La Paz, Brasilia, Londres, Moscú, Washington y Viena (PL).- El ex funcionario de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos Edward Snowden, perseguido por filtrar información sobre ciberespionaje perpetrado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), solicitó asilo político a 21 países, entre ellos Bolivia, reveló el sitio Wikileaks. Funcionarios de la cancillería de Bolivia carecen de información sobre la solicitud de asilo del ex técnico de la NSA.

Edward Joseph Snowden nació en 1983 en Carolina del Norte, fue miembro del Ejército y trabajó como experto en la nómina de la CIA, la NSA y la compañía Booz Allen Hamilton, a su vez contratada por el Departamento de Seguridad Interior. El especialista en tecnología cobró notoriedad internacional tras entregar datos a reporteros estadounidenses y británicos sobre el sistema intrusivo de vigilancia de la NSA para recabar los registros telefónicos de millones de clientes de la compañía telefónica Verizon.

A inicios de junio Snowden reveló la existencia de un programa norteamericano para la obtención de audios, vídeos, fotografías, correos electrónicos, documentos y conexiones online para espiar a millones de personas mediante Internet y las líneas telefónicas. Este fin de semana la revista alemana Der Spiegel reveló que tambien fueron intervenidas las líneas de comunicación en la sede diplomática de la Unión Europea en Washington, así como de otros países de ese continente.

Se confirmó además que, detrás de un nombre ficticio, el analista federal estuvo difundiendo los mensajes en la web durante los ocho años que trabajó para la NSA y la Agencia Central de Inteligencia. Con anterioridad Snowden aseguró que la NSA había igualmente hackeado computadoras de instituciones oficiales en Hong Kong y en territorio de la República Popular China desde 2009. Precisó que la agencia adscrita al gobierno de Washington efectuó más de 61 mil operaciones de hackeado a nivel global en una treintena de países.

Snowden reconoció que filtró a la prensa los documentos para mostrar su desacuerdo con las acciones ilegales de las autoridades de Washington, razón por la cual es considerado un “traidor” y enfrenta tres cargos relacionados con espionaje, robo de comunicaciones confidenciales y propiedad del gobierno de Estados Unidos.

Robert Mueller, director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), anunció en Washington que un expediente criminal había sido oficialmente abierto contra el joven de 29 años por exposición irresponsable de secretos federales. Podría enfrentar una sentencia máxima de 10 años de prisión, explicó el representante de la Fiscalía en un tribunal federal de Alexandria, Virginia.

Recientemente el perseguido denunció que le será imposible enfrentar un juicio justo en Estados Unidos porque el gobierno agotará todos los recursos para condenarlo como traidor. “Al igual que con otros denunciantes, el gobierno estadounidense de inmediato me declaró culpable de traición, de filtrar secretos y de actos criminales (…) Eso no es justicia”, comentó el joven en una conversación en Internet con el diario británico The Guardian.

Es así que el ex técnico de la NSA perseguido por la Casa Blanca solicitó asilo político a 21 países, entre ellos seis latinoamericanos, informó la Web creada por Julian Assange, un día después de que el Presidente Evo Morales asegurara que su gobierno está dispuesto a conceder el asilo al experto en informática.

La víspera, en una entrevista con el canal Russia Today, Morales afirmó que en caso de existir una solicitud de asilo, la concedería, y calificó de preocupante el control de las comunicaciones revelado por el ex agente de la NSA. El caso Snowden “ha dejado mucho que desear y un debate permanente a nivel internacional y, por supuesto, está Bolivia para acoger personalidades que denuncian no sé si es espionaje o control, pues estamos aquí”, dijo.

Según Morales, Estados Unidos conspira no solo contra sus ciudadanos, sino también contra los países que nacionalizan sus recursos naturales y sus servicios básicos, como Venezuela, Ecuador o la propia Bolivia. “Imagínese ese control, ese espionaje que hace mediante llamadas telefónicas. Yo sé que los imperios tienen una red de espionaje, conspiran permanentemente contra países llamados en vías de desarrollo y especialmente contra países que cuentan con muchos recursos naturales”, indicó.

No obstante, la jefa de la Unidad de Comunicación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia Consuelo Ponce y otros funcionarios de la institución consultados por Prensa Latina informaron que la única información con la que cuentan son las declaraciones realizadas la víspera por el presidente Evo Morales.

“Hasta el momento no tenemos ninguna información sobre si se realizó o no la solicitud de asilo, solo ratificar lo dicho ayer por el presidente” afirmó Ponce. Sin embargo, otra funcionaria que pidió el anonimato señaló que, probablemente, en el transcurso del día trascienda una nueva información oficial sobre el tema.

Acusado de espionaje y robo de documentos, Snowden llegó a Moscú el 23 de junio en un vuelo procedente de Hong Kong. El ex contratista permanece en la zona de tránsito del aeropuerto internacional de Sheremetevo, y según trascendidos retiró su solicitud de asilo al gobierno ruso, luego de la condición del presidente Vladimir Putin de detener la filtración de documentos. De todas maneras, el portavoz presidencial Dmitri Peskov declaró este martes que no sería posible el traslado forzoso de Snowden a un país donde rige la pena de muerte. Rusia no entregará a nadie. Los casos que sucedieron estuvieron vinculados con intercambios y no con entregas, recalcó Peskov.

