El presidente de Venezuela Hugo Chávez, líder indiscutible de la Revolución Bolivariana, acumuló en su andar un camino que lo llevó desde Sabaneta, en estado Barinas, a la historia por el profundo cambio que impulsó en el país y Sudamerica toda. Nacido el 28 de Julio de 1954 en esa localidad de los llanos de Barinas y fallecido este martes en Caracas, fue el segundo de los seis hijos de Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, ambos maestros de educación primaria.

Hugo Rafael Chávez Frías nació el 28 de julio de 1954 en Sabaneta de Barinas, en los llanos de Venezuela. Era el hijo de un matrimonio de maestros de educación primaria -Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías-, y el segundo de seis hermanos. Su abuela india, Rosa Inés Chávez, cuidó de los dos hermanos mayores, y fue ella quien enseñó a leer y a escribir al pequeño Hugo, mientras el niño ayudaba a la economía familiar vendiendo dulces de lechosa (fruta bomba), conocidos como “arañas”. Por eso se le conocía como el “arañero” de Sabaneta, nombre que da título al último libro publicado con anécdotas del Presidente.

En 1960 comenzó sus estudios primarios en el grupo escolar Julián Pino. Contaron las amigas de la abuela Rosa Inés que en su primer día de escuela a Hugo no le permitieron entrar, porque no tenía zapatos: “Llevaba unas alpargatitas viejas, las únicas que tenía. La abuela lloraba porque no le alcanzaba el dinero para comprarle zapatos”, contó la tía de Chávez, Joaquina Frías, a los autores del libro Chávez Nuestro.

Estudió la secundaria básica en el Liceo Daniel Florencio O’Leary, del Estado de Barinas, y el 8 de agosto de 1971 ingresó en la Academia Militar de Venezuela, donde desarrolló su pasión por la historia de su país. En 1974 viajó a Perú para participar en las conmemoraciones por el 180 aniversario de la Batalla de Ayacucho y conoce al Presidente Juan Velasco Alvarado.

En julio de 1975 se graduó con el grado de subteniente de Artillería, especializado en Ciencias y Artes Militares, en la rama de Ingeniería, mención terrestre. Se destacó por obtener las más altas calificaciones en los diversos cursos que realizó en el seno de las Fuerzas Armadas.

Inicios en la política

Seguidor del pensamiento y la obra del Libertador Simón Bolívar, Chávez realizó también estudios de postgrado en Ciencias Políticas, que estructuraron y sistematizaron sus tempranas inquietudes políticas y sociales. Fueron precisamente esas inquietudes el origen de la fundación en 1982, junto con otros oficiales del cuerpo castrense, del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200), en el entorno de una deteriorada situación sociopolítica en el país, que condujo, en 1989, a la explosión popular conocida como El Caracazo.

La Venezuela de los años 80 y 90 del pasado siglo se caracterizó por el agotamiento del modelo neoliberal instruido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y entronizado por gobernantes venales y corruptos, que llenó el país de millones de pobres a pesar de las inmensas riquezas generadas por la explotación petrolera.

Es en ese escenario en el que lidera, el 4 de febrero de 1992, una rebelión cívico-militar contra el presidente de turno, Carlos Andrés Pérez, que terminó en un fracaso, pero con el “por ahora” pronunciado por Chávez al asumir públicamente la responsabilidad por esa acción, se convirtió en el punto de partida de un proceso político que cambiaría al país.

El joven oficial Hugo Chávez fundó en 1982 el MBR200, en alusión a los doscientos años del natalicio de Simón Bolívar, que se cumpliría un año más tarde. El 17 de diciembre de ese año, aniversario de la muerte de Simón Bolívar, bajo el Samán de Güere -que según la tradición, era el mítico árbol bajo cuya fronda acampó Simón Bolívar- juró reformar el Ejército e iniciar una lucha para construir una nueva República.

En 1989 observó con indignación cómo miles de manifestantes fueron masacrados por fuerzas del Ejército en el Caracazo. Al encomendársele la Comandancia de la Brigada de Paracaidistas “Coronel Antonio Nicolás Briceño”, con base en Maracay, en 1991, escribió en secreto el Proyecto de gobierno de transición y el Anteproyecto Nacional “Simón Bolívar”, programa que definiría su liderazgo entre los oficiales bolivarianos.

A fines de ese año, los conjurados fijan fecha a la sublevación. A las 11:00 de la mañana del 4 de febrero de 1992 comenzó la rebelión con comandos operando simultáneamente en Maracaibo, Caracas, Valencia y Maracay. En uniforme de camuflaje y con boina roja, ese día aparece ante las cámaras para confirmar que “por ahora” no se habían logrado los objetivos del movimiento, por lo que asumía toda la responsabilidad y pedía a sus compañeros que retornasen a los cuarteles.

