En China han observado que algunos campesinos trataban los repollos cosechados con formaldehído (una especie de formol). Al preguntarles porque lo hacen, respondieron, que los transportistas, les piden este tratamiento.

Al preguntar a los transportistas ellos respondieron que les piden los mayoristas.

Al preguntar a los mayoristas ellos respondieron que los minoristas piden esto

Al preguntar a los minoristas. Ellos respondieron, que los clientes quieren repollos de buen aspecto. Pero sin el tratamiento con formaldehído los repollos se marchan durante el transporte también por el hecho que son golpeados entre ellos. El tratamiento conserva el buen aspecto de los repollos, y en el mercado se ven bien frescos.

El asunto es que la OMS ha declarado el formaldehído como cancerígeno.

El resultado es que se venden repollos envenenados eso sí, pero que lucen bien sanos.

¿Y como sería si algo semejante pasaría en Bolivia? ¿Habrá alguien condenado por este hecho?

Si el hecho se trataría ante un tribunal de una comunidad indígena, seguramente habría una condena, porque no es ético que se engañe al cliente de esta manera. Pero si el hecho se trataría ante un tribunal de la justicia ordinaria, dudo mucho que habrá una condena, porque los abogados encontrarían, que el formaldehído no es prohibido específicamente, etc,etc.

*Miembro del “Círculo Achocalla”: grupo abierto que reflexiona sobre la política y el vivir bien en Bolivia.

www.circuloachocalla.org