(ABI).- Los prestatarios que deseen renegociar sus créditos de vivienda y adecuarlos a las nuevas tasas de interés establecidas por la nueva Ley de Servicios Financieros deben enviar una nota formal al banco financiador como primer paso. Podrán renegociarse todas las deudas, incluso las contraidas antes de la promulgación de la Ley el 21 de agosto, confirmó la directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) Lenny Valdivia.

El gobierno aprobó un decreto reglamentario de la nueva Ley de Servicios Financieros que establece una tasa de interés para créditos de vivienda de 5,5% anual si el inmueble a ser adquirido tiene un valor hasta 255 mil UFV (Unidad de Fomento a la Vivienda), es decir 482.661 bolivianos ó 69.348 dólares al tipo de cambio actual.

Además, el decreto fija una tasa de interés anual de 6% cuando la vivienda se cotiza entre 255.001 y 380.000 UFV, al menos 719.260 bolivianos ó 103.342 dólares. Cuando el valor comercial de la vivienda de interés social esté entre 380.001 y 460.000 UFV (870.683 bolivianos o 125.098 dólares) la tasa de interés anual será de hasta 6,5%.

El ministro de Economía y Finanzas Luis Arce resaltó que el reglamento sobre las nuevas tasas de interés para créditos de vivienda elimina la Tasa de Referencia (TRE), que establecía el Banco Central de Bolivia en el antiguo sistema y que incrementaba gradualmente el interés nominal acordado al momento del préstamo.

Arce indicó que una disposición transitoria del reglamento permite a los prestatarios renegociar los créditos obtenidos antes de la emisión de la norma. Lenny Valdivia confirmó que todos los créditos de vivienda emitidos antes de la aprobación de la Ley de Servicios Financieros pueden renegociarse en base a las nuevas tasas de interés social fijadas por el Órgano Ejecutivo.

La directora de la ASFI anunció que se aprobaron 10 reglamentos de la nueva Ley de Servicios Financieros, de los que dos fijan plazos para que las entidades financieras implementen un Sistema de Registro de Contratos elaborado por la entidad reguladora e incorporen una serie de mecanismos que salvaguarden los derechos del consumidor financiero. Precisó que se debe elaborar 48 reglamentos complementarios.

Con relación al Reglamento de Contratos emitido el 13 de diciembre, la Directora de la ASFI explicó que esa entidad reguladora desarrolló un procedimiento informático de control denominado Sistema de Registro de Contratos, que debe ser implementado por las entidades financieras hasta el 27 de enero de 2013. Asimismo, dijo que las entidades financieras deben adecuar sus contratos de servicio en base a los parámetros detallados en el nuevo reglamento, como implementar un lenguaje sencillo y de fácil comprensión y evitar caracteres menores a tres milímetros.

Igualmente, dijo que las entidades financieras deben facilitar a sus consumidores el contenido de los contratos en idioma originario, si la situación lo amerita. “O en su caso, cuando se trate de personas con discapacidad, las entidades financieras tengan los mecanismos técnicos para hacer comprender a este segmento de la población”, detalló.

Por otra parte, el Reglamento de Protección de Derechos del Consumidor Financiero emitido el pasado 5 de diciembre establece las atribuciones de la Defensoría del Consumidor Financiero y crea una central de reclamos y sanciones contra entidades financieras que incurran en mal servicio. Esa norma establece que hasta el 31 de diciembre de este año las entidades de intermediación financiera deben implementar un sistema de reclamos visible en sus portales web.

Además, Valdivia dijo que se aprobó un modelo de “código de conducta” para que las entidades financieras implementen hasta el 31 de marzo de 2014, ‘estándares mínimos de conductas sanas y buenas prácticas‘ ante sus clientes. La disposición alcanza a los cargos ejecutivos y funcionarios eventuales.

Por su parte, la especialista en Servicios Financieros del Ministerio de Economía Bárbara Cornejo informó que, a través de un decreto reglamentario, la ASFI ampliará los márgenes de endeudamiento a los que puede acceder una persona, en función de sus ingresos mensuales.

En una entrevista con la Red Patria Nueva, Cornejo explicó que en la actualidad las personas sólo pueden comprometer para un crédito de vivienda hasta el 25% de su salario mensual, lo que deriva en un “alargamiento” de la deuda y, por consiguiente, del interés. Sin embargo, “posiblemente un 40% de sus ingresos lo destine a pagar alquiler, entonces este porcentaje podría destinarlo a pagar su vivienda. Estamos ampliando estos montos para que la persona pueda acceder, obviamente, en el nivel que le permita pagar con sus ingresos”, señaló.

El secretario Ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) Nelson Villalobos dijo que las entidades de intermediación financiera que ofrecen créditos de vivienda en el país están obligadas a cumplir las nuevas tasas de interés social incorporadas en el decreto reglamentario de la Ley de Servicios Financieros.

Villalobos aclaró que Asoban no regula ni controla el cumplimiento de las normas emitidas por el Órgano Ejecutivo y dijo que esa atribución le corresponde a la ASFI. “Las sanciones son atribuciones de la ASFI, pero la banca siempre se ha caracterizado por dar cumplimiento a las leyes, a las normas y, por lo tanto, a partir de la puesta en vigencia del Decreto, obviamente las tasas del Gobierno rigen”, agregó.

Reglamentarán créditos productivos y tasas pasivas

El ministro Luis Arce anunció que para la primera quincena de enero se prevé aprobar el segundo reglamento sobre la Ley de Servicios Financieros que regulará las tasas de interés para créditos productivos y las tasas pasivas que pagan las entidades financieras a quienes depositan su dinero en caja de ahorro o en un depósito a plazo fijo.

“Como saben hemos sacado el primer reglamento sobre créditos para vivienda que está en marcha y está en proceso el segundo reglamento (…) que es más complejo, hay muchas cosas que se tiene que establecer en esta nueva reglamentación, así que será algo más denso que el primero que ha sido mucho más fácil de comprensión”, explicó la autoridad.

Arce dijo que la complejidad del segundo reglamento se debe a que las tasas de interés para el crédito productivo debe abarcar a varios sectores, lo que a su juicio “no es una cosa sencilla”. “Cada sector tiene su propia característica, eso es lo que hace compleja la evaluación de la determinación de las tasas de interés para cada uno de estos sectores, por eso es que nos estamos tomando más tiempo en determinar esa reglamentación”, fundamentó.

Por otro lado, la directora de la ASFI informó que al menos un 20% de los usuarios de tarjetas de débito que tiene cuentas de depósitos en el sistema financiero nacional aún no migró al nuevo sistema de microchip, y confirmó que este 31 de diciembre fenece el plazo para acatar esa disposición. La migración de tarjetas con banda magnética al nuevo sistema de microchip es gratuita.

En la actualidad existen alrededor de 2.522.195 usuarios de tarjetas de débito en el país. Valdivia explicó que a partir del 1 de enero de 2014, los cajeros automáticos a nivel nacional “se tragarán” las tarjetas de débito que no tengan impreso el microchip.

Explicó que la tecnología del sistema con microchip permitirá almacenar datos más completos del cliente de un determinado banco y dificulta su falsificación o clonación por bandas delincuenciales. En ese sentido, dijo que con la implementación del microchip los usuarios podrán prescindir del seguro de las tarjetas, porque el nuevo sistema garantiza mayor seguridad de las operaciones bancarias.