La acción militar fue acogida con júbilo por una parte considerable de la población, de manera que desde entonces la popularidad del Teniente Coronel de paracaidistas no hizo más que aumentar, al tiempo que el Presidente Carlos Andrés Pérez se hundía en el descrédito. En la prisión de Yare escribió su célebre manifiesto “Cómo salir del laberinto”. Chávez estuvo dos años en prisión, de donde salió fortalecido ideológica y políticamente, y entonces fundó el Movimiento V República.

Chávez fue liberado el 27 de marzo de 1994, tras el sobreseimiento de su causa. Tras su liberación, comenzó un peregrinar social y político por todo el país, además de sumar a sus filas a estudiantes, profesionales, pequeños y medianos empresarios, campesinos, cultores, pescadores, mineros, indígenas, obreros, mujeres, jóvenes, militares, dirigentes locales y a la casi totalidad de la dirigencia de la izquierda venezolana. Todo ello bajo las banderas del rescate del pensamiento bolivariano y de la convocatoria a una Asamblea Constituyente para refundar el Estado, recuperar la soberanía popular y nacional, así como transformar la estructura de exclusión social de las grandes mayorías.

El 14 de diciembre de 1994, el Comandante en Jefe Fidel Castro lo recibió en la capital cubana con honores de Jefe de Estado. Durante la visita, el líder venezolano ofreció una conferencia magistral en el Aula Magna de la Universidad de La Habana. Entre 1995 y 1997 recorrió Venezuela, explicando su proyecto político, que se basó, principalmente, en la necesidad de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente que “refunde la República”.

El 19 de abril de 1997 inscribe su Movimiento V República (MVR) en el registro electoral. A mediados de 1998, Hugo Chávez ya era el primero en todas las encuestas y de esa forma intervino en las elecciones presidenciales del 6 de diciembre de 1998, apoyado por los partidos Comunista (PCV), Patria Para Todos (PPT) y otros que mantenían entonces posiciones de izquierda.

El 6 de diciembre de ese año es electo Presidente de Venezuela con el 56,5% de los votos válidos y se convirtió en el 47 presidente de Venezuela, apoyado por el voto popular con el entonces segundo más alto porcentaje alcanzado por un candidato presidencial en cuatro décadas. Tras la toma de posesión, el 2 de febrero de 1999, los acontecimientos se sucedieron con inusitada rapidez.

Asumió el poder el 2 de febrero, y dos meses después convocó el Referéndum constituyente que fue aprobado por más del 81% de la votación. El 23 de mayo inició su programa televisivo “Aló Presidente”. “Permítanme siempre estas confidencias muy del alma, porque yo hablo con el pueblo, aunque no lo estoy viendo; yo sé que ustedes están ahí, sentados por allí, por allá, oyendo a Hugo, a Hugo el amigo”. Así dijo Chávez en una de las primeras ediciones de su programa, que entonces transmitía Radio Nacional de Venezuela, y que posteriormente se difundió conjuntamente por televisión. (1)

El 15 de diciembre de 1999, el gobierno del presidente Chávez impulsó un segundo Referéndum Constitucional que fue aprobado con más del 71% de la votación popular, que resultó en la ratificación de la Constitución de Venezuela de 1999. El 30 de julio de 2000, ya con una nueva Constitución, se realizaron las elecciones generales para relegitimar todos los poderes. En virtud de lo establecido por la nueva Constitución Bolivariana, fueron convocadas elecciones generales, a fin de ratificar a todos los cargos de elección popular, incluyendo la Presidencia, y en esa cita Chávez fue ratificado al obtener el 59,76% de los sufragios.

En agosto visita varios países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con el fin de darle un papel más activo a la organización, en ese momento presidida por Venezuela. A finales de octubre de 2000 recibió en Caracas al Presidente cubano Fidel Castro, en visita oficial, donde ambos mandatarios firmaron un Acuerdo de Cooperación Integral.

El Congreso aprobó un Decreto Habilitante que le da poderes especiales al Presidente para aprobar un conjunto de leyes, incluyendo la Ley de Tierras, que impulsaba una Reforma agraria, una nueva Ley de Hidrocarburos y la Ley de Pesca. Si bien son aprobadas unas 49 leyes, la oposición dirigida principalmente por la patronal más importante del país Fedecámaras y la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), boicotean las leyes.

Golpe de Estado

La batalla política era intensa, pues las medidas ejecutadas por el gobierno para afianzar la soberanía y consolidar la independencia, entre ellas la Ley de Hidrocarburos de 2001, dirigida a recuperar los recursos derivados del petróleo, soliviantaron en su contra a los sectores más acomodados del país, que contaron entonces -y ahora- con el respaldo de Estados Unidos.

