Quito, Caracas y Río de Janeiro (PL).- El secretario de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) Alí Rodríguez aseguró que los mayores avances del organismo regional están en el tema de defensa y seguridad. En la actualidad ya existe un centro de estudios estratégicos localizado en Buenos Aires, al tiempo que avanza la constitución de la Escuela de Defensa Sudamericana (Esude) y se trabaja en el diseño y construcción del primer avión sudamericano de entrenamiento militar.

El Consejo de Defensa Sudamericano de Unasur es el que más ha avanzado y el que con mayor fluidez trabaja, pues ahí predominan los principios de paz y no de guerra, de manera que todo tema esta sustentado en la realidad de la región por lo que se puede atacar el problema económico para facilitar superar realidades sociales. Rodríguez destacó que en este punto que pudiera generar debate y contradicciones, por el contrario, se ha avanzado visiblemente.

La Escuela de Defensa Sudamericana (Esude) es una iniciativa tripartita y recibe el respaldo de Perú, Venezuela, Guyana, Surinam y Uruguay. El proyecto forma parte del Plan de Acción de 2013, aprobado en la VII Reunión Ordinaria de la Instancia Ejecutiva y la IV Reunión Ordinaria del Consejo de Defensa Sudamericano de la Unasur en Lima, el 30 de noviembre de 2012.

Esude se proyecta a convertirse centro de estudios superiores permanente, para la formación de postgrado y capacitación de funcionarios civiles y militares en materia de defensa y seguridad. Este centro busca enfrentar los problemas regionales con soluciones propias y dando énfasis a la dimensión geoestratégica sudamericana y no únicamente a los conflictos, como ocurría en tiempos pasados.

De acuerdo el director del Centro de Estudios Estratégicos de Defensa del Consejo de Defensa de Unasur Alfredo Forti, representantes de los estados integrantes de la organización regional trabajan en la elaboración de los estatutos y cursos que conformarán el programa de estudio.

Tras su participación en la Conferencia de Unasur sobre los Recursos Naturales para un Desarrollo Integral de la Región, Forti comunicó que tal plan será presentado a los ministros de Defensa de cada país en noviembre de este año. “Esto constituye un importantísimo avance en la coordinación y defensa de los países de Unasur, que por primera vez en nuestra historia vamos a tener la oportunidad de elaborar nuestro propio pensamiento de identidad y defensa estructurado en una propia escuela para nuestros países”, afirmó.

“Este Consejo es uno de los que mayores avances está llevando en su tarea de coordinación de políticas, de cooperación, como es el trabajo en función de la interoperatividad de nuestros sistemas de defensa en el ámbito del desarrollo científico, tecnológico, de producción y la formación de personal para la seguridad de nuestros países”, agregó.

Proyecto de avión Unasur I

Forti informó que se trabaja en el diseño y construcción del primer avión sudamericano de entrenamiento primario básico militar, proyecto que actualmente está en su segunda fase y se presentará ante los 12 ministros de Defensa de Unasur en octubre próximo. La Secretaría General de Unasur convocó a la conferencia de acuerdo con el mandato emanado de la VI Reunión Ordinaria del Consejos de Jefes de Estado del bloque, efectuada en Lima, Perú, el 30 de noviembre de 2012.

El ministro brasileño de Defensa Celso Amorim saludó la aprobación del proyecto de la Unasur de crear un avión de entrenamiento para la región. Esa aeronave, denominada Unasur I, será construida con la idea de cubrir las necesidades de capacitación de pilotos que tienen países de la región, subrayó al resaltar que este tipo de proyecto consolida la integración sudamericana.

Amorim puntualizó que la cooperación regional no se limita solo a esta propuesta, pues dijo que otras naciones, como Argentina, Chile y Colombia, colaboran en el desarrollo del carguero militar KC-390 de la brasileña Embraer.

Sudamérica es una zona de paz y seguridad y todos los territorios mantienen relaciones amistosas, pero una política exterior pacífica no libra a los Gobiernos de la paradoja de armarse para disuadir a potenciales agresores. La región debe asimismo enfrentar peligros como el terrorismo, las organizaciones internacionales del crimen organizado, la piratería, y la defensa de sus recursos naturales, como el petróleo y el agua, así como la biodiversidad y la producción de alimentos.