Las universidades públicas brasileñas no tienen suficiente oferta. De nada vale que el Consejo Regional de Medicina del Estado de Sao Paulo (CREMESP) critique a los más de 20.000 brasileños que estudian, por ejemplo, medicina en Bolivia.

Entre las universidades públicas federales, estaduales y municipales más las privadas, los universitarios en Brasil llegaron a 6.739.689 el 2011. A un crecimiento de 5,6%, el 2013 serán 7.515.649. De esta población un 73,59% igual a 4.960.000 son universitarios de privadas. Redondeando, unas 300 universidades son públicas y unas 2.500 privadas. Las Universidades mejor situadas conforme el “Time Higher Education” en escala mundial, son la Universidade de Sao Paulo, USP, en el 178 avo lugar, la Estadual de Campinas 276 avo lugar. Al 2009 las universidades brasileñas produjeron 428 graduados por cada 100.000 habitantes.

Las universidades más cotizadas en medicina son la USP y la Facultad de Ciencia Médicas en Santa Casa de Sao Paulo. Para el 2012 existieron 15.517 candidatos, es decir un promedio de 56,43 personas por cada 275 vacancias. También existe la ley de cuotas para los negros, indígenas y pobres, equivalente a un 50% en las universidades públicas Es decir que si un candidato logra un promedio de 80 y uno de los pobres tiene 70, éste le lleva ventaja si el cupo de los no pobres está lleno: discriminación positiva.

¿Qué se hace para ingresar a una universidad? Los extranjeros se inscriben en un programa bilateral o intercambio con una U del país. Las públicas son gratuitas. Varios alumnos brasileños se preparan uno a dos años antes en los “cursinhos” todos privados. Los alumnos de 99 establecimientos de enseñanza pública que quieren ingresar a las Universidades Públicas pasan el SISU en 147 lugares (Sistema de Selecao Unificada). Enseguida, en función del promedio alcanzado en el SISU, pasan el ENEM, “Examen Nacional de Ensino Medio”, obligatorio desde 2009. Este examen es igual en los establecimientos públicos y privados para la primera fase y consiste en la existencia escolar y curriculum del candidato. En seguida y en 48 horas viene el examen de Lengua Portuguesa y Redacción, llamado también examen de conocimientos específicos y producción de texto; luego el de Matemáticas, Física Química, Biología, etc. Por último está el examen de acuerdo a la carrera escogida. En el caso de los exámenes de medicina de la FUVEST, Fundación Universitaria para el Vestibular, USP y el de la Santa Casa, primero se pasa uno sobre desarrollo sostenible, medio ambiente y ecología, energías limpias, etc.

Los brasileños que estudian en Bolivia, después revalidan su título; sólo 67 de los 1.184 pasaron el “Examen Nacional de Revalidación de Diplomas Médicas Expedidos por instituciones de Educación Extranjeras” el 2011. Las Universidades brasileñas no abastecen su demanda y quedan las privadas de países vecinos a costo bajo y sin “vestibular”, caso boliviano.