El Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales fue reelegido presidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba en el XI Congreso Ordinario del gremio cocalero celebrado el fin de semana en Cochabamba. El jefe máximo de los cocaleros pidió encarecidamente a sus bases que no siembren más de un cato de coca y que no avasallen reservas forestales y parques nacionales.

Desde que asumió el mando del país en 2006, a Evo Morales no le incomodó cumplir el doble rol de Presidente de Estado y a la vez dirigente máximo de los sindicatos cocaleros, pero en el último Congreso cocalero pidió por primera vez a sus bases que reconsideren su reelección.

Morales solicitó al XI Congreso cocalero que revise su decisión de ratificarlo como presidente de las seis Federaciones de productores de coca del Trópico de Cochabamba, pretextando que sus obligaciones y responsabilidades como Jefe de Estado le impedirían dedicar atención al gremio y cumplir con eficiencia su función sindical.

El Jefe de Estado recordó que su gobierno ha iniciado una cruzada mundial para lograr el reconocimiento del masticado de coca como una práctica cultural milenaria, y la exclusión de la hoja de una lista de estupefacientes prohibidos por los tratados internacionales. En ese marco, pareció insinuar que su reelección como jefe cocalero perjudicaría a la campaña mundial en defensa de la coca.

¿Los cocaleros avergüenzan al gobierno cocalero?

El 15 de enero de 2012 comenzó oficialmente en el trópico de Cochabamba la campaña anual de erradicación de coca excedentaria con especial énfasis en los parques naturales y reservas forestales. A diferencia de los últimos años, en esta gestión se dará más importancia a los parques nacionales Carrasco, Isiboró Sécure (Cochabamba), Madidi (La Paz) y a la reserva forestal El Choré (Santa Cruz), anunció en la oportunidad el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas Felipe Cáceres.

“No permitiremos cocales en nuestros parques o reservas forestales porque están protegidos por ley, y tampoco asentamientos ilegales y otras actividades ilícitas como el narcotráfico”, advirtió Cáceres, refiriéndose a las pozas de maceración de coca y a las fábricas de cocaína descubiertas en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboró Sécure (TIPNIS).

Solo en la gestión 2011, la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) destruyó 154 pozas de maceración y 84 fábricas de cocaína en el polígono 7 del TIPNIS, habitado por cocaleros y colonizadores afiliados al Consejo Indígena del Sur (Conisur).

A fines de enero el asambleísta cochabambino Edgar Torres (MAS) informó que la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) instalará dos nuevos campamentos en el Trópico de Cochabamba para reforzar a los 16 centros que ya operan en la zona, y que al parecer fueron rebasados por la proliferación de cultivos ilegales.

Desde principios de año, cientos de afiliados a las Seis Federaciones cocaleras del Trópico de Cochabamba fueron sorprendidos con cultivos excedentarios e incluso con fábricas de droga. A principios de marzo, el secretario general de la Federación del Trópico Mario Castillo confirmó que desde diciembre de 2011 al menos 120 productores habían sido sancionados por cultivar más de un cato de coca, una extensión equivalente a 1.600 metros cuadrados.

“No hay compadreríos, ni padrinazgos, ni ahijados, ni hijos; el infractor es castigado y está prohibido de cultivar coca por un año; si los sancionados vuelven a infringir la prohibición, no nos responsabilizaremos y hasta pueden perder para siempre su cato de coca”, advirtió Castillo.

Solo en el primer trimestre de 2012, la FTC erradicó 2.096 hectáreas de coca ilegal en el trópico de Cochabamba. El viceministro Cáceres admitió que la proliferación de asentamientos y cultivosilegales en el Parque Nacional Carrasco era “preocupante”.

“Esta es una denuncia formal contra personas y comunidades y que en este momento se están amparando en la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Cochabamba, indicando que son afiliados y que como organización campesina tienen derecho a la tierra y el cultivo de coca”, denunció Cáceres, y anunció el lanzamiento del plan denominado “Asentamiento Cero” para proteger los parques nacionales.

Se trata de una estrategia diseñada por el Estado conjuntamente con la FTC y la FELCN que comenzará a aplicarse en los parques Carrasco e Isiboro Sécure y posteriormente en los parques Madidi de La Paz y Amboró de Santa Cruz, detalló el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas.

