Damasco, Londres y Washington (PL).- El presidente de la Unión de Periodistas de Siria Eilias Marad afirmó que el actual conflicto puso sobre la picota a cierta prensa autotitulada libre y objetiva, pero que estimula el terrorismo y propaga informaciones falsas. La verdadera misión de los periodistas es trasmitir la realidad de los sucesos de manera imparcial, así como trabajar públicamente y no en la clandestinidad o de forma ilegal, aseveró en entrevista con Prensa Latina.

Marad criticó la entrada ilegal al país de alrededor de 500 periodistas en los últimos dos años, algo que no es permitido en ningún lugar del mundo, ni en Estados Unidos o Europa; pero cuando se trata de Siria se muestra como algo normal o se guarda silencio. Sobre el papel de medios de comunicación internacionales, explicó que muchos han devenido vehículos para transmitir órdenes a las bandas armadas que pretenden derrocar al gobierno, mediante llamamientos a la desobediencia civil o para cometer ataques y actos de terrorismo.

Una prueba reciente la tenemos con los canales Al Arabiya (Arabia Saudita) y Al Jazzera (Catar), dos de los más hostiles hacia nuestro país, los cuales anunciaron días atrás la explosión de un coche bomba en el barrio damasceno de Al Qaboun, dijo el dirigente social. Sin embargo, la detonación ocurrió cerca de 10 minutos después, lo cual demuestra la existencia de un plan que cuenta con la complicidad de los medios. Recordó que en otra ocasión anunciaron la explosión de tres coches bombas de los cuales solo detonaron dos, pues el tercero fue interceptado por las autoridades.

He estado transitando por plazas donde se alega la presencia de grandes manifestaciones contra el gobierno y no hay absolutamente nada; solo al cabo de una hora comienzan a llegar algunos seguidores tras la orden dada por las televisoras, aseguró Marad. Apuntó que incluso transmiten informaciones detalladas de unidades militares o lugares sensibles con el objetivo de develarlos como blancos para futuros ataques.

La propagación de informaciones falsas o tergiversadas es una de las características de esta crisis, atizada por medios que han olvidado la ética profesional y periodistas que vendieron su conciencia al mejor postor. El periodista sirio criticó que organizaciones internacionales como Reporteros Sin Fronteras describan a esta nación del Levante como un lugar donde los periodistas carecen de derechos o son encarcelados, algo totalmente incierto.

Al menos 40 profesionales de nuestros medios fueron secuestrados y asesinados por grupos mercenarios, y sin embargo hasta el momento la propia entidad ni otras han emitido una sola denuncia al respecto, contrastó. Tampoco se han pronunciado sobre la destrucción de periódicos, centros de radio o de televisión en el territorio nacional, los cuales han sido saqueados, como el canal sirio de noticias que meses atrás fue objeto de un atentado que lo destruyó casi por completo.

Sobre las funciones de la Unión de Periodistas de Siria, su presidente detalló que es una organización de afiliación voluntaria, encargada de la formación, preparación, superación y defensa de los profesionales de la prensa. Ponderó los beneficios de la Ley de Medios de Comunicación que amplió sus misiones, abrió las puertas a la coexistencia de medios públicos y privados y garantiza que ningún periodista pueda ser encarcelado por expresar su opinión, ejercida de forma ética y sobre la base del código profesional.

Varios medios de prensa confirman la presencia de mercenarios de distintos países dentro de las bandas que pretenden derrocar al gobierno del presidente Bashar Al Assad. El periódico de Túnez al-Tunesieh anunció la muerte de 58 hombres de origen árabe, entre ellos varios de esa nación norteafricana, durante combates junto al opositor Ejército Libre Sirio en la ciudad de Alepo.

Otro diario de aquel país, el electrónico Tanit Presse, se refirió a la muerte el pasado domingo en la norteña urbe de un importante líder de origen tunecino en el llamado Frente de Al-Nousra, filial de la red Al-Qaeda en la nación del Levante. Al Nusra está integrada por radicales que llaman a la lucha por derrocar al Gobierno y formar un Califato en Siria donde rija la sharia o ley islámica, junto a los más ortodoxos valores del Islam.

La organización se atribuyó la mayoría de los más mortales ataques suicidas y con coches bomba a lo largo del territorio nacional, los cuales dejaron una estela de miles de muertos y colosales daños materiales. De acuerdo con Tanit Presse, sus fuentes refirieron además la muerte del mercenario Saifuddin Hirbawi, si bien se abstuvieron de explicar cómo y cuándo fue liquidado.