El 9 de abril la CTV y Fedecámaras anunciaron el paro general de 24 horas para apoyar a los gerentes de PDVSA. La oposición convocó el 11 de abril a una marcha que originalmente iba destinada y autorizada hasta la sede de PDVSA ubicada en Chuao, pero la manifestación fue desviada hacia al Palacio de Miraflores y francotiradores vestidos de paisanos tirotearon a los manifestantes. La mayoría de las víctimas eran partidarios chavistas. El Golpe de Estado se había desatado.

En horas de la madrugada del 12 de abril, Chávez fue secuestrado y transportado inicialmente a la base militar ubicada en Fuerte Tiuna, Caracas. Unas horas después, ese mismo día, se autojuramentó Pedro Carmona, presidente de Fedecámaras, como presidente interino. Acto seguido emitió un decreto que derogó las leyes habilitantes, disolvió el Parlamento, el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo y se dio a sí mismo poderes por encima de la Constitución.

El sábado 13 de abril, desde horas de la mañana, muchos seguidores del Presidente Chávez comenzaron a manifestarse en Caracas. Los golpistas trasladaron al mandatario a una base naval en Turiamo, donde escribe una nota dirigida a los venezolanos expresando: “No he renunciado al poder legítimo que el pueblo me dio”. De aquí, Chávez es enviado a la Isla La Orchila con la intención de sacarlo del país, pero el pueblo tomó el Palacio de Miraflores y en la madrugada del 14 de abril el Presidente retorna a Miraflores y se dirigió al pueblo, en un discurso memorable en el cual llama a la calma.

El 2 de diciembre de 2002 Fedecámaras y el grupo “Gente del Petróleo” (conformado por miembros de PDVSA), con el apoyo de diversos partidos políticos tradicionales, aglutinados en lo que llamaron Coordinadora Democrática, iniciaron un paro petrolero que se prorrogó hasta convertirse en una huelga indefinida. A mediados de enero de 2003, con Chávez al frente, el gobierno logró recuperar el control total de PDVSA. A partir de ese momento, toda la lucha política de la oposición se centró en la realización de un Referéndum para revocar al Presidente.

El efímero golpe de Estado de abril de 2002 y el paro petrolero de finales de 2003 y principios de 2004, fueron los intentos más graves de la oligarquía venezolana, asociada a intereses foráneos, de tratar de librarse de Chávez y de recuperar el control del país, frustrados por la resistencia popular y de la mayor parte de los militares. Al mismo tiempo, comenzaron a ejecutarse las misiones sociales, entre ellas, Barrio Adentro, para la atención médica gratuita de la población de menos recursos, y Mercal, surgida tras las carencias provocadas por el paro petrolero y dirigido a proveer alimentos a bajos precios a los venezolanos.

El 3 de junio de 2004, el Consejo Nacional Electoral anunció que el mínimo de firmas necesarias se había recolectado y quedaba activado el Referéndum, que se realizó el 15 de agosto. El NO obtuvo una victoria aplastante, y no solo el Presidente se mantuvo en el poder, sino que las elecciones regionales que siguieron los votos favorecieron a gobernadores y alcaldes bolivarianos.

El 14 de diciembre de 2004 se funda la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Tratado de Comercio de los Pueblos) o ALBA-TCP, por el acuerdo de Venezuela y Cuba, con la implicación personal de los presidentes de ambos países, que otorga prioridad a la relación entre las naciones adscritas al proyecto, en pie de igualdad y basándose en el diálogo subregional, abriendo campos de alianzas estratégicas entre los países latinoamericanos.

A partir de este año se concatenan en Venezuela numerosas batallas en las urnas, que consolidan el liderazgo del Presidente y su vocación democrática.Tras superar el referendo revocatorio promovido por la oposición en 2004 y ser reelegido en los comicios presidenciales del 3 de diciembre de 2006, Chávez emprendió el período de gobierno 2007-2012 con un creciente apoyo de la mayor parte de la población, que lo ve como el líder que les sacó de la sempiterna exclusión y les cambió la vida.

En las elecciones presidenciales de Venezuela para el período 2013-2019, que se llevaron a cabo el 7 de octubre de 2012, el presidente bolivariano fue reelecto para un tercer mandato consecutivo con 55.08% total de los votos válidos, al acumular ocho millones 191.132 votos, en un proceso donde la participación llegó al 80,4%.

Distinciones y condecoraciones

El Presidente Hugo Chávez Frías recibió múltiples condecoraciones por parte de organizaciones, de altos mandos y de prestigiosas universidades a lo largo de su trayectoria como primer mandatario de la República Bolivariana de Venezuela. Se destacan, entre otras, la Condecoración Estrella de Carabobo, la Cruz de las Fuerzas Terrestres, la Orden Militar Francisco de Miranda, la Orden Militar Rafael Urdaneta y la Orden Militar Libertador.