Con anterioridad Snowden pidió asilo a Ecuador, aunque el mandatario Rafael Correa explicó ayer al diario The Guardian que solo la consideraría si el estadounidense pisa territorio ecuatoriano. Correa aclaró que Quito respeta el derecho de asilo y aprecia las recientes revelaciones de Snowden sobre el programa norteamericano para espiar a millones de personas mediante Internet y el teléfono, pero no puede considerar su petición, pues no se realizó en territorio ecuatoriano. “Snowden debe hacer la solicitud en territorio de Ecuador”, precisó, es decir, en el propio país o en alguna embajada.

Por otro lado, Correa manifestó que su país no ayudó intencionalmente al ex trabajador de la NSA a viajar de Hong Kong a Moscú. En este sentido, argumentó que el Gobierno no autorizó y ni siquiera sabía sobre el salvoconducto facilitado con urgencia por el cónsul de Ecuador en Reino Unido Fidel Narváez.

El presidente venezolano Nicolás Maduro también negó la posibilidad de que el ex empleado de la NSA salga de Rusia en el vuelo de su delegación oficial. Aseguró Maduro ante la indagación de la prensa rusa, que Snowden no ha solicitado por ahora asilo político a Venezuela, y que solo “llevaremos consigo un sinnúmero de acuerdos que firmaremos con Rusia, en particular, en la esfera del gas”. Comentó que el estadounidense, varado hace poco más de una semana en el aeropuerto moscovita de Sheremetevo, es una persona que dijo la verdad y requiere ser protegido por el derecho internacional humanitario.

También el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil Tovar da Silva Nunes confirmó que Snowden solicitó refugio político y puntualizó que el gobierno brasileño no tiene intención de responder al pedido. De igual forma, Austria y Noruega confirmaron haber recibido solicitud de asilo del ex agente de la seguridad estadounidense y también descartaron analizarla por causas legales.

La ministra austriaca de Interior Johanna Mikl-Leitner explicó que según especificidades de la ley, solo se valoran las solicitudes presentadas dentro de su territorio, por lo que una petición de esa naturaleza debe ser entregada directamente a las autoridades competentes y no a través de misiones diplomáticas en el exterior.

Mikl-Leitner explicó a la prensa que si Snowden arribara al país mediante un salvoconducto no sería arrestado ni deportado, pues no tiene noticias acerca de la existencia de una orden internacional de detención contra él. Mientras, en declaraciones a la emisora noruega NRK, el secretario de estado de Justicia de esa nación Pal Lonseth manifestó que según las leyes no es posible buscar asilo desde el exterior, por lo que la solicitud del exagente será rechazada, pues se formuló desde Rusia.

Según informaciones difundidas en la prensa europea, el norteamericano también pidió asilo en otros países del continente como Suecia, Finlandia y Francia.

Hasta el 24 de junio más de 100 mil personas solicitaron al presidente Barack Obama que perdone a Edward Snowden. La petición, colocada en el sitio en Internet de la Casa Blanca por seguidores del perseguido, califica a éste de héroe nacional. De acuerdo con lo establecido, el Ejecutivo debe responder de inmediato a cualquier pedido de ese tipo colocado en el sitio de la mansión ejecutiva que alcance la cifra de 100 mil firmas de adhesión en un período de 30 días.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses emitieron el pasado fin de semana una orden de arresto contra Snowden, a quien acusaron de robo, publicación sin permiso de información de defensa e inteligencia nacional y entrega de esta a personas no autorizadas, entre otros cargos.

El 28 de junio un grupo de intelectuales estadounidenses pidió a Ecuador asilo para Snowden, pues temen represalias políticas de Washington contra el ex analista de inteligencia. Además del cineasta Oliver Stone y el ingüista, filósofo y activista Noam Chomsky, firman la misiva los actores Danny Glover y Shia LaBeouf, académicos y antiguos funcionarios del gobierno, como el ejecutivo de la Agencia de Seguridad Nacional Thomas Drake.

En misiva dirigida al presidente Correa, los intelectuales expresaron sus dudas sobre un supuesto juicio rápido a Snowden si este caía bajo la custodia del gobierno estadounidense. Preocupa en particular que Snowden, actualmente varado en el aeropuerto ruso Sheremetievo, sufra el mismo castigo que el soldado Bradley Manning, quien estuvo detenido tres años en espera de juicio por revelar pruebas de crímenes de guerra de Estados Unidos. “El caso del soldado Manning también muestra que el derecho constitucional de Snowden a un juicio muy rápido, no puede asegurarse”, agrega el documento, difundido en Internet.

La carta destaca que Snowden expuso las extralimitaciones graves de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos para recopilar una cantidad abrumadora e invasiva de información personal. Tales revelaciones también pusieron de manifiesto que la vigilancia constante de dicha agencia permitió interceptar llamadas telefónicas, correos electrónicos y otras comunicaciones íntimas.

Las celebridades condenaron que la administración del presidente Obama centre su ira en Snowden, a quien calificaron de “valiente denunciante” por informar al público estadounidense sobre las violaciones constitucionales de que eran víctimas. “En lugar de perseguir las reformas que protejan los derechos de las personas en Estados Unidos y alrededor del mundo, el Gobierno de Obama de nuevo busca silenciar a los que han llevado a estos abusos a la luz”, denuncia el texto.