El rotativo brasilero Folha de Sao Paulo reveló la presencia de terroristas de Chechenia y Kosovo dentro de los grupos armados sirios. Uno de sus corresponsales en la región de la frontera turca-siria efectuó una serie de entrevistas con combatientes extranjeros procedentes de dichas zonas europeas, que también se encuentran enrolados junto a los de al-Nousra.

Por su parte, el diario estadounidense The New York Times citó a funcionarios norteamericanos y otras áreas occidentales quienes explicaron que Arabia Saudita financió una significativa operación de compra de armas desde Croacia y trasladó el cargamento hasta manos de los insurgentes sirios. El armamento de fabricación croata empezó a llegar en octubre a manos de los denominados rebeldes a través de Jordania.

De acuerdo con el Times, funcionarios europeos y estadounidenses se mostraron reacios a hacer comentarios en público sobre el tema, debido a su carácter delicado. Sin embargo, uno de alto rango en la administración del presidente Barack Obama admitió que Washington está al tanto de ese contrato. El rotativo neoyorkino comentó que cargamentos de armas salieron el pasado octubre de Croacia, casi al mismo tiempo en que unas de fabricación yugoslava empezaron a aparecer en Siria.

EE.UU.: la mano que atiza el conflicto en Siria

El derrocamiento del presidente Bashar al Assad mediante la financiación de una supuesta oposición armada se encuentra entre las prioridades del Departamento de Defensa y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. El presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Martin Dempsey, afirmó el 7 de febrero que el Pentágono respaldó en 2012 una propuesta de la CIA para enviar armas a la oposición siria a través de terceros países.

“Sí, lo hicimos”, admitió Dempsey al contestar a la pregunta del senador republicano John McCain durante una audiencia en el Senado en la que compareció junto con el secretario de Defensa Leon Panetta. El año pasado, la entonces jefa de la diplomacia norteamericana Hillary Clinton y el ex director de la CIA David Petraeus planearon entrenar a los irregulares y utilizarlos como “aliados” con los cuales “trabajar durante el conflicto y después de una eventual caída de Al Assad”, reveló el diario estadounidense The New York Times.

La iniciativa proponía suministrar armas a los mercenarios. Sin embargo, la negativa del presidente Barack Obama a darle luz verde, frenó tales intentos, de acuerdo con el diario neoyorkino. El rechazo de la Casa Blanca al parecer de basó en los riesgos que implicaría armar a grupos permeados en muchos casos por una ideología radical y fundamentalista, así como los desafíos de la propuesta en plena campaña electoral de Obama.

Lo anterior viene a confirmar la injerencia de Washington en el conflicto sirio, el cual está próximo a sus dos años, el cual ha sido alimentado en gran parte por países europeos y de la región del Medio Oriente. Al mismo tiempo devela la hipocresía de muchas de las decisiones de Washington, pues en innumerables ocasiones ha asegurado que rechaza suministrar armas independientemente de los destinatarios de estos posibles envíos.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado dijeron en repetidas ocasiones que la ayuda que prestaban a la oposición siria no era militar, y que habían pedido a otros países hacer lo mismo. El gobierno sirio asevera que, de detenerse el abierto y al parecer infinito flujo de dinero, armas y sofisticados medios de comunicación a las decenas de miles de mercenarios que vienen a combatir a esta nación del Levante, la guerra quedaría sofocada en pocas semanas.

Si bien la administración del primer mandatario negro estadounidense ha evitado mostrarse de manera abierta como uno de los actores que respalda financiera y logísticamente a los opositores sirios, siguen viendo la luz nuevas evidencias que demuestran su papel activo en esta dirección. Días atrás, el senador republicano Rand Paul Theef desmintió que su país solo envíe “ayudas no letales” a los armados, como alegan declaraciones oficiales.

Durante una entrevista con la cadena televisiva CNN el político aseguró que una semana antes de la muerte del embajador estadounidense Christopher Stevens en Libia, el 12 de septiembre pasado, el buque Victoria partió desde allí con 400 toneladas de armas hacia el puerto turco de Iskenderun. Ello ocurrió con pleno conocimiento de la Casa Blanca e incluso el capitán de la nave, que fue entrevistado, reconoció que las armas estaban dirigidas a los insurgentes en Siria, aseguró el senador.

