 1,5 millones de venezolanos padecía de diabetes.

Casi mitad de los brasileños con sobrepeso

El 48,5% de los brasileños presenta sobrepeso y 15% son obesos, indica un estudio del Ministerio de Salud denominado Vigilancia de Factores de Riesgo y Protección de Dolencias Crónicas por Consulta Telefónica, Vigitel-2011. La investigación precisó que del 48% de los habitantes del país que están por encima del peso para la talla, el 52,1% son hombres y 44,3% mujeres.

Esos porcentajes superan los datos del estudio anterior, efectuado en 2006, y que revelaron un 42,7% de los brasileños con exceso de peso, de los cuales los hombres representaban el 47,2% y las féminas, el 38,5%. En cuanto a los obesos, la tasa de 15% verificada en 2010 es 3,6% superior a los 11,4% de obesos detectados en 2006.

El Ministerio de Salud de Brasil estima que si la tasa de las personas con sobrepeso crece un punto porcentual anual y de mantener ese ritmo en 13 años será igual que la de Estados Unidos, de 62% de habitantes con exceso de peso. Vigitel-2010 refleja que el 14,2% de la población brasileña admitió ser sedentaria, es decir, que no hace actividad física alguna, mientras apenas un 14,9% de los entrevistados respondió que práctica ejercicios al menos por 30 minutos en cinco o más días de la semana.

Sobrepeso, una tendencia creciente en Colombia

Más del 50% de los colombianos son víctimas del sobrepeso y el 17% padece de obesidad, según estudios recientes realizados por el Ministerio de Salud. La mayor concentración de obesidad y sobrepeso se registra en los hombres pertenecientes a las clases sociales de altos ingresos, mientras que en las de menores ingresos las mujeres son las más afectadas.

Tanto el sobrepeso como la obesidad se manifiestan también en la población infantil, de acuerdo con estadísticas oficiales, según las cuales uno de cada seis niños colombianos lo padecen. Una pesquisa nacional de demografía y salud reveló que el incremento excesivo de peso en esas edades primarias guarda una relación estrecha con los hábitos alimentarios y el consumo de productos procesados, ricos en grasa sobresaturada y otros como gaseosas.

Enfermedades prevenibles como la obesidad, la hipertensión y la diabetes figuran entre las principales causas de muerte en Colombia, al acumular 200 mil decesos anuales desplazando a los accidentes de tránsito y la violencia. Especialistas y autoridades del sector de la salud aseguran que tales índices se incrementan, lejos de decrecer, sobre todo en los departamentos de Antioquia, Cundinamarca, Bogotá y Valle del Cauca.

Más de cinco millones de ecuatorianos sufren obesidad

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2011-2013) reveló que más de cinco millones de ecuatorianos entre 19 y 59 años sufren de obesidad, considerada por los especialistas una pandemia mundial. El problema se repite en dos segmentos más de la población. Un 29,9% de menores de 5 a 11 años está con sobrepeso y también 26% de los adolescentes de entre 12 y 19 años.

La pesquisa arrojó que Galápagos, provincia con menos habitantes (25 mil), tiene más personas con sobrepeso, seguida por Azuay, Carchi y El Oro. Asimismo refiere que hay un alto porcentaje de adultos indígenas con cuadros de peso exagerado, más que los mestizos y montubios.

Cerca del 40% de los ecuatorianos padece el Síndrome Metabólico o sobrepeso, confirmó el coordinador nacional de Nutrición, Guillermo Fuenmayor. En el país sufren de obesidad cinco de cada 10 personas adultas (mayores de 65 años de edad), uno de cada cuatro adolescentes y el 14% de los escolares.

Datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos señalan que en el año 2010 las principales causas de mortalidad fueron las enfermedades cerebrovasculares, las hipertensivas y la diabetes, todas relacionadas con la gordura.

Más obesos en el Caribe

La Agencia de Salud Pública del Caribe (Carpha en inglés) y el Consejo para el Comercio y Desarrollo Económico de la Comunidad del Caribe (Coted) acordaron implementar estrategias para hacer frente a la obesidad con tendencia al aumento en la zona.

El director ejecutivo de Carpha James Hospedales señaló que los ambientes obesogénicos contribuyen a la aceleración de las tasas de enfermedades crónicas como la obesidad en los niños, la diabetes, cardiopatías y cáncer. Por otra parte, aumentan significativamente los costos asociados a las familias, los negocios y el gobierno.

Según estudios realizados por Carpha, las tasas de obesidad en la región aumentan de manera constante, lo cual supone un factor de riesgo para el incremento de los niveles de diabetes en el Caribe. El director ejecutivo adjunto de la Agencia de Salud Pública del Caribe Donald Simeon reveló recientemente que el 30% de los alumnos de secundaria de la región padece de obesidad.

El 30% de los adultos en Trinidad y Tobago son obesos, la cifra más alta en el Caribe, según un reporte de la FAO. La agencia de noticias CMC destaca que esa nación ocupa el sexto lugar en el mundo con mayor por ciento de personas que sufren de la enfermedad. Le sigue Antigua y Barbuda, en el número 18 con un 25,8% de su población adulta obesa, luego San Vicente y las Granadinas en la posición 21, con 25,1%, y Dominica en el 22, con un 25%.

La obesidad infantil también representa un problema emergente en Montserrat, reconoció el Ministerio de Salud de este territorio del Caribe dependiente de Reino Unido. Por la creciente presencia en los niños y sus muchos efectos adversos, la obesidad está siendo reconocida como un grave problema de salud pública.

De igual forma, el sobrepeso y la obesidad son dos de los más preocupantes problemas que enfrenta la sociedad panameña. Según la OMS, de los tres millones y medio de panameños, 60,6% padece de sobrepeso, y 25,4% de obesidad.

Con informes de la OMC, OPS y reportes de las corresponsalías de Prensa Latina en Washihgton, Londres, Ginebra, Madrid, Canberra, Brunei, Hanoi, Beijing, Ottawa, Santiago de Chile, México, Caracas, Lima, Brasilia, Bogotá, Quito, Panamá y Puerto España.