La Habana (PL)- Parte del constante desarrollo tecnológico que invade la vida de los seres humanos, el Phablet completa ahora las necesidades de llevar un aparato que incluya todas las funciones necesarias de comunicaciones y datos. Si habláramos en términos de moda, se puede decir que es “el último grito” tecnológico, un artilugio que incluye el Phone o teléfono móvil inteligente y la Tablet, un dispositivo ahora muy frecuente que permite almacenamiento de datos, imágenes, transmisión y otros temas, especie de oficina ambulante.

Incluso algunos usuarios catalogan a estos aparatos como Tabléfono o Tabletófono, en referencias a las funciones que tienen incorporados, ya todos con posibilidades táctiles y cuyo tamaño de pantalla oscila de cinco a siete pulgadas. Un ejemplo sobresaliente de este tipo de nuevos aparatos lo aporta la compañía surcoreana Samsung con su Samsung Galaxy Note, en referencia a la unión de más de una materia de conexión y disponibilidad de acciones. El Phablet es algo más grande que un teléfono inteligente, pero más pequeño que una tableta o una mini-tableta.

En sus combinaciones están capacidades telefónicas, y pueden incorporar un estilete o lápiz digital. Ya toman la delantera algunos modelos en el mercado, aunque estas versiones llevan aproximadamente dos años abriéndose paso en el mundo tecnológico. Ejemplos a mencionar de Phablet pueden ser Dell Streak, Droid DNA, Samsung Galaxy Note y su sucesor, el Samsung Galaxy Note II, el LG Optimus Vu, el Intuition, el Micromax canvas2 A110 A101, el Huaweii Ascend Mate y el Neo N003.

El tema de estos dispositivos móviles llega hasta el punto de que prácticamente los ordenadores de mesa o los móviles del tipo laptop, quedan para los profesionales de distintas especialidades que los necesitan realmente. Para el común de los mortales, el dispositivo móvil del tipo tablet o teléfono inteligente cumple sus expectativas, como poder revisar Internet, tener música, películas, juegos, datos acumulados, cámara para tomar imágenes o cámara para el intercambio con otras personas (Chat).

Desde hace dos años empezó a asomar la idea de tratar de hacer coincidir estas posibilidades en un solo dispositivos y de esta manera el usuario no tiene que cargar con un celular y una tableta. Mientras en otras épocas los teléfonos buscaban ser cada vez de menor tamaño, una moda más reciente, también dependiendo de los chips y otros artilugios necesarios en el interior del equipo, obligaron unas pantallas mayores, de mayor visibilidad, resolución y por lo tanto facilidades.

Se decantó la necesidad de los Phablets, sobre todo en medio de disputas y debates comerciales por los sistemas operativos que los ocupan, como es el caso del expandido Android y Windows.

La aparición del Windows 8 incluso trajo la posibilidad ampliada para ordenadores de cualquier tipo de las pantallas táctiles, y a partir de ahí, muchos de los productos que se fabrican para lectores de Internet consideran dicha posibilidad.

Como tal, no existe una definición oficial de Phablet, pues se trata de terminales con pantallas superiores a las cinco pulgadas, y otros incluyen el Stylus o estilete para marcar en esa pantalla.

Este tipo de aparato obliga incluso a los fabricantes a propiciar pantallas de mayor tamaño, que facilitan la lectura o visión, como es el caso de las empresa y modelo HTC Butterfly o el Sony Xperia Z y ZL. Pero los primeros en percatarse de tales necesidad y de dicha unión de teléfono con tableta fueron los especialistas de Samsung, al poner en el mercado el Galaxy Note o la también firma surcoreana LG con el Optimus Vu que le significó una apuesta de riesgo que les salió muy bien.

El Galaxy fue presentado al mercado en octubre de 2011 y por lo tanto se anota como la génesis de los ahora llamados Phablets, y la revolución propiamente de este tipo se apoyó en una pantalla de 5,3 pulgadas y un stylus aplicado a un teléfono. Los comerciantes primero dudaron de la viabilidad de la adaptación pero el éxito comenzó a ser rotundo por la versatilidad del aparato. De esos nuevos artilugios, en un plazo de dos meses vendieron un millón de unidades.

El Galaxy note 2 llegó entonces más delgado y aportó un procesador de cuatro núcleos, con una pantalla levemente mayor con 5,5 pulgadas, mejor cámara y mas memoria RAM o de intercambio de operaciones. La ruta siguió con un Note 8 de ocho pulgadas de pantalla con una calidad extrema de SuperLCD, procesador de cuatro núcleos, dos GB de RAM y las necesarias funciones multitareas.

