México, Santo Domingo, San Juan, La Habana, Managua y Tegucigalpa (PL y Bolpress).- La irrupción de dos ciclones al unísono y en ambos costados de la geografía mexicana no tiene precedente en la historia nacional. Manuel e Ingrid, a su paso simultáneo por México, dejaron un saldo preliminar de más de 80 fallecidos, miles de evacuados, 1,2 millones de personas afectadas y daños en las dos terceras parte del territorio nacional. En 27 estados, de los 31 que tiene el país, se reportan lluvias de intensas a moderadas.

A fines de mayo, de crítica fue catalogada la situación en el municipio de Tepeji del Río, estado de Hidalgo, debido a una tormenta de granizos que dejó siete muertos, cuatro lesionados y 300 viviendas dañadas. El Universal describió el hecho como de crisis, luego de que una aparente simple lluvia se transformó en tempestad y provocó daños en siete colonias, entre ellas Noxtongo, Taxido, San Juan, San Mateo, El Edén y las comunidades de Tianguistengo y Santiago Tlapanaloya.

La granizada reblandeció un cerro en la carretera México-Querétaro, y provocó un alud que cayó sobre dos vehículos, un taxi que transportaba cinco personas y una camioneta con dos ocupantes que quedaron sepultados por toneladas de piedra y lodo. El edil Fernando Miranda declaró que hasta el 28 de mayo se registraron más de 300 viviendas afectadas, algunas de ellas con pérdida total, y otros serios daños a instalaciones docentes, otros muebles y autos, por inundaciones de hasta dos metros de altura.

El 17 de junio unas 40 mil personas sufrían los desastres dejados por las atípicas precipitaciones ocurridas en Piedras Negras, estado de Coahuila, atribuidas al cambio climático. La televisora Azteca Noticias indicó que la cantidad de lluvia caída en esa región solo en cuatro horas superó la de todo un año. Contrastó con ello un parte difundido en el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, el cual señala que el 40% de México sufre algún grado de crisis de precipitaciones, sobre todo estados del norte como Chihuahua, Durango, Coahuila, Zacatecas, Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro, Aguascalientes, Sinaloa y Sonora.

Con las intensas lluvias de mediados de junio unas dos mil viviendas quedaron bajo el agua y en algunos puntos el nivel de las inundaciones alcanzó dos metros de altura, según un informe vía telefónica del gobernador de Coahuila Rubén Moreira. También el alcalde en Piedras Negras Óscar López Elizondo solicitó al Gobierno Federal declarar zona de desastre la localidad donde 42 colonias están afectadas por las intensas precipitaciones.

El 26 de agosto la tormenta tropical Fernand impactó el estado mexicano de Veracruz, causó inundaciones en diversas localidades, las cuales incluyeron gran parte del centro histórico de su homónima capital. Se reportó la evacuación de unas tres mil personas ante el fenómeno, que avanzaba con vientos de 65 kilómetros por hora y rachas de hasta 85.

Al menos 13 personas murieron ese día por el deslave de tierra provocado por la tormenta Fernand, degradada posteriormente a depresión tropical, en tres comunidades del estado de Veracruz. El gobernador Javier Duarte confirmó durante una reunión extraordinaria con Protección Civil que ocurrieron nueve fallecimientos en el municipio de Yecuatla, tres en Tuxpan y uno en Atzalan, todas por deslaves de cerros.

Hasta el 30 de agosto aumentaron a cuatro las personas fallecidas durante el paso de la tormenta Juliette por el estado de Baja California Sur. Al hombre que murió electrocutado, que ya estaba registrado, se sumó una familia, padre, madre e hija, intoxicados con monóxido de carbono dentro de su casa cuando el ciclón afectaba ese territorio, reseña Azteca Noticias.

Ciclones inundan a México

El 15 de septiembre el huracán Ingrid en el Atlántico, y la tormenta Manuel en el Pacífico, provocaron un fuerte y prolongado temporal de lluvias intensas sobre gran parte de la geografía mexicana. La presencia de dos meteoros al unísono y en ambos costados de la geografía mexicana no tiene precedente en la historia nacional.

