La Asociación de Estudios Norteamericanos (ASA en inglés) declaró el boicot a las universidades de Israel como manifestación de rechazo a la ocupación de los territorios de Palestina y a la violación de los derechos humanos de ese pueblo. En agosto de este año el célebre músico Roger Waters de la legendaria banda de rock Pink Floyd también convocó a sus “colegas del Rock & Roll” a sumarse al boicot cultural a Israel.

La ASA, con cinco mil afiliados y 60 años de existencia, es la mayor organización de intelectuales de Estados Unidos que apoya el bloqueo académico a Israel, una iniciativa también respaldada por la Asociación para los Estudios Asiático-Americanos. La campaña fue lanzada en 2004 con el fin de presionar a Tel Aviv a poner fin a sus violaciones sistemáticas de los derechos humanos de los palestinos, incluido el derecho a la educación.

La importante organización de académicos ASA urgió en un comunicado a todos los centros de altos estudios y grupos de investigadores de Estados Unidos a seguir su ejemplo y poner fin a cualquier vínculo con sus similares de Tel Aviv. El bloqueo incluye prohibir la participación de los intelectuales israelíes a las conferencias en las universidades estadounidenses.

“El respaldo de la ASA al boicot académico se justifica en la asistencia militar de Estados Unidos y en otros tipos de ayuda a Israel”, indicó la Asociación en su comunicado, y condenó las violaciones de Tel Aviv a las leyes internacionales y a las resoluciones de la ONU, el impacto de su ocupación a los territorios palestinos en estudiantes y profesionales de ese pueblo, así como el apoyo de las universidades israelíes a las políticas estatales.

En agosto de este año el músico Roger Waters de la legendaria banda de rock Pink Floyd también convocó a sus “colegas del Rock & Roll” a sumarse al boicot cultural a Israel, y recordó en un manifiesto público que hace ya siete años que se adhirió al movimiento no violento BDS (Boicot Desinversiones y Sanciones), que se opone a la ocupación de Cisjordania por parte de Israel y a las violaciones del derecho internacional y en defensa de los derechos humanos de los palestinos.

“El objetivo es llamar la atención internacional de estas políticas israelíes, con la esperanza de que sirvan para poner fin a las mismas. Todas las personas de la región se merecen algo mejor que esto”, afirmó Waters en su carta pública.

“Para ir al grano, Israel ha sido declarado indistintamente tanto por organizaciones de derechos humanos como por altos representantes de Naciones Unidas, así como el Tribunal Internacional de Justicia, culpable de graves violaciones del derecho internacional”, afirmó Waters, y a continuación citó dos violaciones:

“El crimen de Apartheid: La opresión sistemática de un grupo étnico sobre otro. Por ejemplo, el 9 de marzo de 2012 el Comité de Naciones Unidas para la eliminación de la discriminación racial exigió a Israel que pusiera fin a sus políticas racistas y leyes que infringían la prohibición contra la segregación racial y apartheid. El crimen de limpieza étnica: La expulsión forzada de población autóctona de su legítima tierra para colonizarla con población ocupante. Por ejemplo, en Jerusalén Este familias no judías son física y sistemáticamente desalojadas de sus casas para dar cabida a los judíos ocupantes”.

Acto seguido, Waters comentó que “dada la incapacidad o falta de voluntad de nuestros gobiernos, o del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para presionar y hacer que Israel ponga fin a estas violaciones y lleve a cabo una reparación a las víctimas, ésta recae sobre la sociedad civil y la conciencia de los ciudadanos del mundo, para limpiar nuestras conciencias, asumir nuestras responsabilidades y actuar. Os escribo ahora, hermanos y hermanas de la familia del rock & roll, para pediros que os unáis a mí, y a miles de otros artistas alrededor del mundo para declarar un boicot cultural a Israel, para arrojar luz sobre estos problemas y también apoyar a todos nuestros hermanos y hermanas en Palestina e Israel, quienes luchan para poner fin a todas las formas de opresión israelí y desean vivir en paz, justicia, igualdad y libertad”.

Con información de Prensa Latina.