La Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) eligió en sesión extraordinaria a Ramiro José Guerrero Peñaranda como nuevo Fiscal General del Estado, máxima autoridad del Ministerio Público durante los próximos seis años.

El 19 de agosto de 2012 el Congreso convocó a la elección del Fiscal del Estado y 61 candidatos se postularon al cargo. Una vez concluida la fase de impugnaciones solo 33 profesionales fueron pre seleccionados por los diputados y senadores que integran la Comisión Mixta de Justicia Plural, Ministerio Público y Defensa Legal del Estado.

Posteriormente, los preseleccionados fueron entrevistados por los legisladores y 25 postulantes continuaron en carrera, de los cuales nueve fueron inhabilitados, uno fue observado y 15 pasaron a la siguiente ronda.

El asambleísta de opositora Alianza Social (AS) Wilman Cardozo, responsable de la revisión de la documentación, aseguró que los inhabilitados no cumplían con los requisitos establecidos en la convocatoria; “por lo tanto no hay nada que ocultar en este proceso, y el resto de los habilitados corren para la segunda fase de la convocatoria”.

La presidenta de la Cámara de Diputados Rebeca Delgado (MAS) recalcó que todos los postulantes merecieron una calificación cualitativa en las mismas condiciones, en cumplimiento con la Constitución Política del Estado y la Ley Orgánica del Ministerio Público. El presidente nato de la ALP Álvaro García Linera insistió en que la preselección de los candidatos fue democrática y transparente, y criticó a legisladores de la oposición por cuestionar el proceso.

La diputada opositora Norma Piérola de Convergencia Nacional denunció que el MAS privilegió a postulantes afines al partido de gobierno, entre ellos José Guerrero Peñaranda, quien determinó la extinción de la acción penal en casos de narcotráfico cuando se desempeñaba como magistrado del Tribunal Supremo de Justicia.

Además, Piérola aseguró que Guerrero “ha sido constituyente del Movimiento al Socialismo por Sucre y sin embargo no nos permitieron impugnarlo en la comisión” (de revisión). Por esa razón, los legisladores de la oposición decidieron no votar por ninguno de los candidatos preseleccionados e inclusive amenazaron con pedir la anulación de todo el proceso.

El diputado oficialista Galo Bonifaz respondió que el MAS no necesita fiscales que lo defiendan y por eso “está garantizada la designación del nuevo Fiscal de forma transparente, para que la nueva autoridad realmente vele por los derechos constitucionales de todos los bolivianos”. “En la elección del Fiscal General lo que tiene que prevalecer son criterios de carácter universal de interés del Estado y de interés de la sociedad. Ni el presidente Evo Morales, ni el Vicepresidente necesitan a nadie que les proteja”, recalcó García Linera.

El Vicepresidente y presidente de la ALP prometió que la autoridad elegida tendrá la “suficiente capacidad, entereza jurídica y moral para defender al Estado y a la sociedad; no queremos que esté al servicio de nadie, ni de una región, ni de un ministro, ni de una organización, sino que lo único que tenga en la mente y la cabeza sea cómo proteger a la colectividad en su conjunto y al Estado, por encima de intereses particulares o regionales”.

La legislación nacional dispone que la máxima autoridad del Ministerio Público debe ser designada por dos tercios de voto de los miembros presentes de la ALP, previa convocatoria pública y calificación de capacidad profesional y méritos a través de concurso público.

García Linera pidió revisar la lista de candidatos para comprobar que “no son de una oligarquía, no son apadrinados por ningún buffet de abogados y no han venido maletines para que se designe a una persona; esa es la cualitativa diferencia y por eso creemos y le decimos al presidente de la Asamblea que sí vamos a tener un voto consciente, un voto que determine un proceso de transformación en el Ministerio Público”.

La ALP designó a la nueva autoridad en una maratónica sesión que comenzó a primera hora de la tarde del viernes y que se extendió hasta la madrugada del sábado. Participaron 110 diputados y 34 senadores.

Al promediar la 1:30 horas del sábado, el pleno la ALP de mayoría oficialista eligió a Ramiro José Guerrero Peñaranda como el nuevo Fiscal General por 105 votos, más de los 96 requeridos para ganar la elección por dos tercios de sufragios.

En segundo lugar quedó el fiscal antiterrorismo Marcelo Sosa Alvarez con 5 votos; seguido por el ex Fiscal General Mario Uribe Melendres con 3 votos; y Sandra García Sandy con un voto. Votaron en blanco 29 legisladores y se contó un sufragio nulo.

Guerrero Peñaranda, nacido en Potosí, será posesionado la próxima semana por el Presidente Evo Morales.