Recibió en el 2004 la Orden de Carlos Manuel de Céspedes, de la República de Cuba. En 2005 fue ganador del Premio Internacional José Martí de la UNESCO por su constante actuación a favor de la integración de los países de Latinoamérica y del Caribe, así como por su labor por preservar la identidad, las tradiciones culturales y los valores históricos de los países de la zona. El premio se lo entregó el líder cubano Fidel Castro.

Chávez y el lenguaje

El fallecido presidente Hugo Chávez será recordado además de por el legado inmenso que deja a sus seguidores y al mundo, por sus palabras, frases y discursos. El 4 de febrero de 1992, en ocasión de la fallida toma del poder, se dirigió a sus colegas y dijo: “Compañeros: Lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital”. El “Por ahora”, quedó para la historia y en los corazones de un pueblo con ansias de una transformación profunda en el país.

En un trabajo difundido en el portal digital La IguanaTV, son recogidas algunas de sus palabras, entre las que incluyen las pronunciadas por el líder venezolano durante su asunción a la presidencia en 1998. “Juro delante de mi pueblo que, sobre esta moribunda constitución, haré cumplir, impulsaré las transformaciones democráticas necesarias para que la República nueva tenga una carta magna adecuada a los nuevos tiempos”, señaló en aquel momento sin importarle el protocolo del momento.

Asimismo, en ocasión del golpe de Estado en el 2002, tuvo una frase que fue central para la comprensión de la población de la realidad cuando se lo llevaban detenido: “pero si no nos hemos ido”. Con esas palabras, el pueblo salió a las calles comprendiendo que el Comandante no se rendía, no entregaba el poder, precisa el artículo.

La Asamblea de las Naciones Unidas en 2006 fue depositaria de unas palabras memorables que dijo desde el podio donde habló el expresidente norteamericano George W. Bush. “Ayer estuvo el diablo aquí, en este mismo lugar. Huele a azufre todavía esta tribuna donde me ha tocado hablar. Ayer, señoras, señores, desde esta misma tribuna, el señor presidente de los Estados Unidos, a quien yo llamo el diablo, vino aquí hablando como dueño del mundo, como dueño del mundo”.

Se recuerda, además, su contesta al Rey Juan Carlos: “Señor rey, yo le digo lo siguiente, tenemos 500 años aquí y nunca nos callaremos, mucho menos a la voz de un monarca”.

También en el año 2008, al referirse al gobierno de los Estados Unidos, dijo: “Váyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno, aquí hay un pueblo digno, yanquis de mierda, váyanse al carajo 100 veces, aquí estamos los hijos de Bolívar, de Guaicapuro y de Tupac Amarú”.

Finalmente, el trabajo periodístico refleja su última alocución a su pueblo el pasado 8 de diciembre del 2012: “Los adversarios, los enemigos del país no descasan ni descansarán en la intriga, en trata de dividir, y sobre todo aprovechando circunstancias como éstas, pues. Entonces, cuál es nuestra respuesta Unidad, unidad y más unidad. Ésa debe ser nuestra divisa Mi amada Fuerza Aérea, mi amada Guardia Nacional, mi amada Milicia. La unidad, la unidad, la unidad”.

El último mensaje de Chávez

Los venezolanos recuerdan hoy el último mensaje del presidente Hugo Chávez, emitido el 8 de diciembre del 2012 desde el Palacio de Miraflores, poco antes de viajar a Cuba para someterse a una intervención quirúrgica:

Buenas noches a todos y a todas. Bueno yo me veo obligado por las circunstancias, ustedes saben mis queridas amigas, mis queridos amigos venezolanas y venezolanos todos, que no es mi estilo un sábado por la noche y menos a esta hora, nueve y media de la noche…, pero obligado por las circunstancias me dirijo a ustedes Pueblo Venezolano, nación venezolana, amigas y amigos todos, compatriotas todos y más allá a los amigos y amigas de otras latitudes.

…hemos estado enfrentando el problema de la salud con mucha mística, con mucha fe, con mucha esperanza, con mucha dedicación en lo individual, lo familiar, en lo colectivo como una gran familia. Hemos enfrentado además manipulaciones, hemos enfrentado ¿cómo se llama? ¿sí? ¡Miseria! Bueno, las miserias, pero por encima de todo con la frente en alto, con la dignidad incólume. Como pueblo, como nación y yo como individuo, como uno más, uno más de esta gran corriente bolivariana que aquí se desató.