En el estado de Veracruz, aledaño al Golfo de México, murieron 14 personas, 13 de ellas por un deslizamiento de tierra que cayó sobre sus hogares en una zona montañosa, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) tras reportar que Ingrid, de categoría uno en la escala Saffir-Simpson, se encontraba a 240 kilómetros al este de Tampico y a 265 al este-sureste de La Pesca, en Tamaulipas. Manuel, por su parte, debería tocar tierra ese día en un lugar del municipio de Aquila, en Michoacán.

Hasta el 16 de septiembre se contabilizaron más de 1,2 millones de damnificados y cuantiosos daños materiales como saldo provisional del paso de los ciclones Ingrid y Manuel. Asimismo, se incrementó a 22 la cifra de los fallecidos en los estados de Guerrero, Hidalgo, Oaxaca y Puebla.

Por instrucción del presidente Enrique Peña Nieto se constituyó el Comité Nacional de Emergencia y 10 secretarios (ministros) y otros altos funcionarios se han trasladado a los territorios más afectados para trabajar con las autoridades locales. El gobierno federal de manera inmediata ha dispuesto recursos para el Fondo Nacional de Desastres.

El gobierno del estado mexicano de Guerrero cuantificó en más de cinco mil millones de pesos (equivalentes a unos 386 millones de dólares) los daños ocasionados por la tormenta Manuel. El gobernador Ángel Aguirre afirmó que esa es la cifra preliminar que se necesita para la reconstrucción de la red de carreteras y la construcción o rehabilitación de viviendas. Tan solo en el municipio de Acapulco hay más de 20 mil familias con daños en sus hogares.

Aviones comerciales y militares evacuaron a los primeros 2.100 turistas retenidos en la ciudad de Acapulco. Se estima que unos 40 mil vacacionistas nacionales y extranjeros no han podido salir de este balneario de la costa del Pacífico, el cual quedó incomunicado en gran parte por las inundaciones y derrumbes de carreteras.

El 18 de septiembre unas 58 personas estaban desaparecidas por un deslave que sepultó parte de una comunidad del municipio de Atoyac de Álvarez, en el estado de Guerrero. El alud cayó sobre el poblado montañés denominado La Pintada, de unos 400 habitantes, informó el presidente Enrique Peña Nieto.

Los ciclones Ingrid y Manuel dejaron hasta el momento 80 muertos y afectaron a las dos terceras partes del país, y la amenaza climática no cesa para la nación. Los remanentes de Manuel se intensificaron y es ahora un huracán próximo a la costa del Pacífico. A esto se añade una zona de baja presión que se encuentra en el Golfo de México, que pudiera convertirse en un nuevo ciclón en el Atlántico.

El 19 de septiembre el presidente Peña anunció la decisión de cancelar su asistencia a la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) con el fin de atender la emergencia que enfrenta el país por los azotes de dos ciclones. El Papa Francisco envió el miércoles un mensaje de pésame a las familias de los fallecidos y expresó su solidaridad con los centenares de miles de damnificados.

Huracanes amenazan a Centroamérica por ambos extremos

La temporada 2013 de huracanes se inició el 1 de junio y finalizará el 31 de noviembre. Es probable que se formen 18 ciclones tropicales en el océano Atlántico (Oriente) y 14 en el Pacífico (Occidente). Ambas cifras están por encima de los promedios históricos registrados en las dos regiones, así como también será mayor la variabilidad de estos eventos climatológicos de tormentas tropicales a huracanes intensos o moderados.

La cuenca atlántica será esta vez 75% más activa de lo normal, debido en parte a que el suave invierno templó las aguas de ese océano en su parte tropical, aseguran los meteorólogos. En virtud de ello, se espera que un huracán de categoría elevada toque tierra en el Caribe o en Estados Unidos.