El periódico británico The Times reveló en aquel entonces que el cargamento incluía misiles antiaéreos SAM-7 y lanzadores RPG y según un miembro del opositor Ejército Libre Sirio, constituía el más grande de su tipo hasta la fecha. Incluso, el senador Theef reconoció que la mayoría de los llamados “militantes” y “revolucionarios” en Siria pertenecen al Frente Al Nusra, rama de la red terrorista al-Qaeda.

El pasado 3 de febrero, el senador republicano y ex candidato presidencial John McCain exigió a gobiernos occidentales bombardear los aviones del gobierno sirio con el objetivo de “respaldar a los rebeldes que luchan contra las fuerzas del presidente Bashar al Assad”. Durante la última jornada de la 49 Conferencia de Seguridad en Munich, Alemania, el miembro de la comisión de servicios armados del Senado rechazó criterios de quienes aducen no contar con opciones para resolver el conflicto.

La OTAN ha destacado baterías de misiles Patriot en Turquía que son capaces de derribar aviones sirios hasta Alepo, señaló en referencia a la ciudad del norte del país, escenario de cruentos combates. La otra opción sería destruir los aviones de Al Assad en las pistas de aterrizaje con misiles crucero u otras armas. Según McCain, veterano de la guerra de Vietnam cuyo cazabombardero fue derribado en Hanoi, esto no llevaría al fin inmediato de las hostilidades, “pero ayudaría a que Occidente se ganase la confianza del pueblo sirio”.

El editor de la revista Politics First Magazine Marcus Papadopoulos argumentó que resulta imposible conseguir la paz mientras “gobiernos ajenos estén influyendo en el conflicto de manera negativa”. Al mismo tiempo, argumentó que el presidente Al Assad resulta el único líder legítimo del país, refrendado por el 97 por ciento del voto popular en las últimas elecciones, en alusión directa a los planes para derrocarlo.

Estados Unidos considera hacer ajustes en su política contra Siria y podría enviar ayuda militar a los grupos opositores como chalecos antibalas, vehículos armados y proporcionar entrenamiento militar. The Washington Post precisó, sin embargo, que las autoridades aún se oponen a proporcionar armas, algo que muchos consideran una gran mentira, ya que a través de canales ilegales esos artefactos fluyen a territorio sirio desde Turquía y Jordania con el apoyo de la CIA, por citar solo dos ejemplos.

El 28 de febrero el secretario de Estado John Kerry anunció que Estados Unidos ofrecerá 60 millones de dólares de “asistencia no letal” a la oposición, y se mostró partidario de ofrecer un mayor apoyo a los grupos armados opositores, pues -subrayó- su objetivo es nuestro objetivo. Kerry exigió la renuncia del presidente Bashar al Assad y afirmó el compromiso de su país en ayudar a derrocar a su gobierno, una actitud rechazada por Rusia que aboga por el diálogo como solución al conflicto sirio.

La Casa Blanca apoya un mal camino para la solución de la crisis teniendo en cuenta declaraciones del secretario Kerry de dar más apoyo a la oposición armada en esa nación del Levante, consideran comentaristas políticos. La oposición de Siria necesita más ayuda para derrocar al gobierno de Bashar al-Assad, dijo Kerry durante una reunión con su homólogo francés Laurent Fabius, aunque no especificó si su gobierno planea un mayor involucramiento en el conflicto que promueve Occidente y algunas naciones del Golfo Pérsico.

The New York Times informó la semana anterior que el presidente Obama podría hacer un cambio en su política hacia la nación levantina aunque el Pentágono, la CIA y los neoconservadores quieren profundizar la militarización del conflicto, según comenta el diario británico The Guardian.

Más armas para los rebeldes no van a cambiar la estancada situación militar, comenta el diario al señalar que el Ejército Árabe Sirio no puede ganar la guerra ni pueden los rebeldes. La adición de más armas sólo aumentará la cantidad de muertos y dificultará ayudar a los millones de personas víctimas de un conflicto aupado por Occidente, y, en último caso, esos artefactos pueden ir a manos de yihadistas y salafistas, autores de los mayores ataques y actos terroristas en ese país.

El Reino Unido también podría proveer armas a la oposición siria en el futuro, reconoció el ministro de Asuntos Exteriores británico William Hague, pocos días antes de pronunciarse sobre el tema en el Parlamento. El Gobierno no puede descartar el suministro de armamento a la oposición de ese país árabe, declaró a la cadena BBC el canciller del Reino Unido, uno de los países que más ha presionado por levantar el embargo de armas de la UE sobre Siria.