Comenzando el año tuvimos una recaída que fue enfrentada con éxito, sin duda que con gran éxito por cuanto terminábamos el tratamiento de la radioterapia en mayo y unos días después, apenas estábamos inscribiendo la candidatura a la Presidencia de la República. Como recordamos, yo fui uno que insistí en hacerme todos los chequeos médicos antes de inscribir la candidatura, aquí en Venezuela, en Cuba, y bueno todos los resultados fueron favorables, si hubiese surgido algún resultado negativo en esos exámenes, tengan ustedes la seguridad que yo no hubiese inscrito y asumido la candidatura presidencial…

Comenzó la campaña electoral, una recuperación exitosa, todos aquellos meses de junio; el mes de julio, todos los eventos militares que hicimos, luego la campaña, las giras por el país; luego enfrentamos las inundaciones de Cumanacoa, luego la tragedia de Amuay, terminando agosto; septiembre, el remate de la campaña electoral, las giras, la última avalancha de Sabaneta a Miraflores, el diluvio que nos cayó aquí en las siete avenidas, la avenida Bolívar y siete más, o seis más que se desbordaron de Patria, el Plan de la Patria, las discusiones.

Digo esto porque por ahí han surgido versiones de que no, de que todo fue un engaño. No, no, no. Enfrenté esa campaña, bueno, con todo mi fervor, como siempre, y acompañado por ese pueblo, fervoroso también, y haciendo pues un esfuerzo, como siempre lo hemos venido haciendo. Inmediatamente al terminar, o al coronar la victoria del 7 de octubre, la gran victoria del 7 de octubre, a los pocos días me repetí los exámenes, aquí, allá en La Habana, y todo salió bien. Sin embargo alguna inflamación, algunos dolores, seguramente producto del esfuerzo de la campaña y del mismo tratamiento de la radioterapia, en una zona que es muy sensible, entonces le empezamos a prestar mucha atención a ello. Yo reduje mis apariciones públicas para enfrentar la problemática, con los médicos, el tratamiento, y bajar los niveles de inflamación y de molestias.

En todo este proceso surgió la recomendación médica de someterme a tratamiento hiperbárico, la cámara hiperbárica. Motivado por esta recomendación para acelerar la recuperación, solicité a la Asamblea Nacional, fue el 27 de noviembre, recuerdo, en carta que está allí, solicité la autorización para ausentarme del país, a la hermana República de Cuba, donde se me ha venido siguiendo pues todo este proceso, para seguir el tratamiento hiperbárico. Salimos el 27 y el 28 comenzamos en la cámara hiperbárica. Fueron varios días de tratamiento, de seguimiento, sin embargo por algunos otros síntomas decidimos, con el equipo médico, adelantar exámenes, adelantar una revisión, una nueva revisión exhaustiva, y bueno lamentablemente, así lo digo al país, en esa revisión exhaustiva surge la presencia, en la misma área afectada, de algunas células malignas nuevamente.

Eso nos ha obligado a revisar el diagnóstico, la evolución del tratamiento, a consultar expertos, y se ha decidido que es necesario; es absolutamente necesario, es absolutamente imprescindible someterme a una nueva intervención quirúrgica. Y eso debe ocurrir en los próximos días. Incluso les digo que los médicos recomendaban que fuese ayer, ayer; a más tardar ayer, o este fin de semana. Yo dije: No. No, en verdad yo solicité permiso para el tratamiento hiperbárico, se presenta esto y yo quiero ir allá, yo necesito ir a Venezuela… Y vine a esto, ¿ves?, llegamos ayer de madrugada…

Yo decidí venir haciendo un esfuerzo adicional en verdad, porque bueno los dolores son de alguna importancia. Pero, bueno, con el tratamiento, calmantes, estamos en una fase preoperatoria, preparando todo. Yo necesito, debo retornar a La Habana mañana, así que aquí tengo la carta de solicitud a la Asamblea Nacional, al presidente aquí presente, el compañero Diosdado Cabello, voy aprovechar para firmarla de una vez, para que por favor la soberana Asamblea Nacional me autorice a ausentarme ahora -aquí está explicado. con el objetivo de la nueva intervención quirúrgica.

Denme un minuto, por favor, unos segundos. Correcto. Ya está firmado. Hago entrega de la solicitud, señor Presidente, para ir a enfrentar esta nueva batalla. Con el favor de Dios, como en las ocasiones anteriores, saldremos victoriosos, saldremos adelante. Tengo plena fe en ello, y bueno como hace tiempo estoy aferrado a Cristo… Uno siempre ha vivido de milagro en milagro, siempre he dicho yo…

Ahora, en todo caso, a pesar de que todo se planifica bien, los detalles de esta nueva batalla, en todos procesos hay riesgos, quién puede negarlo, en toda operación, y de este tipo ¿no?, y contra este mal implica un riesgo; eso es innegable. Y tenemos nosotros la dicha, ya lo dije hace rato, y ayer en la madrugada, creo que fue el almirante Molero que me lo decía ahí en Maiquetía, tenemos Patria hoy, tenemos Patria.

