La cartera de créditos del sistema financiero aumentó 19% en la gestión 2013, hasta llegar a 83.676 millones de bolivianos equivalentes a 12.198 millones de dólares, informó el Banco Central de Bolivia (BCB) citando datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI). Los créditos otorgados a micro y pequeñas empresas totalizaron 3.526 millones de dólares y las pequeñas y medianas empresas recibieron 2.763 millones.

Los depósitos en el sistema financiero se incrementaron en un 18% en 2013 con relación al año anterior, mientras que los créditos reportaron un aumento del 19% en el mismo período, informó la directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) Lenny Valdivia.

La autoridad dijo que los depósitos del sector público en 2012 cerraron en 12.753 millones de dólares, mientras que en 2013 se situaron en 14.798 millones de dólares. El departamento más ahorrador fue La Paz con 6.908 millones de dólares, seguido por Santa Cruz (31%) y Cochabamba (12%).

Según el BCB, los activos financieros también ascendieron a 132.602 millones de bolivianos (19.330 millones de dólares), lo que significa un crecimiento anual de 17,4%, en tanto que el patrimonio total del sistema financiero ascendió a 11.562 millones de bolivianos (1.685 millones de dólares).

Al cierre de 2013 las utilidades del sistema financiero se situaron en 1.459 millones de bolivianos, 63 millones de bolivianos menos que en 2012. El BCB precisó que el pasivo de las entidades de intermediación financiera creció 18,1% hasta 121.041 millones de bolivianos, equivalente a 17.644 millones de dólares.

La cartera de créditos en 2012 cerró en 10.232 millones de dólares y ascendió a 12.198 millones en 2013. “Hasta 2006 la mora era elevada, y desde 2011 los indicadores se registraron como los más bajos en el contexto latinoamericano, por lo que entre 2012 y 2013 la mora se mantuvo en 1,5%”, destacó la Directora de la ASFI.

Créditos sectoriales

Lenny Valdivia detalló que entre 2012 y 2013 los porcentajes del crédito empresarial a la pequeña y mediana empresa y los micro créditos se incrementaron considerablemente. El mayor porcentaje de créditos fue concendido al sector de la micro y pequeña empresa (3.526 millones de dólares), mientras que la pequeña y mediana empresa obtuvo 2.763 millones y el sector empresarial, 1.985 millones de dólares.

Santa Cruz concentra el 73% de la cartera de créditos (4.486 millones de dólares), seguido por La Paz con 3.342 millones de dólares y Cochabamba con 2.241 millones de dólares. Valdivia dijo que el departamento de Santa Cruz se beneficia con el 44,5% de los 12.198 millones de dólares para créditos productivos, seguida de La Paz con el 26,3% y Cochabamba con 17,3%.

El BCB especificó que el microcrédito productivo creció 29% en 2013 y fue destinado principalmente a los rubros de industria, manufactura y construcción. Se espera que el BCB destine 1.200 millones de dólares este año y el próximo al Fondo para la Revolución Industrial Productiva.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas Luis Arce y el jefe de la Delegación de la Unión Europea (UE) en Bolivia Kenny Bell firmaron un convenio para promover el Programa de Apoyo a la Mejora del Entorno Financiero y Fiscal para la micro, pequeña y mediana empresa con la canalización de 35 millones de euros equivalentes a 46 millones de dólares desembolsados en cuatro años. Arce valoró que la micro, pequeña y mediana empresa genera el 82% de empleo en el país.

El presidente de la Confederación Nacional de Micro y Pequeños Empresarios (Conamype) Víctor Ramírez destacó que los créditos productivos para su sector se incrementaron 300% desde 2006. El dirigente esperan que, con la nueva Ley de Servicios Financieros promulgada en agosto del pasado año, la banca nacional destine el 25% de su cartera de créditos para actividades productivas.