Por tanto, tales adelantos obligaron a otras compañías como LG a ponerse a tono y comenzó la carrera por un tipo de dispositivo que incluyera en sí mismo todas las potencialidades y exigencias para un usuario cada vez más conectado. En esa carrera entró incluso un nuevo activista de relevancia, la empresa china Huawei con su Huawei Ascend Mate que impactó a muchos clientes por sus prestaciones y facilidades.

Estos datos parecen parte insignificante del desarrollo tecnológico, constante, que incluye otros tipos de artilugios como los denominados Wearable Technologies, o tecnologías vestibles, que incluyen medios como el Google Glass, gafas que pueden llevarse a donde vayas y estar hiperconectado.

También se incluyen productos como relojes inteligentes del tipo del Pebble o el anunciado SmarWatch2, en una lista que persigue a una sociedad conectada desde el despertar hasta el anochecer, sea para una llamada, ver televisión, escuchar radio, intercambiar fotos y datos, o dejar atrás a la ciencia ficción.

* El autor es periodista de Prensa Latina.

_______________

Recrudece el comercio tecnológico conBlackberry 10 y Lumia

Con la presentación del teléfono inteligente BlackBerry 10 y del móvil Lumia de Nokia, la competencia por el mercado de los equipos móviles se recrudece a niveles records. La compañía canadiense Research in Motion (RIM) pone en juego una nueva ficha dedicada en esta oportunidad al mercado de gente de negocios, con la intención de acaparar una cuota mayor en las ventas, mientras que la finlandesa Nokia Siemens Networks (NSN) intenta frenar la caída de sus ventas globales con la expansión de su nuevo modelo de teléfono en particular para el mercado chino.

A partir de una nueva generación de celulares, el futuro del comercio tecnológico está en franca guerra, incluidos no solo los aparatos sino los sistemas operativos que los mueven. La oficina consultora estadounidense IDC argumentó que los BlackBerry son superados en la actualidad por Nokia y HTC. De esa parte la compañía surcoreana Samsung consolidó liderazgo en los teléfonos inteligentes o smarphone con el 39,6 por ciento del mercado, donde Apple ocupa el cuarto puesto.

Una fuerte caída de sus acciones en los más recientes años da muestra de pérdida para RIM, cuando las acciones pasaron de costar 144 dólares en 2008 a 15,66 en la última semana de enero. Pese a esos datos, los BlackBerry cuentan en la actualidad con 80 millones de usuarios y fuerte popularidad en América del Norte y Europa. La analista Claire Booty afirmó que aún la firma canadiense puede mantener buen ritmo del mercado en varios años.

La apuesta ahora de RIM es por los hombres de negocio, frente a Apple con sus iPhone estipulados como herramienta de diversión. BlackBerry apunta a mercados emergentes, con gran popularidad en Asia, tal y como lo destacó el experto de la Escuela de Comercio de la Universidad de Harvard, Willy Shih. De cualquier manera, este sector tecnológico está inmerso en una dura batalla por liderar el mercado, sobre todo en cuanto a los teléfonos inteligentes, de última generación.

Por otro lado, informes oficiales señalan que el Lumia de Nokia podría aligerar en algo las presiones del mercado sobre la empresa, ya que el nuevo modelo puede ayudar a reducir una disminución de los ingresos generales y las pérdidas del primer trimestre de este año. Esas voces significan que el Lumia podría reforzar el balance y apoyar la recuperación de sus acciones, luego de un récord mínimo el año pasado.

Pese a este optimismo, los analistas señalan que Nokia todavía tiene que probar que puede sobrevivir en una industria cada vez más competitiva, dominada en la actualidad por Samsung y Apple. Sin embargo, los directivos de la empresa consideran que una lenta pero constante mejoría en sus finanzas podría permitir ganar tiempo para poner en práctica nuevas estrategias y mejorar la situación.

Nokia tiene depositadas sus esperanzas en los teléfonos Lumia que emplean software Windows de Microsoft. En esa idea influye un acuerdo del pasado año para la venta de dichos modelos en China. La previsión media de los economistas para las ventas netas para el primer trimestre de este año, consideran una caída del 11,8 por ciento frente a idéntico período del año anterior, a razón de ocho mil 490 millones de dólares, de acuerdo con estadísticas.

Sin embargo, el envío de los Lumia puede estar en el entorno de 5,6 millones de unidades, más que los 4,4 millones del cuarto trimestre del ejercicio anterior, cifra general de aparatos.