Son seis años de la salida de Aguas del Illimani de las ciudades de La Paz y El Alto (3 de enero 2007) y el servicio lo brinda una empresa que se encuentra en transición y cuyo futuro se encuentra sumido en la más profunda incertidumbre. Con el nuevo gobierno de Evo Morales, pensamos que era la oportunidad histórica de mostrar al mundo, que un gobierno denominado de izquierda, tendría la capacidad de implementar un nuevo modelo de gestión y que refleje todo el “discurso construido” en torno al agua, que se manifiesta en eventos internacionales y a nivel local: “Los servicios básicos son de carácter público, el acceso al agua es un derecho humano”. Pero, vemos que a seis años existen denuncias de corrupción e injerencia partidaria – sindical y que han servido para el fortalecimiento de políticas estatales a través de la cooptación y neutralización de movimientos sociales protagonistas de la segunda Guerra del Agua e instituciones como la Empresa Público Social de Agua y Saneamiento, se convierten en funcionales, en desmedro de la implementación de una nueva empresa para ambas ciudades.

Un poco de historia

Con el Decreto Supremo Nº 27973 de 12 de enero de 2005, el Estado Boliviano da inicio a la salida de la transnacional Aguas del Illimani SA – SUEZ, de las ciudades de La Paz y El Alto. Tres meses después, el 22 abril de 2005, el gobierno de Eduardo Rodríguez Veltzé, (2005-2006) emite un segundo Decreto de N° 28101, con la cual conforma dos comisiones: la primera, la Comisión Interinstitucional, encargada de la construcción de un nuevo modelo de gestión de empresa para las ciudades de La Paz y El Alto, y la segunda, la Comisión de Monitoreo, encargada de supervisar la salida de Aguas del Illimani SA (AISA). El trabajo que desarrolla la Comisión Interinstitucional no fue ni alentador, ni satisfactorio en cuanto a resultados sobre la conformación de un nuevo modelo de gestión que reemplace a AISA y a la actual Empresa Público Social de Agua y Saneamiento (EPSAS S.A.). Después de seis años continúa en transición.

Con el gobierno de Evo Morales (2006-actualidad) y la creación del Ministerio del Agua (actual Ministerio del Medio Ambiente y Agua-MMAyA), el 5 de enero de 2007, emite la Resolución Ministerial Nº 002, iniciando el nuevo proceso de la Comisión Interinstitucional con el mismo objetivo de conformar un nuevo modelo de empresa para las ciudades de La Paz y El Alto (Ministerio del Agua, 2007). A seis años de esta reactivación, podemos afirmar que, los resultados son similares a los del gobierno de Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006), convirtiendo a la Comisión Interinstitucional en una instancia que no cumple con el objetivo por el cual fue creada y la empresa EPSAS SA sigue en transición con denuncias de corrupción.

¿Cómo se encuentra EPSAS SA?

La actual empresa EPSAS SA, para Víctor Rico, el primer gerente luego de la salida de AISA (2007-2011), indica: “luego de la salida de AISA, EPSAS SA ha tenido un buen desempeño”, manifestándose en el número de conexiones de agua potable realizadas, puesto que en 5 años EPSAS ha logrado subir de 270.000 (dos cientos setenta mil) que dejo AISA a 314.000 (tres cientos catorce mil) conexiones de agua potable (Rico, 2012). Pero, ese buen desempeño al que hace referencia Rico, es empañado con una serie de denuncias de hechos de corrupción que se estaría dando a distintos niveles aprovechando el proceso de transición y la incertidumbre en que se encuentra haciéndola presa de manoseo político-dirigencial.

El directorio de EPSAS SA

Revisando, los miembros del Directorio de EPSAS SA desde el año 2007 a la actualidad y a partir de los informes anuales de esta empresa2, de los 30 miembros que llegaron a ocupar el Directorio, 16 miembros al parecer fueron designados por el Ministerio, los restantes 14 cargos fueron ocupados por representantes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional – FNDR3, del Gobierno Municipal de La Paz y El Alto y en algún caso, las FEJUVES de ambas ciudades. Pero esta injerencia no solo es del gobierno, también encontramos la presencia de representantes sociales en el Directorio como: Julián Romero, quien respondería a la FEJUVE La Paz y que según el contaría con el respaldo político por su relación con un alto miembro del MAS; Arturo Baltasar, quien contaría con el apoyo de la FEJUVE El Alto. Similar hecho se dio en la designación de los síndicos y los accionistas, donde dos ex–dirigentes de la FEJUVE El Alto fungieron como accionistas de la empresa4.

Pero, no solo se da la intromisión político-dirigencial, también existen denuncias de corrupción en algunos de sus miembros, por ejemplo: Julián Romero, Vicepresidente del Directorio (2011), tiene una denuncia por extorción interpuesta por una funcionaria, quien en fecha 2 de junio de 2011 fue destituida de la empresa. En su declaración en la Fiscalía esta funcionaria indica: “fui destituida arbitrariamente ante la cual interpuse la denuncia respectiva ante el Ministerio de Trabajo pidiendo su reincorporación” (Fiscalía de Distrito de La Paz, 24 de noviembre de 2011).

