La convocatoria al Censo Nacional de Población y Vivienda 2012 avivó en las últimas semanas decenas de conflictos limítrofes entre municipios, algunos de los cuales derivaron en bloqueos camineros y violentos enfrentamientos con la Policía. A dos días del Censo, las protestas más radicales se registran nada menos que en el Chapare cochabambino, la base territorial del partido en función de gobierno, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Los límites territoriales de la mayoría de los 337 municipios de Bolivia están mal definidos desde la promulgación de la Ley de Participación Popular en 1994. Según el Ministerio de Autonomías, sólo 25 municipios del país no tienen problemas limítrofes, es decir el 7% del total.

Entre los conflictos territoriales emblemáticos destacan la pugna de los municipios de Coroma (Potosí) y Quillacas (Oruro) por tierras agrícolas y un rico yacimiento de piedra caliza; y el litigio entre Chuquisaca y Tarija por un yacimiento hidrocarburífero situado en la frontera de ambos departamentos.

En las últimas semanas se reavivaron los enfrentamientos entre poblaciones vecinas que mantienen centenarios conflictos limítrofes, debido a la preocupación de los vecinos respecto al dominio de recursos naturales y sobre todo a la asignación presupuestaria calculada en función al número de habitantes.

En el departamento de La Paz los conflictos limítrofes enfrentan a los municipios de Achocalla, La Paz y El Alto; Mecapaca y Palca vs. La Paz; Guanay contra Zongo; Caranavi vs. Coripata, y Maipiri contra Tacacoma, entre muchos otros.

En Tarija se agravó en las últimas horas el conflicto municipal de Yacuiba y Villamontes en la frontera con Argentina. Los pobladores de Yacuiba instalaron una huelga de hambre y bloquearon este lunes la zona Campo Pajoso, cortando el tráfico desde Tarija y Santa Cruz hacia Argentina. Sin embargo, al finalizar el día decidieron suspender las medidas de presión para no perjudicar las labores de los agentes censales.

En Cochabamba se registraron también varios conflictos municipales parcialmente solucionados, como el de Punata y Arani en el valle alto, pero los más radicales persisten nada menos que en los municipios del trópico cochabambino, una zona supuestamente controlada por el gobierno del MAS.

El 16 de noviembre los pobladores del municipio de Colomi bloquearon la carretera principal Cochabamba-Santa Cruz exigiendo una solución al conflicto limítrofe con sus vecinos de Villa Tunari antes de la realización del Censo. Los bloqueadores se enfrentaron con efectivos de la Policía cuando éstos intentaron despejar la ruta, y en el choque resultaron heridas al menos 54 personas y una camioneta fue incendiada.

Los bloqueadores lanzaron piedras, palos y objetos contundentes contra los policías, hiriendo de gravedad a 16, entre ellos un capitán que sufrió un traumatismo cráneo encefálico severo y un cabo que estuvo a punto de perder un ojo.

El alcalde de Villa Tunari Feliciano Mamani aseguró que cedió a las presiones de sus vecinos y aceptó que los comunarios que viven en el límite municipal sean empadronadas como habitantes de Colomi, “pero parece que quieren forzarnos a más y eso no lo permitiremos”.

Por otro lado, un problema de límites entre los municipios de Chimoré y Puerto Villarroel también derivó en bloqueos y violentos choques. Desde el sábado los afiliados a la Federación Sindical de Comunidades Carrasco Tropical, una de las seis federaciones de cocaleros del trópico, bloquean distintos puntos de la carretera Cochabamba-Santa Cruz exigiendo una resolución inmediata al conflicto limítrofe.

Este lunes más de medio millar de efectivos policiales desbloquearon la carretera a la altura de Cesarsama, Cruce Vueltadero e Ivirgarzama, luego de cuatro horas de enfrentamiento con comunarios de la zona, y en el choque resultaron heridos tres policías. Según el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas Felipe Cáceres, el bloqueo en Ivirgazama opacó el acto de celebración del XIV aniversario de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en el que debía participar el Presidente Evo Morales.

“Algunos malos dirigentes lastimosamente están buscando rédito político al promover el bloqueo de caminos, sabiendo que el Censo de Población y Vivienda no define limites, sino son datos estadísticos para una buena planificación en la distribución equitativa de recursos”, criticó Cáceres tras confirmar que se suspendió la visita del Presidente a la zona ante las amenazas de los bloqueadores.

El gobernador de Cochabamba Edmundo Novillo (MAS) denunció incluso que los dirigentes de la Federación Carrasco intentan sabotear el Censo, mientras que la responsable departamental del INE en Cochabamba Patricia Cupé reveló que se evalúa la posibilidad de asignar resguardo policial o militar a los empadronadores destinados a Colomi.

La ministra de Autonomías Claudia Peña reiteró que la cartografía usada por el INE en el empadronamiento del 21 de noviembre no definirá límites territoriales. Ese día unas 84 zonas en conflicto serán censadas con el “código cero”, que establece que los datos obtenidos en el Censo no serán asignados a ninguna de ellas, mientras no se resuelva la controversia en ámbitos administrativos o judiciales, una vez que se apruebe la nueva ley de límites. Se prevé concluir el proyecto de la ley hasta fines de noviembre.

En el caso de La Paz, “el problema surgido entre los pobladores de los municipios de Tacacoma (provincia Larejaca) y Aucapata (Muñecas) se ha resuelto abriendo un paréntesis bajo el código cero, para solucionar el problema de límites después del Censo Nacional”, precisó el gobernador de La Paz César Cocarico.

La ministra Peña advirtió que las poblaciones en las que persistan los conflictos no serán censadas y tendrán que conformarse con los recursos que reciben conforme a los datos del Censo de 2001. “El ciudadano o ciudadana, el municipio o la región que no se haga censar se perjudica a sí mismo y a sí misma, perjudica a su región y perjudica a Bolivia ya que los resultados censales permitirán hacer una nueva redistribución de recursos económicos, de transferencias del Tesoro General de la Nación y definir mejor las políticas de vivienda, de empleo, de salud y de seguridad que hacen falta poner en marcha en el país”, recalcó el Presidente Morales.

La Defensoría del Pueblo instó a los distritos enfrentados por problemas limítrofes a deponer sus protestas y garantizar un clima de tranquilidad para el éxito del Censo de Población y Vivienda previsto para el miércoles. “Exhortamos a las comunidades y municipios que han planteado demandas y generado acciones de protesta que ponen en peligro la realización de este evento en algunas zonas del país, a deponer sus acciones para permitir que el censo se lleve adelante en un clima de tranquilidad y seguridad”, manifestó la institución.

Por su parte, el representante en Bolivia del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) Jaime Nadal recomendó a la población no mezclar demandas limítrofes con el proceso y aplicación del Censo Nacional. “Hay que tratar de separar un ejercicio que es puramente operativo, realmente no tiene ningún tipo de implicación para demandas en temas de límites, separar eso de las demandas, las demandas deberían ir por un lado, y otra cosa es la participación de un operativo muy complejo”, dijo el representante internacional.

Nadal confirmó la presencia de Naciones Unidas, de la Comisión Económica Para América Latina y El Caribe (CEPAL), del Banco Mundial (BM) y representantes de varios países de la región para acompañar el proceso censal, programado para el miércoles.

Con información de ABI y PL.