Washington, (PL).- La Casa Blanca calificó de repugnante un comercial de la Asociación Nacional del Rifle (ANR) que cuestiona al presidente estadounidense Barack Obama por negarse a ubicar policías armados en las escuelas, mientras sus hijas tienen seguridad permanente. El portavoz del Ejecutivo Jay Carney consideró una actitud cobarde utilizar las figuras de Malia y Sasha Obama como “peones de una guerra política” y un blanco para atacar al mandatario.

Carney respondió así al anuncio televisivo de la Asociación (National Rifle Association o NRA en inglés) que busca resaltar la supuesta contradicción del gobernante demócrata respecto al tema. “¿Son las niñas del presidente más importantes que los tuyos? El señor Obama pide a los ricos que paguen una parte justa de impuestos, pero él es solo un hipócrita elitista cuando se trata de una parte equitativa de seguridad”, comenta un narrador en el vídeo.

La NRA también defendió el comercial y dijo que interpretar a Malia y Sasha como su tema principal constituye una distracción intencionada y calculada por parte del Gobierno. El material televisivo apareció horas antes de que el Presidente firmara 23 órdenes ejecutivas para controlar las armas de fuego en el país y así frenar el incremento de los incidentes violentos.

Entre las medidas figuran la creación de un sistema universal para comprobar los antecedentes penales de los compradores de pertrechos y aumentar la cobertura médica en salud mental. Pero la NRA -con 4,2 millones de afiliados- se propone aprovechar su influencia político y social para boicotear esas disposiciones, promovidas tras la reciente masacre en una escuela primaria de Connecticut con saldo de 20 niños y seis adultos muertos.

Asociación del Rifle pide guardias armados para escuelas de EE.UU.

Fundada en 1871, la NRA es una de las más férreas defensoras de la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a portar armas en Estados Unidos. Al cumplirse una semana de la masacre en Newtown, Connecticut, cuando un joven de 24 años abrió fuego con un fusil AR 15 en la escuela primaria Sandy Hook y ultimó a 26 personas, entre ellas 20 niños, la NRA rompió su silencio y propuso emplear a guardias armados para la protección de todas las escuelas de Estados Unidos.

La presencia de guardias armados hubiera podido prevenir la tragedia de Newtown y la policía debería estar en todas las escuelas porque existe “la obligación de defender a nuestros hijos”, dijo en conferencia de prensa Wayne LaPierre, jefe de la NRA. Para el directivo la prohibición de armas en las escuelas vuelve vulnerables a los alumnos, y, según afirmó, es necesario afrontar la realidad.

“Lo único que detiene a una persona mala con una pistola es una persona buena con una pistola, lo necesario no son legislaciones tortuosas, sino un modelo de escuela blindada con un guardia armado en cada puerta”, afirmó LaPierre.

Asambleas legislativas departamentales en 10 territorios estadounidenses anunciaron que presentarán en 2013 propuestas de leyes para que los maestros puedan portar armas de fuego en las escuelas. La polémica iniciativa es una de las reacciones sociales a la matanza en el colegio primario Sandy Hook, en Connecticut.

Algunos de los estados donde están previstas las modificaciones legales son Oklahoma, Oregon, Dakota del Sur, Tennessee, Minnesota, Florida y Texas. Si armamos a los profesores, los tiroteos disminuirán porque los potenciales agresores sabrán que su fuego será respondido. No podemos continuar tomando decisiones tibias y políticamente ingenuas, opinó el diputado de Oklahoma Mark McCullough.

El fiscal general del estado norteamericano de Arizona Tom Horne propuso un polémico proyecto de ley que permitiría a los directores de escuelas portar armas en la institución tras recibir entrenamiento de la policía local. Horne señaló que el objetivo es que cualquier institución educacional que lo desee pueda designar al director, o a algún otro empleado, para que reciba entrenamiento en el uso de armas de fuego y en la gestión de emergencias.

El proyecto tiene la aprobación del líder de la cámara baja del estado, el republicano David Gowan, quien lo introducirá como propuesta de enmienda en la próxima sesión de la legislatura del territorio.

Críticos de la medida dijeron a medios de prensa locales que Horne pretende aprovechar con fines políticos la actual coyuntura con el fin de estar en consonancia con los grupos de cabilderos que favorecen a las compañías productoras de armas. Según el funcionario, la solución ideal sería colocar un policía en cada escuela, aunque aclaró que la participación de los centros estudiantiles sería voluntaria y gratuita, informó el diario Arizona Republic.

Después que el presidente Obama recibió una carta firmada por 300 directores pedagógicos que piden acciones contra la violencia social, la Casa Blanca activó un sitio de Internet donde miles de ciudadanos han presentado sus peticiones particulares en cuanto al tema del control de armamentos. Una encuesta publicada por el diario USA Today mostró que 58% de los estadounidenses están a favor de leyes más estrictas sobre la venta de armas de fuego, un incremento con respecto a octubre del 2011, cuando solo el 43% de la población favoreció esta idea.

Las ventas masivas de armas de fuego en Estados Unidos aumentan las probabilidades de masacres de civiles, de ataques contra fuerzas policiales y el tráfico ilegal hacia el extranjero, denunció el foro Violence Policy Center (VPC). El mercado civil ha sido convertido en un bazar de la militarización por empresas del sector y organizaciones como la ANR, subrayó el grupo no gubernamental en su página Web.

