El Amazonas tiene la mayor cuenca fluvial del planeta. Allí se concentra un quinto del agua dulce y un tercio de la flora y fauna terrestres. La arqueología viene descubriendo que en esta selva, que se pensaba estaba habitada por pocos “salvajes”, hubo hasta hace 5 siglos grandes civilizaciones.

El Amazonas tiene la mayor cuenca fluvial del planeta. Allí se concentra un quinto del agua dulce y un tercio de la flora y fauna terrestres. Desafortunadamente, hoy nuestros países no saben cómo aprovechar sus riquezas sin poner en riesgo su futuro.

La tala indiscriminada de la mayor jungla del globo para madera o para abrir campos libres para los cultivos o la ganadería está haciendo que las lluvias laven la poca capa de tierra fértil que ésta tiene haciéndola improductiva y, además, extinguiendo especies de plantas, hongos y animales que son vitales para nuestra existencia o que pueden tener beneficios para la medicina o la ciencia. Si esta tendencia no se detiene, para mitad de siglo ello podría conducir a que dicho pulmón verde del globo acabe como el Sahara, el cual hace 10 milenios era una gran sábana de plantas, ríos y lagos.

Algo que genera optimismo es que la arqueología viene descubriendo que en esta selva, que se pensaba estaba habitada por pocos “salvajes”, hubo hasta hace 5 siglos grandes civilizaciones. La Amazonía central ha estado poblada hace 9 milenios y allí se piensa que están los restos humanos americanos más antiguos.

Según Charles C. Mann, el Amazonas es un jardín plantado por los hombres, por ello se explica el alto porcentaje de frutas comestibles que ésta tiene. Uno de las hallazgos encontrados es una amplia cantidad de “tierra negra” artificial, la misma que tiene hasta 2 metros de espesor y que está fabricada por amerindios en base a una combinación de arcillas, huesos y maderas semi quemadas, la cual ha transformado el ácido suelo amazónico en zonas altamente productivas y estables y cuya fórmula no puede ser replicada por la ciencia moderna.

Esta forma de enriquecer la tierra para las siguientes generaciones es algo que contrasta con la tendencia actual de buscar una ganancia inmediata a costa de deteriorar el inmediato futuro. Gracias a ello es que la Amazonía pudo haber sostenido una alta población mayor a la actual.

Conforme a lo que la expedición de Orellana mostró, en el Amazonas había kilómetros de ciudades seguidas. Debido a la falta de piedras y rocas, estas urbes estaban hechas de madera y barro, las cuales no sobrevivieron al despoblamiento que se dio cuando las epidemias que trajeron los europeos mataron a más del 95% de los nativos. Es más, algunas naciones amazónicas llegaron a tener metrópolis basadas en distintos anillos urbanos interconectados en amplias rutas que atravesaban de este a oeste y de norte a sur.

En la Amazonia boliviana (Beni) se han encontrado masivas islas, montículos y lagunas artificiales donde se crearon granjas de frutas y peces. Los caribes y los arahuacos que iban desde la Florida a Argentina parecen haberse originado en la Amazonía, de la cual pudieron haber provenido también los puquinas (de donde vienen los incas).

Lambayeque: capital mundial de las pirámides

Uno de los últimos documentales de la BBC trata sobre la desaparecida civilización del valle del Lambayeque. Para esta tan seria productora británica, en dicho pequeño territorio de la costa norte del Perú se encuentra la mayor concentración de pirámides en el mundo y también tal vez la más grande de todas, algo que ni los propios peruanos conocen bien.

En Lambayeque se han encontrado unas 250 pirámides, casi el doble de las 138 pirámides que hasta la fecha se conoce que hay en todo Egipto, un país que es al menos 100 veces mayor en mayor en superficie y población que dicha provincia. Si Egipto se precia de tener cerca de su capital a la pirámide más alta y en México hay dos que se disputan la de tener el mayor volumen, la abandonada ciudad de Túcume les supera a ambas naciones en la cantidad de pirámides por área. En una milla cuadrada hay 26 de éstas, incluyendo una de 700 metros de largo (tan grande que en su explanada caben 7 canchas de fútbol).

