Como todos los años, el Presidente Evo Morales participó este miércoles en la eucaristía y procesión en honor a la Virgen de Urkupiña Patrona de la Integración, en el municipio de Quillacollo, Cochabamba.

El Presidente Morales participó hoy “con plena devoción en la misa y procesión en honor a la Virgen de Urkupiña realizados en una masiva concentración de feligreses nacionales y extranjeros en inmediaciones del templo de San Ildefonso, a 13 kilómetros de la ciudad de Cochabamba”, informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Morales arribó a las puertas del templo de San Ildefonso cerca del mediodía acompañado por la ministra de Comunicación Amanda Dávila, el gobernador interino de Cochabamba Milton Zerna, los alcaldes de Quillacollo Charles Becerra y de Cercado Edwin Castellanos, y otros asambleístas departamentales y concejales.

El Primer Mandatario escuchó misa cerca de la imagen de la Virgen, fue bendecido y presenció la procesión de cientos de feligreses. “Hermanas y hermanos todos nosotros hemos venido como peregrinos, como devotos, porque amamos a María, porque por María queremosa Dios, queremos a Cristo”, dijo en su homilía el arzobispo auxiliar de la Arquidiócesis de Cochabamba monseñor Luis Sainz y ponderó la presencia de Morales.

“En este tiempo de cambio en que vivimos, todo cambio, queridos hermanos, siempre nos trae una cierta desorientación. Todo cambio en cualquier parte del mundo y de la historia siempre ha creado una confusión. Tenemos que estar conscientes de esa situación”, reflexionó.

“Este año nosotros tenemos un censo. Seguramente en ese censo se podrá preguntar qué religión tenemos y sí la religión católica es la mayoría, yo quisiera decir que sí es una forma afirmativa los católicos tendríamos que cuestionarnos por qué no podemos vivir más humanamente como hermanos”, comentó el arzobispo Luis Sainz en la homilía de la misa en honor de la Virgen de Urkupiña.

El Mandatario nunca ha negado su fe católica, aunque en repetidas oportunidades dijo sentirse “un poco decepcionado de los jerarcas de la Iglesia Católica”.El anteaño pasado Morales lamentó que algunos obispos se resistan a orar en actos inter religiosos organizados por su gobierno.

El año pasado el Presidente, ratificando una vez más su fe católica, Evo escuchó misa en el templo de San Idelfonso y rezó a la Virgen de Urkupiña. “Yo quisiera que la Virgen nos ayude, me ayude, primero a que sigamos trabajando por la unidad, por la dignidad y sobre todo por la igualdad de todos los bolivianos y bolivianas”, manifestó en esa oportunidad.

Este año Evo solicitó a la Virgen paz, alimento y prosperidad económica para el país, además de paciencia para enfrentar los ataques de la oposición política. “Como siempre un deseo, esperamos ser escuchados por todos los dioses, la Virgen de Urkupiña, que haya mayor crecimiento económico para una estabilidad económica, por tanto que no falte plata al pueblo… porque cuando hay estabilidad, crecimiento, y no falta alimento ni energía puede haber algunos problemas, con reivindicaciones, pero el pueblo está tranquilo”, dijo a la prensa.

“Además de eso sería importante que vivamos en paz y tranquilidad y un pedido muy personal: He pedido paciencia, más paciencia a las ofensas de la oposición. Esperamos ser escuchados por la Virgen de Urkupiña”.

Con información de ABI.