Ramírez informó que el proyecto “Jiwasa” (todos podemos), impulsado por el gobierno, cuenta con 5 millones de dólares para créditos productivos que beneficiarán a cinco rubros de las Micro y Pequeñas Empresas (MyPEs) del país. “El programa Jiwasa se iniciará con cinco millones de dólares, de la cooperación de Dinamarca, dirigidos a las micro empresas de subsistencia, emprendedoras y estables mediante créditos”, indicó.

El programa Jiwasa prevé beneficiar alrededor de dos mil productores de las áreas de textiles, cuero, metal mecánica, alimentos y servicios, a los que se fomentará a partir de abril con maquinaria y semillas, y en los emprendimientos en segunda etapa se les dará un capital. Ramírez explicó que “esos créditos serán para capital de semillas, que será un fondo de contraparte del micro empresario y la otra parte a fondo perdido, y para programas de riesgo compartido de un 50% con los gobiernos departamentales y municipales, donde las MyPEs serán las beneficiadas con un interés cero”.

De otra parte, el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural lanzó un fondo de 40 millones de dólares denominado Financiamiento a Exportadores y Proveedores de Bienes al Estado (FEPROBE), con el objetivo de fomentar la exportación y venta de productos con valor agregado. Ese fondo de fideicomiso será administrado por el Banco de Desarrollo Productivo y los créditos serán entregados por el Banco Unión. Podrá financiar hasta el 65% del monto del contrato de exportación o de la orden de provisión de bienes al Estado, con una tasa de interés de 6% anual.

El FEPROBE busca garantizar la liquidez y el capital de los productores que venden a las instituciones del Estado, anticipándoles el pago por los bienes comercializados. Asimismo, los exportadores de productos con valor agregado tienen la posibilidad de obtener un financiamiento para continuar con sus actividades mientras llega el pago correspondiente por sus ventas.

Además, el Banco Unión lanzó el programa de Microcrédito Agropecuario (MAP) con un primer desembolso de 1.209.000 bolivianos para 37 emprendimientos en el sector lechero y agricultor del departamento de La Paz. El MAP posibilita complementar la atención financiera a un sector de la economía, pero tradicionalmente excluida en el sistema financiero, con el propósito de apoyar la actividad productiva de pequeños productores del área rural.

También el Banco Unión suscribió un contrato de corresponsalía mediante mandatos de intermediación financiera con la Asociación Nacional Ecuménica de Desarrollo Rural (ANED) y la empresa de Desarrollo Empresarial (IDEPRO), para incrementar la cobertura de atención en áreas rurales. ANED tendrá a cargo la cobertura financiera en las poblaciones de Betanzos, Uyuni, Camargo, Quillacollo, Coroico, Palos Blancos, Pucarani, Achacachi, Comarapa, Santa Rosa y San Julián, mientras que IDEPRO, estará en las regiones de Montegudo, Cochabamba, Tarija, Uriondo, Cobija, Potosí, El Alto, Oruro, Challapata, Porvenir, Puerto Rivo, Santa Cruz, Guarayos y Riveralta.

El Banco Unión colocará 5 millones de dólares exclusivamente para créditos dirigidos a los pequeños productores agropecuarios del país. Los productores podrán acceder a créditos desde los mil dólares, con una tasa de interés de 14%, inferior al 22% ó 24% que en el resto del mercado financiero.

Por otro lado, según la nueva Ley de Servicios Financieros, las tasas de interés para los créditos de vivienda social son de hasta 5,5%, cuando el inmueble tiene un valor comercial inferior a 70.402 dólares; 6% si el costo es menor a 104.885 y 6,5% para las viviendas que tienen un costo menor de 127.155 dólares.

El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas informó que de los 3.902 créditos de vivienda social solicitados al sistema financiero hasta el 6 de marzo, alrededor del 69% corresponde a préstamos inferiores a 70 mil dólares, a una tasa de interés anual de hasta 5,5%, en el marco de la nueva Ley de Servicios Financieros. Del total de los créditos solicitados, 1.037 fueron aprobados, 1.517 se encuentran en trámite y 1.348 rechazados.

Con información del BCB, ABI y Ministerio de Economía.