Mientras las pirámides de piedra de los egipcios tenían escaleras internas, acababan en punta, estaban selladas para el mundo externo y servían como tumbas reales y las de los mesoamericanos tenían escaleras externas y servían como templos desde cuya altura se predicaba o hacían sacrificios, las de Lambayeque son todas de arcilla (algunas se han hecho con más de 100 millones de ladrillos de barro), tienen prolongadas rampas y acaban en laberintos palacios donde vivían sus señores.

En la historia mundial posiblemente ningún otro pueblo en relación a su cantidad de habitantes construyó tantas pirámides… y también las destruyó. Hay 3 ciudades con pirámides en ese valle, las cuales fueron edificadas y quemadas en distintos tiempos. Sus hecatombes no se debieron a una guerra sino a que sus propios habitantes decidieron prenderles fuego cuando éstas y sus sacerdotes se mostraron incapaces de revertir olas de diluvios y sequías producidos por el fenómeno del Niño. Luego de incendiarlas a fin de expiarlas de sus maldiciones, los lambayecanos se mudaban a otra localidad donde luego iniciaban un nuevo complejo.

La última quema se dio sobre Túcume sehabríadado alrededor del tiempo en que en 1532 Pizarro mató al inca Atahualpa. Pese a que los lambayecanos habían sido previamente invadidos desde el sur por los cuzqueños y antes por los chimúes, los jinetes blancos les evocaron a demonios, por lo que tras que una ola de sacrificios humanos no pudo detenerlos no les quedó más remedio que prender fuego purificador sobre sus grandes pirámides que no pudieron contener a la conquista.

Su legado se mantiene en sus increíbles canales de riego que aún sobreviven y en sus obras de metales preciosos, las que se encuentran entre las más finas hecha por la humanidad.

Cinco siglos de Moctezuma

Estamos a medio milenio desde que el imperio de la Triple Alianza (más conocido como azteca) estuvo en su cúspide bajo Moctezuma II, el último y posiblemente el más poderoso monarca que hayan tenido los amerindios del norte. Hace 5 siglos él regentaba a la única potencia del mundo con costas en los 2 mayores océanos del planeta (Atlántico y Pacifico).

En menos de una década se conmemorará el V centenario de su caída, la cual fue la primera victoria de un imperio europeo fuera de su región o del Mediterráneo, algo que luego abriría paso a la conquista de los incas y de otras civilizaciones avanzadas en África y Asia.

Los aztecas fueron presentados como un pueblo que cayó debido a sus supersticiones y a la superioridad de la tecnología y de la ética de los españoles. Si bien los antiguos mesoamericanos sacrificaban a sus prisioneros de guerra y hasta ingerían partes de sus cuerpos, dicho ‘salvajismo’ no era inferior al de los europeos que entonces acostumbraban a exterminar pueblos enteros o deleitarse con torturas y ejecuciones públicas.

Los antiguos mexicanos educaban a sus hijos en escuelas y tenían una poesía, astronomía y agricultura tan o más avanzada que la europea. Los soberanos aztecas como Moctezuma no heredaban el trono como los europeos sino que eran electos por notables.

Hace 500 años la capital azteca era una ciudad varias veces más grande, limpia y hermosa que Londres, Madrid, Roma, París o cualquiera de Europa. Había sido edificada sobre un lago con canales más extensos y bellos que Venecia. Se sostenían con un sistema de chinampas (granjas sobre islotes artificiales) que producían más alimentos y diversidad de éstos que los feudos europeos. El maíz, el primer alimento del mundo y también en haber sido fabricado genéticamente, es, al igual que los tomates, vainillas, ajíes, tortillas, pavos, chocolates y cacaos, una contribución mesoamericana a la dieta mundial.

La caída de Moctezuma abrió toda una nueva época en el planeta. Fue la primera conquista europea fuera de su entorno, la cual dio paso a que el occidente europeo (históricamente rezagado ante la India, China y el mundo mahometano) acabase por dominar y remodelar al globo.

Los aztecas, al igual que los incas, no fueron vencidos debido al heroísmo de algunos pocos conquistadores ibéricos sino gracias a las primeras transatlánticas de la historia en las cuales Madrid se montó sobre una rebelión de etnias descontentas con los impuestos y abusos de sus dominadores, en tanto que las plagas que trajeron los blancos diezmaron hasta un 90% de los amerindios.

La “venganza” de Moctezuma es que la ciudad en la que él vivió y murió ya es la más poblada de la historia y en un tercio de siglo apunta a ser la capital de una de las 5 mayores economías del globo.