Ginebra, Suiza.-Un Tribunal de Ginebra acaba de prolongar esta semana la detención provisoria de Erwin Sperisen, ex jefe de la policía de Guatemala en la década pasada. Sperisen fue detenido en Ginebra el viernes 31 de agosto, acusado de estar implicado en una decena de asesinatos y violaciones de derechos humanos,

La decisión del Tribunal de prolongar la detención por 90 días en el penal ginebrino deChamp- Dollon, tiende a evitar el riesgo de fuga del imputado según informaciones públicas difundidas por el órgano judicial.

Desde hace ya varios años algunos dirigentes políticos suizos así como asociaciones helvéticas de solidaridad con Guatemala habían denunciado públicamente a Sperisen sin ser, hasta ahora, escuchados por las autoridades judiciales.

“El Vikingo”, tal como se conocía en Guatemala a Sperisen, es acusado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CIIG) y por la justicia local de haber sido uno de los jefes de los escuadrones de la muerte que operaron en el país centroamericano entre julio del 2004 y marzo del 2007.

Dicha Comisión es un organismo que fue establecido conjuntamente por las Naciones Unidas y Guatemala en el 2007. Y había denunciado recientemente la existencia en esos años en Guatemala de un “Grupo Criminal Autónomo” integrado por 19 personas. Todos funcionarios de los servicios de Seguridad del Estado quienes habrían implementado ejecuciones extra judiciales de prisioneros.

Dicho grupo estaba encabezaba por el ex – ministro del interior Carlos Vielman, el antiguo candidato a la presidencia Alejandro Giammattei – en la época jefe de prisiones- y Erwin Sperisen, su homologo policial.

Hijo de un notable guatemalteco –Eduardo Sperisen, embajador de su país ante la Organizacion Mundial del Comercio-, “El Vikingo” vivía desde 2007 en Ginebra y militaba políticamente en el Partido Evangélico Suizo.

Entres los hechos imputados a Sperisen, se encuentra la masacre de una decena de campesinos en la comunidad Nueva Linda acaecida en agosto 2004, un mes después de su nominación a la jefatura policial.

En marzo del 2007 Sperisen debió renunciar a su cargo. La policía se vio involucrada en el escándalo producido por el asesinato de tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano.

Dado que Sperisen cuenta con la doble nacionalidad, Suiza no acepta la eventual extradición a Guatemala para su proceso. Pero la justicia helvética parece dispuesta a continuar el expediente en curso por violaciones de derechos humanos imputadas al “Vikingo”.