El subteniente Oscar Gironda, el policía Jhonny Reynaldo Quispe, el suboficial Wily Yucra y el médico civil Michel Olivares son las cuatro víctimas fatales del enfrentamiento entre productores de coca y uniformados de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), ocurrido el pasado sábado en el municipio de Apolo, confirmó el Ministerio de Gobierno.

El sábado 19 de octubre efectivos de la FTC fueron emboscados por cocaleros en Apolo, al norte de La Paz, cuando se disponían a erradicar cultivos de coca ilegal en la zona, informó el ministro de Gobierno Carlos Romero. Según la versión de los productores, los lugareños reaccionaron ante los abusos cometidos por los uniformados.

El jefe nacional de Prevención de Conflictos del Defensor del Pueblo Gregorio Lanza informó a la red Erbol desde el lugar de los hechos que “hemos recibido el testimonio de 15 señoras, donde efectivamente el día que se suscitó este hecho hubo una violencia inusitada, excesiva, que realmente no tiene nombre contra las señoras, que han sido abusadas verbalmente, han sido vulnerados sus derechos, les han gasificado en sus viviendas, donde estaban incluso niños…”.

El ministro de Gobierno reiteró que los uniformados fueron atacados con saña por los campesinos, y en el asalto perdió la vida el subteniente de la FTC Oscar Gironda por impacto de bala en la región precordial, cerca del corazón. El acta de autopsia practicada al cuerpo sin vida establece que el oficial murió por una perforación y trauma torácico abdominal penetrante con arma de fuego, que causó una laceración del bazo y del pulmón, lo que derivó en un shock hipovolémico severo.

Este lunes aproximadamente a las 13:15 falleció el policía Jhonny Reynaldo Quispe Chura de 29 años en la clínica Rengel de La Paz, donde recibía atención de emergencia después de haber sido alcanzado por un proyectil de arma de fuego con orificio de ingreso en la región abdominal superior y orificio de salida en el abdomen superior, provocando una perforación hepática, del páncreas e intestino grueso, detalló el Ministerio de Gobierno en un comunicado.

En horas de la noche el ministro Carlos Romero confirmó también que fueron encontrados sin vida los cuerpos del médico Michel Olivares Alba, funcionario civil que había sido contratado para apoyar las tareas de la FTC, y del suboficial de la Marina Wily Yucra Mamani. Ambos estaban desaparecidos desde el fin de semana, y sus cuerpos fueron encontrados en la zona de Miraflores, donde se registró la emboscada, y trasladados al pueblo de Apolo “en camillas improvisadas” porque el área en el que fueron hallados tiene una topografía “muy compleja”, explicó Romero a la agencia ABI.

De esta manera ascendió a cuatro el número de muertos en la denominada “emboscada” perpetrada por cocaleros ilegales de Apolo, frontera con Perú. Compungido, Romero denunció que la “masacre” dejó además 14 heridos de bala y 11 policontusos.

Este lunes los cocaleros de Apolo liberaron a los últimos uniformados retenidos desde el pasado sábado. El viceministro de Seguridad Ciudadana Humberto Echalar informó que fue rescatado con vida el teniente coronel Miguel Ángel Mercado, reportado como desaparecido después del choque con cocaleros ilegales.

Además, el teniente Freddy Triveño fue internado el lunes por la mañana en la clínica Rengel, y según el reporte médico el herido no puede hablar porque tiene un orificio de ingreso de proyectil de arma de fuego en el lado izquierdo de la nariz.

Por su parte, el viceministro de Régimen Interior Jorge Pérez declaró a la red de televisión PAT que pese a la liberación de seis militares y policías, aún se desconoce el paradero de otros cuatro uniformados. La autoridad admitió que lo sucedido en Apolo responde a una “estrategia que nunca se vio en Bolivia”.

Entre tanto, el fiscal general del Estado Ramiro José Guerrero instruyó el inicio de una investigación penal y la conformación de una comisión especial de fiscales para establecer la verdad de los hechos suscitados en el municipio de Apolo.

Integran la comisión investigadora el fiscal Leopoldo Ramos con sede en Apolo, junto a los fiscales Gregorio Blanco y Javier Flores, quienes ya se encuentran en el lugar de los hechos. El fiscal José Villarroel atiende el caso en la ciudad de La Paz tomando declaraciones a los detenidos en las últimas horas, entre ellos el dirigente cocalero Gregorio Cari Contreras.