Oruro, Cochabamba y La Paz (ABI).- Este domingo fueron liberados los últimos tres rehenes, de los siete retenidos por comunarios en Mallku Qota, luego de que el gobierno de Evo Morales oficializó su decisión de revertir la concesión minera de la canadiense South American Silver (SAS) en uno de los yacimientos más importantes de indio e iridio del mundo, ubicado en el departamento de Potosí.

El ministro de Trabajo Daniel Santalla informó el domingo por la noche que una comisión de gobierno y representantes de Derechos Humanos, de la Defensoría del Pueblo y la Gobernación de Potosí acordaron con los comunarios de Mallku Qota la liberación de los últimos tres rehenes de un grupo de indígenas radicalmente opuestos a los trabajos de prospección minera de la canadiense SAS.

El pasado viernes, cuatro de los siete rehenes se escurrieron de las manos de sus captores armados con fusiles y dinamita. En medio de un descuido de los raptores, el ingeniero Eustaquio Calle Gómez, el técnico Juan Pablo Mallku y el chófer Marco Antonio Leytón, de la empresa Geodil, subcontratista de la SAS, y una fiscal cuya identidad se mantiene en reserva, se pusieron a buen recaudo y con la ayuda de la Policía emplazada en la zona, alcanzaron las ciudades de Oruro y La Paz.

Sin embargo, permanecían secuestrados desde el 28 de junio los ingenieros Agustín Cárdenas, Fernando Fernández y el policía Herbert Pérez. Los ingenieros fueron acusados por una corte indígena por supuesto espionaje y por violar las tradiciones y costumbres de Mallku Qota “al utilizar la vestimenta de sus pobladores en una supuesta infiltración a un cabildo de los originarios de la zona”, según un reporte de radio Pío XII de la red Erbol.

Cárdenas y Fernández fueron liberados este domingo, “luego de varios días de dialogar junto con la Comisión y los comunarios para atender sus diferentes demandas, entre ellas la reversión de la concesión de Mallku Qota, se ha logrado que sean liberados”, informó el ministro Santalla en conferencia de prensa.

El acuerdo de nueve puntos firmado entre el gobierno y autoridades originarias de Mallku Qota establece una audiencia con el Presidente Evo Morales, la reversión de las concesiones mineras otorgadas a la SAS y la inmediata liberación de los rehenes. La nacionalización confirmada por Morales supone el aterrizaje de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL) en Mallku Qota donde se ha denunciado movimientos de determinados grupos de corporativistas (mineros privados) detrás del grupo belicoso de comunarios que blandieron fusiles y cargas de dinamita para presionar la expulsión de la SAS del yacimiento prospectado.

“Nacionalización es nuestra obligación”, oficializó el Presidente Evo Morales en la localidad de Colomi, en el Chapare boliviano. “Esto se debe a la cultura que el gobierno realiza desde el Presidente Morales, la cultura del dialogo que fue la que logró solucionar varios conflictos que se han presentado en el país en los últimos meses”, destacó Santalla.

El acuerdo no contempla la liberación del comunario Cancio Rojas, líder de la toma de rehenes y preso en La Paz, pero si garantiza que los dirigentes y campesinos de la zona “no serán perseguidos”. Además, el Ejecutivo entregó 8.000 bolivianos y una fuente de trabajo a la esposa de José Mamani, comunario fallecido en situación aún confusa.

La representante de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia Elena Argandoña confirmó que los tres rehenes liberados, Cárdenas, Fernández y Pérez, fueron internados en la Policlínica Oruro a las 18h30 del domingo. “Se los vio muy tristes pero estables, ellos salieron de Mallku Qota caminando, se vio que uno de los compañeros tiene un moretón en el ojo, pero seguramente la valoración médica nos dará todo el informe”, indicó en declaraciones a la ABI.

El viceministro de Régimen Interior Jorge Pérez confirmó que los tres liberados sufrieron “salvajes” agresiones físicas y psicológicas. “El policía (Herbert Pérez que se presumía asesinado) fue torturado, golpeado salvajemente, tras testimonio que me indicó hace minutos atrás, por ello se le realizará una tomografía porque recibió dos pedradas en la cabeza y fue brutalmente golpeado, (además) se harán exámenes y este lunes será trasladado a Cochabamba acompañado con un contingente de policías y será internado en la clínica policial”, precisó Pérez.

En el caso de los ingenieros Cárdenas y Fernández, el viceministro dijo que de acuerdo a informes preliminares “ellos tienen un shock emocional elevado, fue un momento crítico encontrarse con sus esposa e hijos, en el caso del señor Cárdenas necesita una tomografía”. Cárdenas se fue en ambulancia con escolta policial rumbo a La Paz, mientras que el ingeniero Fernández se quedó en Oruro hasta el martes y posteriormente será trasladado a la ciudad de Cochabamba para su rehabilitación.

Respecto a los procesos judiciales por el delito de secuestro, Pérez indicó que “más allá de lo que asuma el gobierno existen personas que fueron agredidas y ellas son las que tienen la legitimación activa para iniciar las acciones legales que consideren”.

Pérez informó que el contingente de 500 policías que se encontraba resguardando los alrededores de Mallku Qota se replegaron. El viceministro refirió avistamientos de comunarios contrarios a las operaciones prospectivas de las SAS que trajinaban la zona del conflicto “armados con revólveres 9 mm y calibre 38”.