Hague, quien anunciará una asistencia financiera para la oposición siria, como hizo recientemente Estados Unidos- por 60 millones de dólares-, adelantó que en ese momento no hará referencia al envío de pertrechos, pero agregó que la posibilidad no puede apartarse para el futuro. Si bien ambos países afirman que la asistencia económica no se destinará a equipamiento militar, medios de prensa indicaron que comprende el envío de chalecos antibalas, vehículos armados y entrenamiento.

En reiteradas ocasiones países como Siria, Rusia e Irán han condenado el apoyo occidental a la oposición, sobre todo en cuanto al suministro de armas, ante la posibilidad de que estas vayan a parar a elementos extremistas enrolados en el conflicto, pues no habría forma de controlarlas. Durante una entrevista concedida al dominical The Sunday Times, el presidente sirio Bashar al Assad acusó al Reino Unido de militarizar e incendiar la crisis siria, mientras reiteró su oferta de un diálogo con los grupos irregulares si dejan las armas.

Al Assad insistió en que no abandonará su país y reiteró que los británicos desempeñan un papel no constructivo en Siria desde hace décadas. Como respuesta, el titular del Foreign Office indicó que Londres seguirá apoyando a la oposición siria y que no descarta nada si la crisis en ese estado continúa durante más meses o incluso años. Además, la UE ha abierto la puerta a sus países miembros para enviar a Siria de forma inmediata instructores militares para apoyar a la oposición, de acuerdo con la revista alemana Der Spiegel.

Según la publicación, que cita fuentes del Gobierno alemán, la decisión se adoptó en una reunión celebrada en Bruselas la semana pasada, en la cual los 27 acordaron ofrecer apoyo técnico a los grupos que luchan contra Al Assad, además del llamado armamento no letal. No obstante, precisó el semanario alemán, en la reunión de bloque comunitario quedó claro que bajo el primer concepto se incluía la preparación armamentística de guerrilleros.

La Asociación de Ulemas Musulmanes de Líbano advirtió que grupos takfiríes (extremistas) buscan intensificar sus atentados terroristas en Siria para hacer colapsar el Estado de acuerdo con planes de Estados Unidos e Israel. Damasco ha sido testigo de un incremento de estallidos de coches bombas y caídas de morteros que han acabado con la vida de cerca de un centenar de personas, y ha dejado heridas en unas 300.

La Asociación de Ulemas denostó que en contraposición, dichos grupos radicales evitan adoptar una postura activa contra Tel Aviv que ocupa el territorio palestino. Fustigaron asimismo que jeques, monarcas y presidentes de Medio Oriente buscan la paz con el gobierno sionista y, sin embargo, adoptan decisiones que castigan al pueblo y al gobierno de Siria.

De igual forma, la televisión estatal denunció este miércoles que un cargamento de armas sofisticadas llegó el mes pasado a manos de bandas mercenarias que operan en el país, a través de Turquía. El alijo incluye armas antiaéreas y anti blindados, además de morteros y lanzacohetes.

La fuente se basa en un informe divulgado por una agencia de noticias internacionales que revela declaraciones de líderes de bandas armadas que confirmaron el envío. Ello constituye una nueva prueba de la implicación e intervención directa de países occidentales y regionales, en especial Turquía, en el conflicto que sacude a nuestra nación. De igual forma, los insurgentes detallaron que “uno de los estados del Golfo pagó recientemente unos 15 millones de dólares para financiar a los armados”, comentó la televisora.

Siria condena actos de terrorismo en capital del país

En un millón de millones de libras, más de 12.400 millones de dólares, calcula Siria los daños perpetrados contra la infraestructura del país por las bandas armadas que desde hace casi dos años intentan derrocar al gobierno. El viceprimer ministro para Asuntos de Servicio y Ministro de Administración Local Omar Galawanji puntualizó que el país enfrenta una guerra en todo el sentido de la palabra. Se estudia el establecimiento de un fondo para el seguro social y las fuentes de financiamiento, y recientemente se formó un comité para la reconstrucción, actividad para la cual se asignaron más de dos mil millones de libras sirias, más de 24 millones de dólares durante 2012.