En la actual temporada ciclónica se han formado en el océano Pacífico los huracanes Bárbara, Cosme, Dalila, Erick, Gil y Henriette, así como las tormentas tropicales Alvin, Flossie, Ivo y Juliette. A mediados de septiembre los meteoros Ingrid y Manuel inundaron las dos terceras partes del territorio mexicano.

República Dominicana

A 8.141 ascendió el número de personas evacuadas en República Dominicana por las lluvias de la tormenta tropical Chantal hasta el pasado 11 de julio. El fenómeno, tercero de su tipo durante la actual temporada ciclónica que va del 1 de junio al 30 de noviembre, también dañó 1.133 viviendas y dejó sin comunicación a 29 comunidades, precisó el Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

Nicaragua

Durante la temporada de huracanes 2013 Nicaragua estará más amenazada que en otras épocas tanto por el Occidente como por el Oriente, pronosticó en abril el Servicio Meteorológico Nacional, adscrito a la Comisión Nacional del Agua. El 27 de mayo Nicaragua recibió más de 80 milímetros de lluvia en menos de una hora, la mitad de lo que suele caer en mayo, afirmó el secretario general de la Alcaldía de Managua Fidel Moreno. Ello provocó ligeras afectaciones de diversa índole en 24 barrios, cortes de luz eléctrica momentáneos, una vivienda destruida y tres seriamente dañadas, más que por las aguas por el deterioro acumulado.

Hasta el 1 de julio las lluvias dañaron más de 1.400 hectáreas de cultivos y damnificaron a por lo menos 18 mil personas en el norte de la región caribeña de Nicaragua. Las precipitaciones típicas de esta temporada causaron estragos en 34 comunidades misquitas en el litoral de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), reseñó la publicación La Voz del Sandinismo.

Solo en el municipio de Prinzapolka, perteneciente a la RAAN, sumaronn alrededor de tres mil las familias afectadas por inundaciones en las riberas de los ríos Prinzapolka, Pía y Bambana. Al decir de la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía Rosario Murillo, la situación en las regiones caribeñas era difícil; allí también corroboraron pérdidas en unas 1.400 hectáreas de cultivos, especialmente de raíces, tubérculos y gramíneas.

El 18 de julio se informó que tanto el huracán Ingrid, como la tormenta tropical Manuel habían causado más de 40 muertos en Nicaragua. Informes del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres dieron cuenta de que sólo en el departamento de Managua las lluvias oscilaron de 45 a 103 milímetros en tres días y dejaron como saldo en la capital 350 casas inundadas en 32 barrios.

La persistencia de las lluvias en el centro y suroeste de Nicaragua afectó hasta el 29 de julio a 2.591 familias y unas 12.570 personas en total. Sólo en los municipios más impactados de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) -Bluefieldzs, Kukra Hill, Laguna de Perlas, Desembocadura del Río Grande, Cru de Río Grande y El Tortugero- 560 familias fueron evacuadas.

El 11 de septiembre recios aguaceros golpearon a la capital de Nicaragua, sometida a la influencia de bajas presiones atmosféricas asociadas a una zona de convergencia intertropical. Las precipitaciones hicieron tambalear los techos de un sinfín de casas en la ciudad, según televisoras locales. Las lluvias registradas en varios municipios obligaron a evacuar a 77 familias, para un total de 733 personas, informó el 15 de septiembre la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua.

Cuba

El 1 de julio, el Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet) informó que en las últimas 24 horas se registraron lluvias fuertes e intensas en gran parte del occidente del país. Los acumulados más significativos en la red de estaciones meteorológicas se reportaron en Pinar del Río, 163,6 milímetros de lluvia, Isabel Rubio, 134,6, San Juan y Martínez, 124,5, y en la Isla de la Juventud, Nueva Gerona, 161,8, y La Fe, 140,3 milímetros. Por su parte el Instituto Nacional de Recursos Hidraúlicos registró acumulados por encima de los 200 milímetros de precipitaciones. Esta situación está asociada a una onda tropical activa sobre el mar Caribe occidental, en interacción con una vaguada superior sobre el sudeste del golfo de México.

