La Habana y Montevideo (PL).- La prima ballerina assoluta Alicia Alonso y el intelectual uruguayo Eduardo Galeano recibieron el Premio Alba de las Artes y las Letras 2012 durante la clausura de la III Conferencia Internacional Por el Equilibrio del Mundo. Debía haber más premios para fomentar nuestra cultura, ideas, letras e identidad artística y cultural afirmó el politólogo argentino Atilio Borón que fue parte del jurado.

El jurado, integrado por prestigiosas personalidades de América Latina y el Caribe, tuvo que dirimir entre 27 relevantes figuras candidatas al galardón, instituido en 2007 por el Proyecto Alba Cultural de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Durante la lectura del dictamen, el narrador y periodista ecuatoriano Raúl Pérez resaltó los aportes de los laureados, que en el caso de la directora del Ballet Nacional de Cuba sobresale por su excepcional trayectoria artística de compromiso con su pueblo. Entretanto, Galeano destaca por su aporte invaluable a la formación de la conciencia latinoamericana, y cuyas obras expresan la experiencia emancipadora de la región.

El Premio se concede a creadores que hayan consagrado su vida y el conjunto de su obra a engrandecer el patrimonio cultural de América Latina, en los ámbitos del pensamiento, la poesía, la narrativa, la ensayística, la música, las artes plásticas, la danza, el teatro y la producción audiovisual, entre otros aportes significativos.

En su primera edición, los fallecidos Mario Benedetti (1927-2009), escritor uruguayo, y el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer (1907-2012), merecieron el galardón en letras y artes, respectivamente. El escritor y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar fue distinguido en 2008 en letras, y el cineasta boliviano Jorge Sanjinés en artes. Lo escoltaron el año siguiente el teólogo brasilero Frei Betto y el artista plástico argentino León Ferrari.

En 2010 fueron laureados el escritor venezolano Luis Britto y el cantautor cubano Silvio Rodríguez. La quinta edición galardonó al poeta barbadense George Lamming y al dramaturgo colombiano Santiago García.

Debía haber más premios para fomentar nuestra cultura, ideas, letras e identidad artística y cultural afirmó el politólogo argentino Atilio Borón, a pocas horas de anunciarse el Premio Alba de Letras y de Artes 2012. Borón, que forma parte del jurado internacional constituido por el Proyecto ALBA Cultural, para reconocer con este lauro la obra de toda la vida de importantes artistas e intelectuales latinoamericanos, habló en exclusiva con el periodista de Prensa Latina Miguel Fernández Martínez, minutos antes de comenzar las deliberaciones.

El destacado pensador argentino destacó que todo lo que signifique promover las artes y las letras en América Latina y el Caribe debe ser apoyado, más ahora que la región está amenazada por el avance fenomenal de la cultura de Hollywood y del Imperio, que tiene un proyecto de aplastar todas estas manifestaciones.

“Ellos (el imperialismo) quieren uniformizar el mundo, hacerlo muy homogéneo, como quieren hacer homogénea la comida con los ‘fast food’, y la vestimenta con las ropas que han impuesto a nivel mundial, y quieren hacer lo mismo con la cultura”, afirmó Borón.

¿Qué es lo que nos salva a nosotros? -se pregunta el politólogo argentino, e inmediatamente concluye que “nos salva la cultura, y ya Fidel Castro lo ha dicho tantas veces”. El también profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires recuerda que América Latina puede estar sometida económica, política y militarmente, pero “seguimos teniendo una cultura distintiva, nuestra, brillante”.

“Nuestra región ha dado unas manifestaciones fenomenales en todos los terrenos de las letras y las artes, la plástica, el cine, la literatura, la poesía, ensayos, teatro, y tenemos que preservar eso”, subrayó.

Eduardo Galeano expresa alegría por haber nacido en América

Al ganar el Premio ALBA 2012, el escritor uruguayo Eduardo Galeano exclamó que no le gusta palabrear sus emociones, pero no puede dejar de confesar que poco falta para que lo convierta “en campeón olímpico de salto alto”. Este premio me estimula mucho, dijo en una entrevista con el periodista de Prensa Latina Jorge Luna, y agregó: “De alguna manera me confirma que lo que uno escribe puede ser algo más que un desahogo solitario: palabras que se unen a otras palabras escritas o dichas por otras manos y otras bocas, en lugares muy diversos”.