El Ministerio de Exteriores y Emigrantes de Siria dirigió cartas idénticas al Consejo de Seguridad y al secretario general de la ONU en las cuales condenó los atentados terroristas que sacudieron a Damasco 21 de febrero y donde murieron 53 personas. La Cancillería se refirió a los centenares de personas heridas, entre ellos niños, así como a los severos daños en las edificaciones, vehículos, comercios y calles circundantes, entre ellos el hospital de Hayat y la escuela Abdullah Ben al-Zubair.

Los actos coincidieron con lanzamientos de obuses de mortero desde hace varios días contra varios edificios residenciales e instalaciones deportivas, lo cual causó significativos daños materiales y mató a un futbolista e hirió a varios jugadores en la ciudad deportiva de Tishreen. Recuerdan las notas que estos actos terroristas, calificadas de cobardes, se registraron en zonas densamente pobladas de Damasco, a manos de grupos afiliados a la red Al Qaeda, apoyados logística, política y mediáticamente por países regionales y extranjeros.

La Cancillería siria aseguró que el tema de la lucha contra el terrorismo, que siempre acapara el interés de la comunidad internacional, se somete hoy a un examen de credibilidad en el caso de Siria, donde está azotando a los civiles de manera indiscriminada. En cartas anteriores hemos demandado a los países miembros en la ONU condenar de manera explícita y firme estos salvajes hechos, que exigieran cuentas y pusieran límite a los Estados que las apoyan, explicó la sede de la diplomacia.

Siria espera que el Consejo de Seguridad logre esta vez adoptar una firme postura que corrobore su compromiso claro en la lucha contra este flagelo, lo cual enviaría un firme mensaje a los grupos que lo patrocinan como método, pues el doble rasero a la hora de tratar el tema resulta inaceptable dondequiera que ocurra, consideró.

Damasco alertó que si el Consejo pasa por alto estos actos terroristas, como ha hecho en ocasiones anteriores, demostrará su falta de seriedad y de adherirse a sus resoluciones al respecto, además de que significará una forma de solapado apoyo político a estos crímenes. Obviar tal situación será considerado como indiferencia ante los sufrimientos de las víctimas del terrorismo y sus familias en Siria, y probaría la doble moral del Consejo de Seguridad de la ONU a la hora de enfocar estas acciones.

El ministerio de Exteriores sirio concluyó reafirmando que “los asesinos no desviarán a Siria de la obligación de defender a sus ciudadanos, pues seguiremos luchando contra el terrorismo de manera paralela a nuestro empeño por implementar el Programa Político encaminado a resolver la crisis”.

El 3 de marzo un destacamento de las Fuerzas Armadas sirias ultimó a uno de los líderes del denominado Frente al Nusra en la localidad de Tel Malah, en la provincia de Hama. Suheib Hasan Najib y la mayoría de los integrantes del grupo que comandaba cayeron al intentar tomar un punto de control militar en ese territorio, informó Prensa Latina.

Al Nusra, brazo armado de la red Al Qaeda en este territorio levantino, está integrada por radicales que abogan por imponer un Califato en Siria donde rija la Sharia o Ley islámica, junto a los más ortodoxos valores del Islam. La organización extremista reconoce la autoría de la mayoría de los más mortales ataques suicidas y con coches bombas a lo largo del territorio nacional, los cuales han dejado una estela de miles de muertos y colosales daños materiales durante los casi dos años de conflicto.

Al menos tres líderes mercenarios cayeron este domingo quienes, junto a sus bandas, también trataron de asaltar de manera infructuosa un punto de control del Ejército en la ciudad de Raqqa, a unos 540 kilómetros al noreste de Damasco. Durante la acción fueron aniquilados varios vehículos equipados con ametralladoras pesadas, uno artillado con una batería antiaérea, al tiempo que confiscaron el resto de las armas y municiones que portaban.

Grandes cantidades de armas y municiones también fueron incautadas cuando los militares echaron abajo los escondites de los irregulares en las localidades de Jobar, Sultaniya y Kafar Aaya, en la central provincia de Homs. Entre el alijo se cuentan misiles RPG, cohetes térmicos antiblindados, proyectiles de tanques, 11 fusiles de guerra mecánicos, dos ametralladoras PKC, explosivos, detonadores y una considerable cantidad de municiones de distintos calibres.

El ministro del Interior de Siria mayor general Mohammed Ibrahim al-Shaar afirmó que la conspiración internacional impulsada para derrocar al gobierno y desmembrar al país entró en su etapa final. Durante una reunión con el Comité de Libertades Públicas y Derechos Humanos de la Asamblea del Pueblo (Parlamento), al-Shaar enfatizó en el rol desempeñado por su organismo junto al Ejército Árabe Sirio en hacerle frente a los actos de terrorismo.