El 4 de septiembre, Elier Pila del Insmet explicó que la influencia de un sistema de bajas presiones a niveles medios de la atmósfera, unido a condiciones favorables, ha provocado intensas lluvias sobre gran parte de Cuba. Como dato de interés explicó que el 3 de septiembre se registraron 85 milímetros de lluvia en Veguitas, Granma, y la estación de Casablanca en la ciudad de la Habana reportó 35 milímetros. Asimismo se desencadenó una tormenta local severa con fuertes lluvias y vientos de hasta 90 kilómetros por hora en Bayamo, provincia Granma.

Puerto Rico

El 19 de julio los puertorriqueños se recuperaban del caos generalizado, principalmente en el área metropolitana de San Juan, tras una onda tropical que había dejado en la víspera 9,11 pulgadas de lluvia. La inesperada situación provocó el cierre del aeropuerto internacional de Isla Verde y causó pérdidas millonarias aún sin estimar. A consecuencia de las lluvias, más de 60 mil abonados de la estatal Autoridad Energía Eléctrica (AEE) se quedaron sin energía eléctrica.

Unos 15 vuelos comerciales de distintas líneas aéreas fueron afectados y nueve tuvieron que ser redirigidos a la terminal regional de Aguadilla, en el oeste del país, confirmó Miguel Ríos Torres, director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead). Fue la primera vez en la historia del aeropuerto que ocurre una situación de esa naturaleza, ya que incluso los vehículos no podían entrar al área en que se recoge a los pasajeros, debido a que estaba inundada.

El 5 de septiembre las principales actividades gubernamentales, económicas y sociales de Puerto Rico quedaron paralizadas debido a los aguaceros que había provocado la tormenta tropical Gabrielle. El gobernante puertorriqueño Alejandro García Padilla anunció que las actividades principales en esta isla del Caribe estarían paralizadas al menos por 24 horas. El mandatario solicitó a la ciudadanía “máxima prudencia” frente al fenómeno natural con vientos máximos de 64 kilómetros por hora y que pasaba a unos 16 kilómetros al oeste de Mayagüez, según el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) de Estados Unidos en la isla.

Guatemala

El 18 de agosto al menos tres personas murieron, otras 134 resultaron afectadas, mientras se reportaron afectaciones materiales por las lluvias registradas en los departamentos de Guatemala, Petén y Chimaltenango. Casi un mes después, el 16 de septiembre la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) informó que había distribuido 48 toneladas de asistencia humanitaria a 9.174 personas afectadas por lluvias en el sureño departamento de Escuintla. Desde el inicio de la actual temporada lluviosa en Guatemala a mediados de abril se reportaron 13 muertos, 350 mil afectados, tres mil evacuados y dos mil casas con daños, indicó el vocero de la Conred David de León.

Honduras

Al menos 60 casas destruidas fue el saldo que dejó en el litoral atlántico de Honduras una depresión tropical que se formó el 17 de junio frente a las costas caribeñas de Honduras y Guatemala. Según el vicealcalde del municipio de Limón, departamento de Colón, René Castro, el fenómeno meteorológico afectó a unos 300 pobladores de la comunidad, donde las fuertes rachas de viento y las intensas lluvias ocasionaron cortes en servicios básicos como el abasto de agua y la electricidad.

El 8 de septiembre varios departamentos hondureños y la capital Tegucigalpa se encontraban en estado de alerta ante las persistentes lluvias, que causaron la muerte de al menos ocho niños e importantes daños materiales. La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) ordenó la evacuación preventiva en zonas de los departamentos de Santa Bárbara, Ocotepeque, Comayagua y en Tegucigalpa.

Hasta el 14 de septiembre la temporada de lluvias había causado la muerte de 20 personas y la destrucción de viviendas, puentes e inundaciones. La Copeco precisó que cinco comunidades permanecían incomunicadas. En este momento en el Atlántico se registraban tres tormentas con nombres Gabriela, Fernando y Lorena, por lo que existía mucha actividad en el Caribe.