Venezuela ya hoy no es la misma de hace veinte años, de hace cuarenta años. No, no, no. Tenemos un pueblo, tenemos una Fuerza Armada, la unidad nacional. Si en algo debo insistir en este nuevo escenario, en esta nueva batalla, en este nuevo trance es en fortalecer la unidad nacional, la unidad de todas las fuerzas populares, la unidad de todas las fuerzas revolucionarias, la unidad de toda la Fuerza Armada, mis queridos soldados, camaradas, compañeros; la unidad del Ejército, mi Ejército, mi amado Ejército.

… Al respecto, como está previsto en la Constitución, allí está todo previsto, una vez que se me autorice salir del país, pues es el vicepresidente, el compañero Nicolás Maduro, un hombre revolucionario a carta cabal, un hombre de una gran experiencia, a pesar de su juventud; de una gran dedicación al trabajo, una gran capacidad para el trabajo, para la conducción de grupos, para manejar las situaciones más difíciles. Lo he visto, lo hemos visto… Y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por ustedes, por la gran mayoría de ustedes, si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que “en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales” ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón.

En el marco de este mensaje, que por supuesto jamás hubiese querido transmitirles a ustedes, porque me da mucho dolor en verdad que esta situación cause dolor, cause angustia a millones de ustedes, pues, que hemos venido conformando una sólida… un solo ente, porque como decíamos y decimos, ya en verdad Chávez no es este ser humano solamente, Chávez es un gran colectivo, como decía el eslogan de la campaña: ¡Chávez, corazón del pueblo! Y el pueblo está aquí en el corazón de Chávez…

Problemas de salud

El 9 de mayo de 2011, el Presidente suspendió una gira por Brasil, Ecuador y Cuba debido a una inflamación en la rodilla que le obligó a mantener reposo absoluto. Viajó a La Habana en junio de 2011, donde requirió de una intervención quirúrgica de urgencia. El 21 de febrero del 2012, anunció que, de hacerse exámenes en La Habana, sería nuevamente intervenido, luego de haberse detectado una lesión en la misma zona donde le fue detectado el tumor cancerígeno que le había afectado el año anterior. El 11 de diciembre de 2012 fue operado en La Habana y comenzó para él un delicado proceso postoperatorio. El 18 de febrero de 2013, el Presidente regresó a Caracas.

El 4 de marzo, el ministro de Comunicación e Información Ernesto Villegas dio a conocer un comunicado sobre la salud del mandatario por instrucciones del vicepresidente Maduro. A continuación, el texto íntegro del comunicado:

El Gobierno Bolivariano informa al pueblo de Venezuela y demás pueblos hermanos sobre la evolución de la salud Presidente Hugo Chávez. El Comandante Presidente cumple hoy dos semanas de haber regresado por su propia decisión a la patria venezolana, tras la intervención quirúrgica practicada en La Habana, Cuba, el pasado 11 de diciembre. Al día de hoy existe un empeoramiento de la función respiratoria relacionado con el estado de inmunodepresión propio de su situación clínica. Actualmente presenta una nueva y severa infección.

Al presidente se le ha venido aplicando quimioterapia de fuerte impacto, entre otros tratamientos complementarios con los ajustes derivados de la evolución de su cuadro clínico. El estado general continúa siendo muy delicado. El Comandante Presidente se mantiene aferrado a Cristo y a la vida, consciente de las dificultades que está afrontando y cumpliendo estrictamente con el programa diseñado por el equipo médico de trabajo.

El Gobierno Bolivariano continúa acompañando a los hijos y demás familiares del Comandante Presidente en esta batalla plena de amor y espiritualidad y llama a todo nuestro pueblo a mantenerse en pie de lucha, incólume ante la guerra psicológica desplegada por laboratorios extranjeros con altavoces en la derecha corrupta venezolana, que busca generar escenarios de violencia como pretexto para una intervención extranjera en la patria de Bolívar.

Asimismo, el Gobierno Bolivariano repudia la actitud farisea de aquellos enemigos históricos de Hugo Chávez, que siempre le han prodigado odio, insultos y desprecios, y ahora tratan de utilizar su situación de salud como excusa para desestabilizar a la República Bolivariana de Venezuela. Por fortuna, con el Comandante Chávez este pueblo despertó y esos factores de la derecha corrupta nunca más volverán. En esta hora, unidad y disciplina son las bases para garantizar la estabilidad política de la Patria.