Gracias a la cohesión entre la dirección del país y el pueblo estamos a punto de derrocar la conspiración, al tiempo que hemos combatido la delincuencia y trabajado para alcanzar la seguridad de la patria y la ciudadanía, aseveró. Explicó el titular que la entidad que dirige emitió declaraciones que facilitan el desarrollo del Programa Político presentado por el Ejecutivo con vistas a poner fin al conflicto.

La primera de ellas llama a los ciudadanos sirios obligados a abandonar el país por la violencia, legal o ilegalmente, a retornar a la Patria, para lo cual se proporcionarán las facilidades necesarias. También se regularizará la situación de quienes no porten documentos en los centros fronterizos, en coordinación con la Media Luna Roja Siria. La segunda disposición invita a las fuerzas opositoras en el extranjero a participar en el diálogo nacional, para lo cual tendrán todas las facilidades en los pasos limítrofes y garantías para su integridad personal.

Dialoguemos para dirimir diferencias, afirma ministro sirio

La solución más sensata para resolver el actual conflicto en Siria es sentarnos todos a la mesa de diálogo y dirimir allí nuestras diferencias, aseveró el ministro del Estado para la Reconciliación Nacional Ali Haidar. El Gobierno entendió la complejidad de la crisis desde un inicio y propuso conversaciones, pero los opositores se negaron y muchos insisten todavía en la vía de las armas para lograr sus propósitos, enfatizó el alto funcionario en entrevista con Prensa Latina.

A su juicio, la importancia geopolítica, la existencia de importantes yacimientos de petróleo y gas, así como las posturas de resistencia de Damasco sirvieron de pretexto a que Estados Unidos y Europa acentuaran el conflicto, a partir de ambiciones imperiales. Para ello promovieron a figuras políticas en el exterior como supuestos líderes de una oposición que no es tal, ya que la verdadera se encuentra dentro del país y sobre la cual ya casi nadie habla, rebatió.

Aseguró que “muchos dirigentes de esa mal llamada oposición ni siquiera conocen al país, pues algunos llevan más de 30 años fuera”. Haidar explicó que él mismo es un integrante de las filas opositoras que en estos momentos participa en el Gobierno, “lo cual desmiente la campaña sobre la supuesta irreconciliabilidad entre una y otra parte”.

Me solicitaron conducir el ministerio y acepté, pues creemos que los cambios deben venir mediante el diálogo, no por la violencia, remarcó. Recordó que incluso líderes opositores han sido asesinados también por las bandas armadas que buscan derrocar al Gobierno en imponer un Estado islámico. De igual forma, desmintió que el conflicto sirio tenga un carácter confesional, “como reflejan muchos medios, que quieren mostrarlo como un asunto sectario”.

En Alepo han sido desplazados por la violencia de los irregulares 1,5 millones de ciudadanos, sobre todos sunitas, quienes marcharon a la zona de la costa, donde el principal componente son los alauitas, y allí han sido acogidos sin problemas, ejemplificó. En otra parte de la conversación, el ministro denunció lo que consideró “una campaña mediática hostil que de manera coordinada pretende destruir a nuestra nación, en vez de buscar consenso para cesar la guerra”.

Causa sorpresa cómo en ocasiones los medios distorsionan los hechos y brindan un mensaje totalmente opuesto a los acontecimientos reales, reprochó. En su opinión, Occidente desea extender cuanto pueda la confrontación con el fin de destruir la infraestructura nacional, una apuesta fracasada de antemano, pues contamos con un Ejército coherente, un Estado fuerte e instituciones que funcionan de manera ordenada, lo que ha impedido el colapso económico vaticinado.

Se mostró igualmente preocupado por los casi 2,5 millones de desplazados hacia otras ciudades o en refugios con carácter temporal, lo cual desribió como una de las muchas tragedias que ha padecido el pueblo sirio, que se suma a los ataques, sabotajes, coches bombas y la estela de muerte y destrucción que han dejado los mercenarios.

No podemos creer que después de tanta sangre vertida no hay remedio; al contrario, se impone hallar una solución, porque en una guerra civil nadie triunfa, así que lo más saludable es sentarnos todos a dialogar. Ese es nuestro proyecto, aseveró.

* Corresponsal de Prensa Latina en Siria.