Ginebra y La Habana.- El nivel de las aguas de los mares del planeta aumenta aceleradamente, con un avance 60% más rápido de lo proyectado por expertos de Naciones Unidas en su informe de 2007, revela la revista británica Environmental Researchs Letters.

Los habitantes del planeta pueden confirmar día a día el carácter inequívoco del calentamiento global con sólo mirar, o padecer, la sucesión de catástrofes provocadas por lluvias torrenciales y tormentas registradas últimamente. No hay que ir muy lejos en la geografía o en el tiempo para tener noticias más que contundentes de lo antes comentado, pues la propia región de América ha sido escenario reciente de tales sucesos.

Los enormes perjuicios humanos y económicos causados por varios tornados en Estados Unidos, donde se registró un crudo invierno 2010-2011, y las inundaciones de Venezuela, Colombia y Ecuador, con lamentables saldos, ratifican pronósticos científicos antes divulgados.

Otro de los temas más seguidos e investigados en los últimos tiempos por la comunidad científica internacional volvió a generar noticias hace poco y es el referido al derretimiento de los llamados hielos eternos de los polos.

Un nuevo modelo de pronósticos dado a conocer por el científico Wieslaw Maslowski, ante una reunión anual de Geociencias de la Unión Europea, vaticina que los hielos del Ártico desaparecerán durante los veranos en la presente década. Gran expectación e incluso escepticismo ha catapultado la aseveración del experto, pues sus estimados puntualizan que los hielos del Ártico desaparecerán totalmente durante los veranos aproximadamente en 2016.No obstante, sugiere un margen de error de unos tres años hasta 2019.

Un informe presentado con anterioridad por el profesor Maslowski, calculaba que esos augures se cumplirían en 2013. El estudioso asegura haber seguido esta vez métodos de trabajo e investigación similares a los del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC).

El científico Walt Meier, del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de EE.UU., ha comentado que aunque el trabajo del equipo de Maslowski es bastante bueno, sostiene el criterio que esto ocurrirá alrededor de 2040 o 2050. Estas diferencias de opiniones entre especialistas no reducen, a nuestro juicio, la gravedad de las actuales tendencias del clima.

Y más si nos remitimos a reportes divulgados desde comienzos de 2011, en los cuales se anunciaba que durante 2010 se registró nuevamente un acelerado incremento de los hielos polares, después de unos dos años de cierta ralentización.

Mucho se ha hablado sobre la incidencia del derretimiento de los casquetes polares y glaciares en el incremento de las aguas oceánicas y el nivel del mar. La Alianza de Pequeños Estados Insulares ha llamado la atención sobre el peligro real de desaparecer del mapa que tienen algunas islas si la temperatura global llegara a dos grados de incremento en los próximos años.

Pero los hielos Árticos y Antárticos e incluso los glaciares continentales no sólo influyen en las mareas. Son decisivos como agentes termorreguladores del clima en todo el planeta. Las alteraciones o disminuciones de los hielos inciden en la densidad y curso de corrientes marinas como la del Golfo, en el Océano Atlántico y la de Labrador, en América del Norte.

También influyen en la fuerza de los vientos. En fin, el derretimiento del Ártico tiene mucho que ver con los severos inviernos padecidos en las anteriores temporadas en Europa y América del Norte y tal vez con los tornados en serie, según algunos expertos.

Las aguas crecen 60% más rápido que lo anticipado por la ONU

Un estudio presentado en septiembre de este año por un equipo de expertos de la Universidad de Colorado durante un simposio en Venecia, Italia, confirma que los mares del mundo aumentan más de tres milímetros por año, aunque existen regiones donde el incremento es mucho mayor. Se ha determinado que los elementos que más inciden en el aumento de los océanos globales son la mayor absorción de calor y el agua derretida proveniente de glaciares y capas de hielo erosionados.

Las aguas de los mares en el planeta crecen aceleradamente, con un avance 60% más rápido de lo proyectado por los expertos de Naciones Unidas en su informe de 2007. Así lo sostiene otro estudio que acaba de ser publicado en la revista británica Environmental Researchs Letters, y que fue retomado en las últimas horas por diversos medios internacionales de información.

El estudio revela que los mares podrían crecer en torno a un metro hasta el fin del siglo, superando significativamente las cifras de entre 18 y 59 centímetros anticipadas por el Grupo de Expertos de la ONU sobre el Clima (GIEC) en su informe de 2007.

De perpetuarse el actual nivel de calentamiento global y de crecimiento de las aguas, regiones enteras del globo, ubicadas a menos de un metro por sobre el nivel del mar, como por ejemplo Bangladesh, estarían condenadas a desaparecer. Concentraciones urbanas como la ciudad de Nueva York podrían confrontarse a una situación semejante a la recientemente vivida con el huracán Sandy.

Desastre ecológico, conflictos crecientes por los recursos naturales y millones de refugiados climáticos serían parte de ese catastrófico escenario anticipado por el estudio de la revista británica.

Las preocupantes revelaciones coinciden con la realización en Doha, capital de Qatar, de la 18 Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Allí, representantes de 190 países reunidos desde el lunes 26 de noviembre hasta el 7 de diciembre, deben evaluar el futuro del Protocolo de Kioto y avanzar los contenidos de lo que debería ser un acuerdo amplio sobre el clima previsto para 2015.

La primera ronda de negociaciones sobre el clima se realizó en Bangkok, como parte de los preparativos de la COP 18. Las sesiones no mostraron ninguna celeridad por parte de los dirigentes de algunas de las principales potencias responsables del incremento del calentamiento global, para atenerse a tratados vinculantes de reducción de gases tóxicos. Los anuncios sobre las perspectivas de sobrevivencia del actual Protocolo de Kioto, que debe expirar en 2012, son sombríos.

Las señales de alerta se multiplican en las dos primeras jornadas de la Conferencia sobre el Cambio Climático de Qatar, inaugurada el pasado lunes 26 de noviembre. Las voces más realistas subrayan la preocupación creciente en no lograr controlar el calentamiento climático en 2 grados, máxima soportable según hipótesis de especialistas.

De mantenerse el ritmo creciente actual de calentamiento sin tomarse medidas drásticas de control de la emisión de gases, se baraja la hipótesis de un aumento de entre 3 y 5 grados hasta el final del siglo.

Entre calentamiento global y crecida acelerada del nivel del mar, la Conferencia de Qatar se confronta a decisiones radicales. La apuesta es intentar un nuevo acuerdo global que se firmaría en 2015 y que entraría en vigor a partir del 2020. Actualizando y reemplazando el Protocolo de Kioto (1997) y Kioto 2.

* Marta Gómez es periodista de la redacción de Temas Globales de Prensa Latina y Sergio Ferrari es colaborador de Bolpress.