“A todos nosotros, los que nos reconocemos parte del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), nos mueve la certeza de que estamos contribuyendo a una tarea de recuperación de la dignidad colectiva”, manifestó. Más adelante, sostuvo: “Eso va más allá de las fronteras del mapa y del tiempo. Uno puede sentirse compañero de gente nacida en lugares lejanos y hermano de gente vivida en tiempos muy pasados. Esos son los vínculos más dignos de fe: los que nacen de la solidaridad”.

Es lo que antes llamábamos internacionalismo, y que nada tiene que ver con la globalización impuesta por los amos del mundo, que sólo nos une en el deber de obediencia, insistió.

P. ¿Cómo describiría el impacto de la Alianza Bolivariano para los Pueblos de Nuestra América?

R. El desarrollo del ALBA es una de las más eficaces respuestas al sistema mundial de poder que nos invita a escupir al espejo y nos obliga a aceptar la impotencia como destino. Queremos ser cuerpos, no sombras: queremos ser voces, no ecos. Reivindicamos la dignidad, la solidaridad y la diversidad. Nos negamos a aceptar la orden de elegir entre las dos maneras de morir que el sistema nos ofrece: no queremos morir de hambre y tampoco de aburrimiento. Este mundo es muy injusto, muy desigual en las oportunidades que brinda y también muy igualador en las costumbres que impone. ¿Tenemos solamente el derecho de copiar? ¿Está prohibido crear?

P. Entre tantas obras valiosas, su libro Las venas abiertas de América Latina (1971), mantiene especial vigencia, tanto así que el presidente venezolano, Hugo Chávez se lo obsequió al mandatario estadounidense, Barack Obama, el 2009. ¿Qué lo motiva a escribir sobre los temas que escribe?

R. Dicen que Jean-Paul Sartre dijo que escribir es una pasión inútil. No sé si lo dijo o no, pero sí sé que siguió escribiendo, así que no estaba del todo convencido. Yo he escrito algunos libros, mosaicos armados a partir de relatos breves, tratando siempre de decir mucho con poco y sobre todo intento ayudar a la recuperación del arcoíris terrestre, mucho más hermoso que el arcoíris celeste, pero que ha sido mutilado por el machismo, el racismo, el militarismo y tantos otros “ismos” enemigos de la diversidad humana.

P. Usted ha abarcado siempre temas de la identidad latinoamericana…

R. Escribí y sigo escribiendo para celebrar la alegría de haber nacido en América, en estas tierras donde se han dado cita todos los colores y los dolores del mundo, para ayudar a crear un mundo donde el prójimo sea una promesa y no una amenaza y donde podamos vivir libres de la dictadura del miedo: el miedo de ser lo que podemos ser.

Aboga Alicia Alonso por elevar nivel de la danza en América

La prima ballerina assoluta Alicia Alonso dijo que seguirá luchando por elevar el nivel de la danza en América Latina, al ser investida con el Premio ALBA 2012 de las Artes. La directora del Ballet Nacional de este país caribeño confesó a la periodista de Prensa Latina Martha Sánchez Martínez que no podría expresar en palabras la emoción al recibir un premio tan grande en reconocimiento a su trabajo por los valores culturales en los pueblos latinoamericanos. Al igual que la ALBA comparte sus recursos entre las naciones, expresó.

El Ballet Nacional de Cuba, informó, continuará poniendo maestros y bailarines al servicio de las instituciones danzarias del continente. La escuela cubana de ballet, fundada por Alicia, Fernando y Alberto Alonso a mediados del siglo XX es una de las seis reconocidas en esta manifestación artística y la única de América; pues las cinco precedentes pertenecen a naciones europeas.

La compañía que dirige Alicia Alonso, de gran prestigio internacional, actuará en 2013 en México, Guatemala, Nicaragua y España, confirmó la artista. En el país ibérico se celebrará el aniversario 70 del debut artístico de la bailarina en el personaje protagónico del clásico Giselle, del cual es considerada una de las intérpretes supremas a nivel mundial.

A sus 92 años de edad, Alonso continúa activa como maestra y coreógrafa, al frente de su compañía y del Festival Internacional de Ballet de La Habana, en la cual participan los más renombrados bailarines del planeta.