En la tarde del martes 5 de marzo de 2013, el Vicepresidente de Venezuela Nicolás Maduro anunció el fallecimiento del líder bolivariano a las 4:25 p.m. (hora local) en el Hospital Militar Doctor Carlos Arvelo. Estas fueron las palabras del vicepresidente Ejecutivo Maduro confirmando la muerte del líder venezolano:

Queridos compatriotas que nos escuchan y nos ven en todo el territorio de la Patria y nuestros hermanos del mundo: Hoy, 5 de marzo, luego de haber acudido a la reunión del Consejo de Ministros y de la Dirección Político Militar de la Revolución, nos dirigimos aquí a las instalaciones del Hospital Militar de Caracas para seguir la secuencia de la salud de nuestro Comandante Presidente, y en el momento en que nos encontrábamos recibiendo el parte, acompañando a sus hijas, a sus hermanos, a sus familiares, recibimos la información más dura y trágica que podamos trasmitir a nuestro pueblo.

A las 4:25 de la tarde del 5 de marzo ha fallecido el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, luego de batallar duramente con una enfermedad, durante casi dos años, con el amor del pueblo, con las bendiciones de los pueblos y con la lealtad más absoluta de sus compañeros y compañeras de lucha y con el amor de todos sus familiares. A su madre y a su padre, doña Elena y Hugo de los Reyes; a sus hermanos, a sus hijas, a sus nietos y a todo nuestro pueblo, les trasmitimos nuestro dolor y nuestra solidaridad.

Se ha previsto un despliegue especial de toda la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de la Policía Nacional Bolivariana, quienes en este mismo momento se encuentran desplegándose para acompañar y proteger a nuestro pueblo y garantizar junto a nuestro pueblo la paz. La paz, queridos compatriotas, el respeto y la paz tienen que ir de la mano. En este dolor inmenso de esta tragedia histórica que hoy toca a nuestra Patria, nosotros llamamos a todos los compatriotas, hombres y mujeres de todas las edades, a hacerlos vigilantes de la paz, del respeto, del amor, de la tranquilidad de esta Patria.

Y nosotros, sus compañeros, civiles y militares, asumimos, Comandante Hugo Chávez, su herencia, sus retos, su proyecto. Junto el acompañamiento y el apoyo de todo el pueblo, tus banderas serán levantadas con honor y con dignidad. Comandante, donde esté usted, gracias, mil veces gracias por parte de este pueblo que usted protegió, que usted amó y que nunca le falló a usted.

A nuestro pueblo le pedimos canalizar nuestro dolor en paz, con tranquilidad. A todas las organizaciones sociales, políticas de la Patria, a todos, con respeto, en un momento de profundo dolor, solo cabe la comprensión, el respeto más profundo a los ideales más grandes de paz, de Patria y de democracia del Comandante Presidente Hugo Chávez. A todos los pueblos hermanos del mundo, Presidentas, Presidentes que nos han llamado en todas estas horas y minutos de dolor y dificultad, les damos las gracias eternas, porque sabemos que ese mundo nuestro de hoy, allí radica un amor y un reconocimiento muy grande a quien desarrolló en vida los proyectos más hermosos y humanistas que se hayan conocido en décadas de historia de lucha de nuestra región por su independencia y de la humanidad por la paz.

Así que nosotros aquí, a nombre de la familia del Comandante Hugo Chávez, del Gobierno Bolivariano, de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de toda Venezuela entera, le decimos a nuestro pueblo: Vamos a acompañar hasta su última morada a nuestro Comandante Presidente, en paz, abrazándonos como una familia, juntos como una familia, niños y niñas de la Patria, jóvenes, trabajadores, todos, mujeres, hombres, juntos como una familia, una sola familia, la familia de esta Patria, que nos deja por herencia, libres e independientes, el Comandante en Jefe y Jefe Supremo, eterno de esta fuerza revolucionaria nuestro Comandante Hugo Chávez.

Queridos compatriotas, mucho coraje, mucha fuerza, mucha entereza; tenemos que crecernos por encima de este dolor y de estas dificultades; tenemos que unirnos más que nunca, la mayor disciplina, la mayor colaboración, la mayor hermandad; vamos a crecernos, vamos a ser dignos herederos e hijos de un hombre gigante como fue y como siempre será en el recuerdo el Comandante Hugo Chávez. Que no haya flaquezas, que no haya violencia, que no haya odio; en nuestro corazón que anide el único sentimiento que tuvo el Comandante Chávez: amor, amor por la vida, por la historia, por la Patria, por el futuro; amor, paz, unidad y disciplina.

Como nos lo dijo aquel 8 de diciembre, en su mensaje a nuestro país, inolvidable mensaje: “Unidad, batalla y victoria”. La victoria de hoy es la unión del pueblo y la paz, pueblo y fuerza armada. Así que habiendo cumplido esta infausta tarea, dolorosa tarea, nosotros le decimos a nuestro pueblo que nos congreguemos acá a las afueras del Hospital Militar, en las plazas “Bolívar” de cada pueblo, de cada municipio, de cada capital; que llevemos nuestros cantos de homenaje y de honor a nuestros héroes; que llevemos el canto de Alí Primera, “los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”, y a partir de este momento es prohibido llorarlo.