Casi tres meses después el propio Presidente Evo Morales confesó que “algunos compañeros no están respetando el cato de coca, no están erradicando y más bien quieren tener dos catos de coca so pretexto de renovación; lo peor es que algunos compañeros (quieren) entrarse al parque Carrasco”.

Algunos alcaldes de zonas altiplánicas y de los valles estarían alentando la ocupación física del parque Carrasco para ampliar los cultivos de coca, reveló el Presidente en un acto público celebrado en Chimoré el 14 de junio, y advirtió que su gobierno protegerá a ese parques y no permitirá el cultivo de coca en zonas prohibidas aunque “algunos hermanos se molesten”.

Tras recalcar que no existe argumento valedero para cultivar coca en parques o reservas forestales de Santa Cruz, Cochabamba, Pando o La Paz, Morales recomendó a sus bases: “No pierdan su tiempo, no cometan el error de entrarse a Carrasco, al Sécure o a otros parques…”.

Sin embargo, los cocaleros no escucharon las recomendaciones de su líder y hasta mediados de 2012 la FTC destruyó 354 hectáreas de coca ilegal en el parque Carrasco. “Se ha erradicado toda la coca y se ha sacado a toda la gente que vivía en casas rústicas que hemos quemado al salir”, dijo el comandante de la FTC Williams Kalimán al presentar su informe semestral al Presidente Morales en Chimoré.

“Queyo sepa de esa zona no sale coca sino sale la sustancia blanca (cocaína), el comandante (de la FTC)informa que se encontraron muchas fosas de maceración”, lamentó el Presidente Morales y reiteró que su gobierno no permitirá que se cultive más coca en el parque Carrasco.

“Hermanas y hermanos: si están plantando en esa zona pierden su tiempo; el gobierno nacional va a hacer los esfuerzos de cómo hacer respetar el parque nacional Carrasco, no se va a permitir porque nuestra obligación es, primero, respetar nuestras reservas forestales, y segundo, cuidar el medio ambiente…”, sentenció el jefe de Estado.

Morales aconsejó nuevamente a los colonizadores “no perder el tiempo” sembrando coca en el parque nacional Isiboro Sécure; y a las autoridades o dirigentes provinciales les pidió que “no cometan el error de sembrar coca y menos impulsar nuevos asentamientos”.

Por su parte, el ministro de Gobierno Carlos Romero confirmó el hallazgo de cientos de pozas de maceración y fábricas de cocaína en el Polígono 7 del TIPNIS, tal y como denunció Bolpress, y aseguró que “aún antes de que se presentarán denuncias se ha hecho y continúa un permanente trabajo de control en Conisur y se procede a la expulsión de los avasallamientos ilegales”. Consultado si el Ejecutivo investigará al líder del Conisur Gumercindo Pradel por su presunta vinculación con el narcotráfico, Romero respondió: “no conocemos ninguna denuncia, pero si es necesario, se tiene que investigar”.

No más coca, pide Evo a sus bases

En el XI Congreso Ordinario de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, Evo Morales pidió a los cocaleros que reconsideren su reelección, pues, dijo, no le será posible cumplir con las diferentes tareas sindicales porque son enormes sus responsabilidades como Jefe de Estado. Morales agradeció por la confianza (“siento que no me abandonan hasta en eso”, dijo) y prometió acompañar a la nueva directiva sindical “siempre de acuerdo a nuestras posibilidades y nuestro tiempo también”.

Integran la nueva directiva cocalera Gualberto Bustamante como vicepresidente; Eliseo Zeballos, secretario de Actas; Leonardo Siles, secretario de Hacienda; Pablo Loroño, secretario de Control Social y Organización, y Eleuterio Inclan, responsable del instrumento político MAS IPSP.

Evo convocaría en dos semanas a un ampliado para operativizar las resoluciones del XI Congreso. La determinación principal del cónclave es garantizar el estricto cumplimiento del cato de coca; no permitir cultivos excedentarios en el trópico de Cochabamba, y tomar acciones para eliminar cocales ilegales en regiones no tradicionales, sobre todo en parques nacionales.

Reflexionó Morales a los afiliados a las 6 Federaciones: Muchos organismos y Estados descalifican el cultivo de coca porque una parte de la producción se desvía al narcotráfico; “el mejor aporte para garantizar la hoja de coca en la zona del trópico es respetando el cato de coca; yo dije no puede haber cero de coca, pero tampoco puede haber libre cultivo…”.

Con información de ABI, PL y Erbol.