Al menos 150 dialectos de Indonesia corren el riesgo de extinguirse ante el desinterés de las autoridades por educar a su población y eliminar la pobreza rural de un país con cerca de 800 lenguas. Si bien casi todos los ciudadanos hablan el Bahasa Indonesian (idioma indonesio, oficial) con fluidez, existen unos 365 dialectos activos en el archipiélago.

El Bahasa se proclamó idioma oficial con la independencia de la República en 1945 y más de 23 millones de personas lo hablan, entre ellas los habitantes de islas Cocos y Navidad en Australia, Brunei, Timor Leste, Nueva Caledonia, Arabia Saudita, Singapur, Tailandia y Surinam. Además de las más de 300 ya perdidas o muertas, otras lenguas podrían extraviarse, tal como el rutah y el allang, propias de un puñado de aldeas de las Molucas, en el noreste de Indonesia, que tan sólo cuentan con unos 55 y 70 hablantes, respectivamente.

Los expertos creen que sus posibilidades de supervivencia son mínimas, porque la comunidad de usuarios envejece y merma a pasos agigantados, mientras los jóvenes no aprenden la lengua originaria porque prefieren adoptar otras más extendidas, y a su entender más útiles. Vemos cómo desaparecen los dialectos a gran velocidad en la última década, en pocos años algunas lenguas han empezado a desintegrarse por completo, aseguró el lingüista Uri Tadmor, director del Instituto Max Planck de Yakarta.

La lengua es la base de la cultura, los poemas, los chistes y los dichos, las canciones y el teatro, todo eso se puede perder aquí en una generación, advirtió el especialista. La pobreza crónica de muchas regiones de Indonesia, donde 100 millones de personas viven con menos de dos dólares al día, es una de las principales causas del ocaso de tantas hablas en una de las naciones con mayor diversidad lingüística del mundo.

La falta de recursos provoca migraciones masivas del campo a las ciudades, en las cuales se emplea sólo el idioma nacional indonesio, en tanto las culturas tradicionales rurales y sus lenguas pasan a percibirse como primitivas. El problema no es tanto que un idioma tenga una reducida comunidad de hablantes, eso sucede con cientos de lenguas en Papúa, y casi todas disfrutan de un buen estado de salud, la cuestión es si los jóvenes las están aprendiendo, apunta Tadmor.

El indonesio ha sido tradicionalmente plurilingüe, y aparte de su habla local, se comunica en malayo, denominada por los nacionales “lengua franca”. Tal tendencia pierde terreno en los últimos años y el indonesio se impone de forma mayoritaria en la calle y los medios de comunicación, señaló el lingüista. Ni siquiera el javanés, que cuenta con decenas de millones de hablantes, una larga tradición cultural y un alfabeto propio, se utiliza en periódicos o la televisión.

A esto hay que sumarle que apenas un 10 por ciento de las lenguas de Indonesia tiene escritura, la mayoría son de exclusiva tradición oral, lo cual dificulta su estudio y conservación, explicó Tadmor. La mayoría apenas ha sido analizada por especialistas, sino tan sólo catalogada de forma no muy profesional y con una gran falta de medios.

Una docena de idiomas en Indonesia tienen una gramática, un diccionario y algunos libros, que son los tres pilares básicos para sustentar una lengua, detalló. Consideró que el gobierno no hace lo suficiente por la promoción de las lenguas locales. Si quieren preservar sus lenguas, tienen que empezar a enseñarlas en las escuelas, pero no en clases de idiomas, sino como herramienta para aprender otras materias, aseveró.

Los lingüistas tan sólo podemos documentar, no imponer el uso o la conservación de una lengua, eso sería adoptar una actitud condescendiente, concluyó el director del Instituto Max Planck. Algunos dialectos activos en la actualidad en Indonesia son Rejang y Lampung (sur de Sumatra), Dairi Batak y Toba Batak (norte de Sumatra), Torajan y Makassarese (sur de Sulawesi), y Sasak (Lombok).

Además Banjarese (sur de Kalimantan), Acehnese (norte de Sumatra), Balinés (Bali y Lombok), Buginés (sur de Sulawesi), Minangkabau (centro de Sumatra), Madurés (Madura y Java), Sundanés y Javanés (Java). Casi un 80 por ciento de las palabras indonesias provienen de Malasia, aunque existe evidencia de influencia árabe, china, holandesa, inglesa y portuguesa, mientras el sánscrito y el tamil han dejado su impronta lingüística.

* Periodista de la Redacción Asia y Oceanía de Prensa Latina.