Este abuso que sufre esta funcionaria y luego de que el Ministerio de Trabajo instruyera su reincorporación en EPSAS SA., el asesor jurídico a nombre de Julián Romero, condiciona su reincorporación a que se entregue un monto de dinero, ante esa situación la funcionaria presenta una denuncia ante la fiscalía donde indica:

“el día de ayer fue grande mi sorpresa al recibir una llamada del referido asesor jurídico de la empresa, al transmitirme el mensaje del Vicepresidente del Directorio de EPSAS (Julián Romero), en sentido de que, se entregaría el memo de reincorporación, siempre y cuando erogue a favor de dicho representante el equivalente a tres sueldos míos, quince mil bolivianos (Bs 15.000), (Fiscalía de Distrito de La Paz, 24 de noviembre de 2011).

Hechos como el mencionado o la designación de cargos ejecutivos sin concurso de méritos, ingreso de personal eventual que respondería al partido político MAS, entre otras denuncias deberán ser aclaradas por autoridades de la empresa. Esta injerencia paulatina del partido político de gobierno a través del MMAyAy de organizaciones sociales, ha generado que se vayan desarrollando componendas con un aliado interno el “sindicato de trabajadores” y que va repercutiendo en la gestión de la empresa, donde la situación de transición e incertidumbre en la que se encuentra le sirve más al partido político del MAS y a sus objetivos de estatización la empresa dejando de lado conformación de un modelo de empresa, que refleje lo soñado en la segunda Guerra del Agua: restaurar la gestión pública de la empresa basada en formas de gestión democráticas y participativas; mayor acceso a los servicios especialmente para la gente pobre y excluida por AISA; reinversión de utilidades, tarifas accesibles especialmente a los costos de conexión; generar mecanismos de transparencia y blindaje, tanto, en lo administrativo como del sector dirigencial; entre otros (14 razones para lograr la salida de AISA de El Alto, FEJUVE El Alto, 2004).

El sindicato de trabajadores de EPSAS SA

El actual directorio del sindicato de trabajadores de EPSAS SA fue elegido el año 2006 en la última gestión de Aguas del Illimani, sobre el cual, en los últimos meses pesan denuncias por hechos de corrupción en los que algunos de sus representantes están involucrados. Por ejemplo, Pedro Pablo Castro Quisbert con Carnet de Identidad 42175604 L.P., Secretario de Relaciones5del sindicato y funcionario con el cargo de Supervisor de Fugas, en el área de conexiones clandestinas, en fecha 13 de febrero del 2010 realizo cobros de dinero a nombre de EPSAS SA por un monto de Bs 5000 (cinco mil bolivianos) a la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia6 por una conexión clandestina encontrada en esa institución. Por las funciones que desempeña este funcionario, no le es permitido realizar ningún cobro a nombre de EPSAS SA y tampoco, el de negociar el monto de la multa, que haciendo abuso del cargo se tomó la atribución de efectuar una rebaja del monto inicial de la multa de Bs. 9.000 (Nueve mil)7. Pero, el hecho no queda ahí, sino que una vez realizado el cobro de estos dineros no fueron entregados a la empresa y es ante la denuncia de la Confederación de Trabajadores de Bolivia que el caso es presentado a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de la ciudad de La Paz8.

Ante esta y otras denuncias que se dieron a conocer en los últimos años, los trabajadores de base de la empresa han solicitado de manera reiterada que el sindicato pueda convocar a una asamblea en la que se pueda esclarecer los hechos de corrupción denunciados. Un grupo de trabajadores en un nota dirigida a Juan Carlos Trujillo Toco, Secretario Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), donde: “solicitan a esta instancia que interceda sus buenos oficios para llevar adelante una Asamblea General de trabajadores de EPSAS SA a la cabeza de la Central Obrera ya que en reiteradas oportunidades solicitaron al actual directorio que se pueda convocar y no lo hicieron” (Trabajadores de EPSAS SA, 8 marzo de 2012, varias firmas). Estas disputas internas han generado un distanciamiento entre trabajadores de base y sindicato generando un ambiente laboral tenso, ya que existen trabajadores que apoyan al sindicato pero también existen trabajadores disidentes al sindicato. El 16 de marzo de 2012, el grupo disidente de trabajadores lleva adelante una huelga de trabajadores al interior de EPSAS SA donde: “piden esclarecer los hechos de corrupción denunciados en la empresa donde representantes del sindicato estarían involucrados9 (UNITEL, 16 de marzo 2012).

Un funcionario de EPSAS SA, que pidió no ser identificado (haciendo referencia a la huelga de trabajadores de casi dos semanas llevado a cabo en el mes de septiembre2012 por el sindicato) mencionó que: “el sindicato ha tomado una posición de revancha hacia los trabajadores que no han apoyado la huelga, logrando hacer despedir a varios funcionarios o en algunos casos, reubicando trabajadores que desempeñaban funciones en La Paz fueron llevados a El Alto en señal de castigo” (Funcionario de EPSAS SA, comunicación personal, 3 de octubre de 2012).

