El Presidente Evo Morales promulgó la Ley 354 que aprueba un crédito de 50 millones de dólares del Banco Mundial (BM) para financiar el Programa de Alianzas Rurales II (PAR II), en virtud al “éxito” alcanzado por el PAR I que benefició a 29.300 hogares en el período 2007-2012.

El PAR es un programa de fomento de nuevos proyectos productivos rurales ejecutado por una unidad descentralizada dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), cuyo propósito es incrementar los ingresos de productores rurales pobres en un 50%.

La ministra de Planificación Viviana Caro destacó que el BM amplió el financiamiento para el PAR II en virtud al “éxito” de la primera versión del programa con una inversión de 28,4 millones de dólares que permitió mejorar el acceso a los mercados de los productores pobres de regiones rurales seleccionadas de Bolivia a través de un modelo de alianzas productivas.

El PAR I apoyó 779 alianzas productivas entre pequeños productores y compradores internos y externos entre 2007 y noviembre de 2012 en Bolivia, mejorando el acceso de sus productos al mercado interno a través de un modelo de alianza productivo-rural. Destinado a diversos sectores, desde el cultivo de frutas y hortalizas hasta la producción de leche, miel y artesanías, el PAR I tuvo un impacto directo en la economía de más de 29.300 hogares bolivianos en 110 municipios del país.

En agosto de 2012, el vicepresidente del BM para América Latina y el Caribe Hasan Tuluy destacó los avances registrados en Bolivia en el área de inclusión social, a partir de la implementación de la Estrategia de Alianza con el País 2012-2015, y dijo que Bolivia cuenta con la mayor cantidad de alianzas productivas rurales en Latinoamérica.

De las 2.300 alianzas rurales que el BM respalda en Latinoamérica, 800 se encuentran en Bolivia.“Son 800 alianzas productivas y 30 mil familias beneficiadas desde 2007, ese es el resultado notable del Proyecto de Alianzas Rurales”, resaltó Tuluy.

El Vicepresidente del BM citó como ejemplos a la asociación de productores de quinua de Salinas que exportan el grano a Estados Unidos y Europa; a la organización de productores de café orgánico que ya vende a mercados de Asia y Europa; y a los lecheros de Punata, en Cochabamba, que hace cinco años producían 1.200 litros de leche por día con un ingreso económico diario de 2.600 bolivianos y en la actualidad producen dos mil litros de leche con ingresos de 6.300 bolivianos diarios.

En los últimos ocho años unas 3.800 familias campesinas bolivianas han recibido inversión y asesoramiento para producir y comercializar la quinua. A través del PAR I, el BM ha apoyado y financiado más de 98 alianzas entre pequeños productores y compradores internos y externos del nutritivo cereal.

“Para el gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, el PAR es un proyecto exitoso” que ha generado crecimiento en la economía local, regional y nacional. “Su impacto en la economía familiar de los pequeños productores agrícolas fue notorio al incrementar en más de dos mil dólares su ingreso anual”, dijo la Ministra de Desarrollo Rural y Tierras Nemesia Achacollo.

Además de aumentar los ingresos de los productores, PAR I ha contribuido a mejorar sus sistemas de producción e incrementado sus rendimientos en un 14%. Las alianzas creadas con agentes de mercado, que comercializan la quinua dentro y especialmente fuera de Bolivia, han ayudado a aumentar las ventas del cereal en un 38%.

La ampliación del Programa PAR II, cuya inversión será de 50 millones de dólares, beneficiará a 21 mil familias rurales pobres a través de 615 organizaciones de productores en los departamentos de Beni, Chuquisaca, La Paz, Potosí, Santa Cruz, Tarija y Cochabamba, llegando a cubrir un total de 120 municipios. La segunda fase del PAR está orientada a ampliar la frontera agrícola con el trabajo de los pequeños productores, quienes recibirán capacitación para emprender sus proyectos productivos.

El PAR II trabajará para que los pequeños productores organizados con el mercado se articulen en una “alianza rural” que se define como un acuerdo económico entre un grupo de pequeños productores rurales y otros actores económicos, donde todos ponen, arriesgan y ganan, asegurando continuidad del acuerdo en el mediano y largo plazo.

El director del PAR Johnny Delgadillo informó que la segunda parte del proyecto arrancará en junio y se calcula que beneficiará a 20 mil familias productoras en los nueve departamentos del país. El programa alcanzaría a 615 organizaciones de productores y se mejorará las relaciones con el Banco de Desarrollo Productivo (BDP) para que las asociaciones beneficiadas anteriormente y que hayan generado recursos puedan acceder nuevamente a otros créditos.

El Banco Mundial tiene una cartera de 13 proyectos de inversión en Bolivia por un total de 450 millones de dólares. Esta alianza entre el país y el Banco se basa en cuatro pilares: Desarrollo Productivo Sostenible, Cambio Climático y Gestión del Riesgo de Desastres, Desarrollo Humano y Acceso a los servicios básicos y apoyo a la eficiencia del sector público.