La Dirección de Régimen Disciplinario de la Fiscalía General del Estado, a través de la Autoridad Sumariante de los Distritos de Chuquisaca y Potosí Julio César Sandoval, resolvió la destitución y retiro definitivo de la Carrera Fiscal de los fiscales de Potosí Sandro Fuertes, Marco Antonio Rivadeneira, Manuel Alejandro Córdova y Freddy Miranda, quienes actuaron en estado de ebriedad dentro del proceso de investigación denominado Caso Mallku Khota.

Tras un análisis minucioso de la Autoridad Sumariante, se ha establecido que existe la responsabilidad disciplinaria en parte, -porque hay que dividir lo que significa el cumplimiento de un instructivo general, el 924/2012, y el incumplimiento al Instructivo departamental emitido por Sandro Fuertes como Fiscal de Distrito de Potosí.

“Se ha concluido de que existe la responsabilidad en cuanto a la falta prevista por el Art. 121 numeral 1 y 3, es decir incumplimiento a su propio instructivo y por concurrir a su fuente laboral en estado de ebriedad, por lo que corresponde destitución del cargo y retiro definitivo de la Carrera Fiscal”, explicó Sandoval.

Entretanto se libró de toda responsabilidad al fiscal Eulogio Mamani tras comprobarse que no participó de ninguna falta disciplinaria, debido a que estaba delicado de salud y descansando en el alojamiento.

La autoridad sumariante actuó ante la denuncia pública realizada por los diferentes medios de comunicación del país y una denuncia particular, donde se hizo conocer que los fiscales concurrieron a la localidad de Sacaca para ingresar posteriormente a Mallku Khota a pacificar la región por los enfrentamientos entre comunarios que existían, acción que iba a producirse en coordinación con los militares y policías de la zona, sin embargo mientras aguardaban a los efectivos militares y policiales libaron bebidas alcohólicas hasta quedar en estado inconveniente y aún en ese estado pretendieron ingresar a la zona de conflicto.

Por otro lado, Severino Valiente Pinto, ex diputado del Movimiento al Socialismo (MAS) por el Departamento de Oruro, fue sentenciado a 3 años y seis meses de reclusión por el Tribunal Segundo de Sentencia de La Paz, por el delito de uso indebido de influencias, luego de que el Ministerio de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción formalizara una denuncia en su contra ante el Ministerio Público el 2 de abril de 2010.

Durante el ejercicio de su cargo, Severino Valiente habría gestionado visas para que 16 personas, que supuestamente eran productores de queso, leche y otros lácteos, viajen a Holanda con el objeto de recibir cursos de capacitación en ese rubro. Sin embargo, la finalidad para la tramitación de visas era que las personas que salieron del país puedan obtener su residencia en España.

Esta sentencia es una muestra de la lucha frontal contra la corrupción, que desvirtúa la supuesta persecución política contra la oposición, pues las denuncias recibidas por hechos de corrupción, se procesan sin importar el color político, con el único objeto de sancionar acciones que vulneren los intereses del Estado, aseguró el Ministerio de Transparencia en un comunicado.