La industria se ha vuelto dependiente de productos con estilo castrense y por medio de la publicidad hacen creer a la ciudadanía que lo realmente moderno es comprar los mismos fusiles que usan los soldados en combate, comentó el VPC.

Explosión en ventas de armas de fuego en EE.UU.

Estados Unidos fabrica cinco millones de unidades anuales y es el país con más armas en manos privadas: unos 310 millones, en un país de 311 millones de habitantes. Un informe de 2007 del Small Arms Survey citado por el diario The Washington Post señaló que esta nación tiene la mayor tasa de posesión de armas en el mundo, con un promedio de 88 por cada 100 ciudadanos.

Las ventas de armas de fuego se dispararon en Estados Unidos en coincidencia con un debate político nacional que podría conducir hacia la más polémica ley en 200 años contra el comercio de estos pertrechos. La masacre de niños en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, en diciembre, y esta semana el discurso del presidente Barack Obama provocaron una especie de frenesí comprador de la población en materia de armamentos.

Se estima que hay más de 129.817 armerías con licencia federal en Estados Unidos. Hasta finales de noviembre, el FBI había registrado más de 16 millones 808 mil trámites legales para comercializar armas, lo que supera en cerca de 350 mil las ventas en todo 2011. Solo el 28 de noviembre, fecha que marcó el comienzo de la temporada de compras de fin de año, el FBI recibió 97.848 trámites de adquisición.

En total son cerca de 19 millones de artefactos vendidos solo en 2012, la cifra más elevada desde que el FBI empezó a hacer pública la estadística en 1998. Entretanto, cálculos de la Fundación Nacional de Tiro Deportivo, sostienen que esta industria tuvo un impacto de 31.800 millones de dólares en la economía estadounidense, superior a los 27.800 millones del año precedente.

Hace dos días el mandatario demócrata emitió una veintena de órdenes ejecutivas con el propósito de contrarrestar la violencia social en un país que contiene un inquietante inventario de 310 millones de armas en manos civiles. Hoy día 11 de cada 15 artículos que venden empresas como Smith & Wesson, Bushmaster, Rock River, Stag Arms y Armalite son rifles de asalto con gran poder de metralla y recarga automática.

El presidente Obama exigió más controles sobre las ventas de armas a civiles y apoyó la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense que da derechos a portar esos artefactos. En su habitual mensaje radiofónico y por Internet de los sábados, el mandatario pidió al Congreso aprobar una serie de medidas encaminadas a disminuir la violencia causada por la utilización de esos artefactos.

Obama, luego de aprobar acciones ejecutivas para endurecer el control de las armas, sostuvo que llegó el momento de tomar acción para combatir la violencia en el país. Puntualizó que la Casa Blanca toma una serie de medidas inmediatas para fortalecer el sistema de control de antecedentes de la ley que permiten que el 40% de las ventas de estos equipos se hagan sin verificación de historiales.

Asimismo se refirió a la grieta existente en las leyes del país que permiten la venta sin que se verifiquen los antecedentes de los compradores. Como la mayoría de estadounidenses, creo que la Segunda Enmienda garantiza el derecho individual a portar armas, dijo, en aparente respuesta a sectores de la oposición republicana que alegan que las acciones del Poder Ejecutivo afectan los derechos de las personas.

El presidente estadounidense, quien jura mañana su segundo mandato en la Casa Blanca, llamó al Congreso a adoptar normativas para realizar un control universal de antecedentes para todo el que compre un arma, restablecer la prohibición de las armas de asalto y limitar los cargadores de munición de alta capacidad.

El tema retomó protagonismo en el país tras la masacre del 14 de diciembre en una escuela primaria en la localidad de Newtown en la que murieron 26 personas. Después de la masacre en Connecticut, en ese departamento prácticamente se duplicaron las ventas de armas, y en un solo fin de semana las compras se incrementaron en el 55% y fueron emitidos 725 documentos de compras. Los modelos más solicitados son el rifle de asalto AR-15, la carabina prima del anterior Bushmaster XM-15, junto con múltiples marcas de pistolas de mano, en las que destacan actualizaciones de la Remington y la Glock.

Un estudio de la cadena NBC News en media docena de estados revela un repunte en las compras de los mortíferos artilugios y un incremento significativo en la confección de los cheques imprescindibles en estas transacciones. En todo el país, durante diciembre de 2012 se emitieron 900 mil cheques de respaldo más que en el mes equivalente de 2011, y en los totales del año aparecen 3,1 millones de cheques más que en los anteriores 12 meses.

Las principales propuestas de la administración Obama son restringir la venta de fusiles de asalto, complicar el comercio de municiones e incrementar la supervisión de los cheques especiales usados por los ciudadanos. A la mayoría de estas medidas se opone la Asociación Nacional del Rifle, un foro conservador que en 2012 gastó 13 millones de dólares para que Obama no resultara reelecto.

Un promedio de 85 personas mueren cada día en Estados Unidos por causa de disparos, pero las leyes restrictivas siempre encuentran resistencia en el Congreso porque contravienen la conocida Segunda Enmienda de la Constitución. Más de 20 mil leyes se encuentran en vigencia en Estados Unidos sobre la compra, posesión, transporte y uso de armas de fuego.

Cada año unas 100 mil personas son heridas o muertas a balazos en este país, según el Centro Brady para el Control de Armas. De acuerdo con esa institución, entre los 23 países del mundo con más población e ingresos más altos, el 80 por ciento de los homicidios por armas de fuego ocurrió en Estados Unidos.