Evo Morales será candidato en las elecciones del 2014. Los precios de los minerales comenzaron a subir desde el 2003 y Bolivia tiene un promedio de crecimiento de casi un 5% año (no desarrollo), equivalente a tres veces su economía desde el 2005.Lo hizo nacionalizando varios sectores (hidrocarburos, telecomunicaciones y electricidad), lo que en ningún momento es atractivo para los inversores internacionales y un aumento de ingresos por hidrocarburos y minería (si bien ha nacionalizado el sector de hidrocarburos, ninguna empresa se fue). Su economía es más prospera y de distribución más abierta. Tiene una sobredependencia de estos sectores que generan un estimado de 70% de sus exportaciones y un 30% de ingresos del Estado.

Desde 1920 Bolivia no participó en el Mercado Internacional del Crédito y lo hizo con USD 500 millones al 4.875% año por diez años, finales del 2012, 80% colocados en los USA y Europa. Está pagando menos que Vietnam, Perú y Chile. Esto se explica por la prudente política fiscal y monetaria. Invertirá los fondos en carreteras. La idea es posicionarla en la comunidad internacional. Al presente, está preparando un nuevo endeudamiento de más USD 500 millones. La oposición se pregunta con qué pagará los USD 24 millones de intereses, más otro tanto de los próximos USD 500 millones.

Sus Reservas Internacionales superaron los USD 14 mil millones y constituyen más de un 50% del Producto Interno Bruto, mientras su deuda pública cayó al 31% del PIB y su presupuesto fiscal tuvo un surplus. El PIB dobló desde el 2005 y su población que vive con menos de USD 1 por día disminuyó del 38% al 24%, incrementando la demanda interna. Ahora Bolivia es un país de ingreso medio, conforme el Banco Mundial.

Mientras los cooperativistas mineros ganaron varias concesiones del gobierno, en ciudades como Oruro y Potosí, los más enriquecidos están buscando inversiones en otras partes de Bolivia, especialmente en vehículos o bienes inmuebles. Lo que refleja, en parte, la incesante actividad de los constructores con un crecimiento del 10% año desde 2007. Se trata de una retórica izquierdista, pero que en los hechos es muy conservadora en la parte fiscal.

Son más de seis años que Evo Morales detiene la más larga presidencia de cualquier conductor de Bolivia y una encuesta llevada a cabo en octubre de 2012 le dio una aprobación del 53% en las áreas urbanas y un 69% en el campesinado, posiblemente algo rebajada después del caso Ostreicher.

La ciudad de El Alto, donde obtuvo siempre las mejores votaciones, de ciudad deprimente, pobre y violenta hace 10 años, ahora tiene proyectos de supermercados, cine centers, agencias bancarias y venta de pizzas a domicilio, aunque la basura abunde, falte agua potable y el crimen sea casi constante. En este esquema, están surgiendo nuevos empresarios.

Morales no tiene competencia en las próximas elecciones, salvo impedimento legal o de orden político y social que pudiera surgir.