Continúa indicando sobre los trabajadores disidentes que luego de esta huelga fueron despedidos de la empresa: “los trabajadores despedidos, son personal que no apoya la gestión del actual gerente y sindicato. Pero, este accionar del sindicato, estaría apoyado por el Gerente General y el Directorio, en ese sentido, este mismo funcionario indica que: “el sindicato ha logrado desarrollar componendas con la Gerencia General y el Directorio, acciones de estas instancias en función de intereses sectarios en desmedro de la empresa”. En este sentido, este funcionario indica que: “el actual Gerente General William Marca (2011-actualidad) estaría avalando el ingreso de nuevo personal que tiene relación de consanguinidad directa con trabajadores (Padre–hijo) y que actualmente ocupan cargos en el Directorio del Sindicato y que aprovechando el cargo han logrado ingresar a la empresa con el aval de la Gerencia General y Directorio” indico este funcionario (Funcionario de EPSAS SA, comunicación personal, 3 de octubre de 2012).

Este accionar provendalista y coercitivo del sindicato a los largo de estos seis años podríamos indicar que tiene su origen el 2006, ante la eminente salida del operador privado y la incertidumbre sobre el nuevo operador y es así que ese año se firma un Convenio Interinstitucional entre el Ministerio del Agua de entonces y el sindicato de trabajadores donde en el artículo 5, indica: “Son beneficiarios del presente convenio únicamente los trabajadores que pertenecen al Sindicato Mixto de Aguas del Illimani, de acuerdo a nomina que se adjunta al presente como único anexo” (Ministerio del Agua, 14 de diciembre del 2006). Este convenio, a lo largo de estos años es mal utilizado dando lugar a que el sindicato lo utilice como un mecanismo coercitivo y de manipulación a los trabajadores que no están en esa “lista única”.

¿Qué camino les queda a estos funcionarios que no se encuentran en la lista y que son disidentes al sindicato?

Mantener un perfil bajo o por el contrario ser pasibles de amedrentamiento y relegados de la posibilidad de ocupar cargos jerárquicos ya que cualquier funcionario que aspire a algún cargo superior, debe contar con el aval del Directorio, Gerente General y Sindicato, o por último, estos son despedidos. Actualmente, los directores de área de la empresa son interinos designados de manera directa, sin ningún concurso de méritos e incluso algunos sin tener una carrera dentro la empresa.

Todo lo que sucede en la empresa EPSAS SA, sin duda que nos debe llevar a la reflexión de los que estuvimos involucrados con la segunda Guerra de Agua en la ciudad de El Alto y los sueños de conformar un nuevo modelo de empresa, un modelo de gestión que permita conjugar tres elementos: a) el carácter “vinculante” de participación, b) generar mecanismos de “blindaje” tanto político-partidario, como también dirigencial, y c) encarar el camino hacia la “autogestión” del servicio, con prácticas tradicionales de gestión como la asamblea, el cabildo, la rotatividad de cargos. La implementación de un modelo de gestión en las ciudades de La Paz–El Alto, ha sido una tarea aún no alcanzada, consolidar reformas que reflejen todo el “discurso construido” de nuestros gobernantes en eventos internacionales como nacionales, que sirve para ser la atención y recibir los aplausos de una palestra, pero todo ese discurso a pesar nuestro queda en eso, en un simple discurso que se convierte en retórica.

Lo siento presidente Evo Morales, pero no es lo que soñamos…

————-

1El autor es investigador y activista del agua. Email: july240608@yahoo.com

2EPSAS SA. Informes de gestión del año 2007 al 2011. .

3En fecha 25 de marzo de 1987, se creó el Fondo Nacional de Desarrollo Regional – FNDR, como una Institución pública de carácter descentralizado y dedicado a contribuir al desarrollo local y regional, financiando operaciones de crédito y proyectos de desarrollo en toda Bolivia.

4EPSAS SA. Acta de la Primera Junta de General Extraordinaria de Accionistas de la “Empresa Pública y Social de Agua y Saneamiento S.A. (EPSAS S.A.)”, 17 de enero de 2007.

5 Viceministro de Trabajo, Empleo y Previsión Social, (La Paz, 12 de enero de 2011).

6 Notas enviadas al Gerente General Willan Marca Vargas de Fecha 3 de febrero de 2012 por León Cuevas Chávez, Secretario de Hacienda de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia.

7Fiscalía de Distrito La Paz, Denuncia Comisión de Delitos, Denuncia interpuesta por León Cuevas Chávez en fecha 01/02/2012.

8EPSAS SA, querella presentada a la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen de la ciudad de La Paz, por falsedad material, falsedad ideológica, uso indebido de instrumento falsificado, estafa, de fecha 8 de marzo de 2012.

9http://eju.tv/2012/03/trabajadoras-de-epsas-se-declaran-en-huelga-de-hambre/#sthash.QbD0umQV.dpbs