Levantemos con el canto de Alí y el espíritu de Hugo Chávez las fuerzas más grandes de esta Patria, para afrontar las dificultades que nos toque afrontar, y cuente nuestro pueblo que tiene a un gobierno de hombres y mujeres comprometidos en protegerlo. Aquellos factores que no apoyaron nunca al Comandante Hugo Chávez, respeten el dolor del pueblo y los llamamos también a la paz, como venezolanos y venezolanas a la paz.

Es momento de pensar en nuestras familias, en nuestro país. A ustedes va dirigido nuestro mensaje. No decimos más, todo lo que teníamos que decir lo dijimos en la tarde de hoy y en los días anteriores. Hoy solo les decimos: respeto, respeto, y a nuestro pueblo también. Vamos a seguir, en las próximas horas informaremos todos los planes para rendir homenaje póstumo a nuestro Comandante Hugo Chávez, dónde va a ser velado sus restos inmortales, para anunciar las programaciones hasta su definitivo descanso. Todos esos detalles que nuestro pueblo querrá saber, en los próximos minutos y horas se lo trasmitiremos.

Así que mucha fortaleza, mucha oración y asumamos estas dificultades en la vida con el amor más grande que sembró en nuestro corazón Hugo Chávez Frías. ¡Honor y Gloria a Hugo Chávez! (Exclamaciones de: ¡Honor y Gloria!”) ¡Que viva Hugo Chávez! (Exclamaciones de: ¡Que viva Chávez!”) ¡Que viva por siempre! (Exclamaciones: ¡Para siempre!)

El 6 de marzo miles de venezolanos se congregaron en las avenidas de Caracas para decirle adiós al presidente Chávez, cuyo fallecimiento la víspera desató el dolor y múltiples manifestaciones de solidaridad y apoyo al mandatario. El cortejo fúnebre con el cuerpo del Jefe de Estado partió a las 10 de la mañana desde el Hospital Militar de Caracas y llegó a la Academia Militar, en Fuerte Tiuna, a las 5:40 de la tarde, tras un recorrido de ocho kilómetros, que en poco más de siete horas, desencadenó a su paso multitud de emociones.

A la salida del Hospital Militar Carlos Arvelo, miles de personas aguardaron pacientemente, envueltos en el calor de los cuerpos ajenos y la voz potente del cantor Alí Primera, para acompañar los restos del presidente Chávez. Después de varias horas, poco antes del mediodía, la Guardia Nacional abrió por fin el paso a la caravana encargada de transportar el féretro, enfundado en la bandera nacional, hasta el Paseo de lo Próceres, donde se coaguló todo el rojo socialista de esta urbe y de media Venezuela. (2)

Los habitantes de las barriadas humildes de Caracas, la gente de los Cerros -que se agolparon sobre el lugar donde murió Chávez- vitorearon a su presidente y muchos juraron dar su apoyo incondicional a Maduro. Porque así lo pidió su “comandante” y porque su “comandante” les enseñó a tener “disciplina revolucionaria”. El pueblo, como tantas veces, se fue a pie detrás de Chávez, mientras en los altavoces sonaba una canción llanera de Barinas.

Los presidentes de Argentina Cristina Fernández, de Bolivia Evo Morales y de Uruguay José Mujica realizaron la primera guardia de honor ante el féretro con el cuerpo del mandatario. La segunda guardia correspondió al Vicepresidente Ejecutivo Nicolás Maduro, el titular de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, así como las presidentas del Tribunal Supremo de Justicia Luisa Estella Morales, y del Consejo Nacional Electoral Tibisay Lucena. (3)

Un pueblo de luto pero comprometido con el proceso bolivariano atavió de flores y recuerdos el féretro del mandatario, pese a los ingentes esfuerzos de las autoridades de poner orden al remolino de emociones de tantos venezolanos identificados con Chávez. Ahora para el Panteón, decían unánimemente las voces del pueblo congregado, ahora para el panteón junto a Bolívar, repetían todos. Simplemente se expresaba el deseo popular de que el líder descansara por siempre en el Panteón Nacional, lugar donde reposan las grandes figuras de la historia venezolana, entre ellas El Libertador, aquel egregio prócer cuya obra continuara Chávez.

Notas:

1. Chávez, campeón de la comunicación con su pueblo, Orlando Oramas Leon, La Habana, Prensa Latina.

2. Los humildes de Caracas despiden a su comandante Hugo Chávez, Jesús Adonis Martínez, Caracas, Prensa Latina.

3. El gobierno venezolano decretó siete días de duelo nacional hasta el 12 de marzo, con medidas adicionales que contemplan restricciones a la venta de bebidas alcohólicas y el porte de armas de fuego. Las autoridades venezolanas esperan la participación de al menos una decena de jefes de estado en las honras fúnebres.